email print share on facebook share on twitter share on google+

RÓTERDAM 2018 Bright Future

La Fleurière: la pureza de la amistad

por 

- Ruben Desiere dirige una exquisita ensoñación contemplativa protagonizada por tres ladrones que se encerrarán en una floristería antes de llevar a cabo un atraco perfecto

La Fleurière: la pureza de la amistad

Tres ladrones amateurs se esconden en una floristería de Bruselas para ultimar los detalles del que será el primer y único golpe de la banda. Tomi (Tomáš Balog), Rasto (Rastislav Vaňo) y Mizu (Vladimír Balász) se disponen a iniciar la construcción de un túnel que comunicará la parte trasera de una floristería con las cloacas de la ciudad. Con astucia, perseverancia y un mapa del alcantarillado, los inmigrantes eslovacos entrarán y robarán el Banco Nacional de Bélgica por la noche, sin necesidad de usar la violencia. No obstante, el presunto saqueo perfecto no es tan perfecto como imaginaban. Pues, los bandidos olvidaron el factor meteorológico que les impide caminar por las cloacas: la lluvia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Encerrados en el trastero de la floristería por culpa del mal temporal, los chicos conversarán, cantarán, y beberán juntos para hacer más amena la espera. La verdad sobre sus deseos, sus miedos, sus valores y su visión del mundo emerge en esas charlas sosegados que Ruben Desiere reúne y exhibe en su excelente largometraje La Fleurière [+lee también:
tráiler
entrevista: Ruben Desiere
ficha del filme
]
, proyectado como parte de la competición de la sección Bright Future del 47° Festival de Róterdam. Su ópera prima nace de la suma de estos momentos mágicos, propiamente humanos, donde se manifiesta la pureza de la amistad.

El director belga filma las escenas de descanso y los diálogos con tomas largas que intensifican la inacción del relato. Sin embargo, el ritmo de esta película –que podríamos incluir dentro de la corriente del slow cinema– no es el único elemento que transforma las charlas triviales en una experiencia tan sensorial como contemplativa. El sonido del agua –la única sinfonía de la película– nos permite percibir la historia del atraco como un hipnótico relato soñado. 

Los tres personajes principales de La Fleurière están interpretados por algunos de los refugiados eslovacos que Desiere conoció en Bruselas durante el rodaje de su anterior mediometraje documental Kosmos. En este sentido, su supervivencia como individuos de una minoría en un país extranjero será la cuestión que se repetirá y se discutirá en todos los debates informales. Pero, como ha explicado el cineasta en su última entrevista concedida a Cineuropa (leer aquí), no hay ningún discurso político latente en La Fleurière.

La Fleurière ha sido producida por las compañías belgas Accattone FilmsPopiul, junto a la eslovaca Mandala Pictures. De las ventas internacionales se ocupa The Open Reel.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.