email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Francia / Bélgica

Gaspard va au mariage: no se puede huir de la familia

por 

- Antony Cordier presenta una película refrescante sobre los vínculos afectivos, llena de un humor surrealista, aunque muy humano

Gaspard va au mariage: no se puede huir de la familia
Félix Moati, Christa Théret y Guillaume Gouix en Gaspard va au mariage

“- ¡Crecer en un zoo! ¡Qué suerte has tenido! – Si tú lo dices…” El nuevo largometraje de Antony Cordier, Gaspard va au mariage [+lee también:
tráiler
entrevista: Antony Cordier
ficha del filme
]
(estrenado en Francia el 31 de enero por Pyramide), se desarrolla en un zoológico, donde el autor presenta un escenario lúdico donde paradójicamente la historia humana es la protagonista. Tras el judo y el trío romántico de Douches froides [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(Quincena de los Realizadores 2005 de Cannes) y el intercambio de parejas en Happy Few [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(que compitió en Venecia en 2010), el cineasta confirma con humor su preferencia hacia los universos que se alejan de la norma y su inclinación hacia las formas de libertad física no exenta de tensión psicológica. Una originalidad que esconde mucho encanto y que convierte a esta película en una obra difícil de clasificar, híbrida, entre varios géneros, una comedia estrambótica, un boceto romántico y un drama familiar a causa de la herencia, todo narrado como un cuento que bien podría ser un documental sobre animales. Una combinación osada (presentada en un envoltorio de rigurosa narrativa formal y gran maestría) y que asume plenamente su lado bohemio, algo que podría incomodar a los puristas de un estilo u otro o a los defensores de la perfección más estricta, pero en absoluto incómoda para el autor de estas líneas para quien el resultado es muy agradable y novedoso.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Estructurada en cuatro partes (“La novia imaginaria”, “Hombre de una sola mujer”, “La chica que comía raíces” y “Epílogo: el favorito”) la película arranca con el encuentro completamente fortuito de Gaspard (Félix Moati), exiliado en Bruselas, y de Laura (Laetitia Dosch), que se dedica a deambular por Francia; ella, junto con un grupo de activistas que apenas conoce, se ha encadenado a las vías del tren que Gaspard había cogido para ir a la boda de su padre. Tras distintos acontecimientos, Garpard propone a Laura, a cambio de dinero, hacerse pasar por su novia durante la ceremonia. Una extraña proposición cuyas causas y efectos entenderemos más tarde.  La familia de Gaspar es muy peculiar, empezando por su padre, Max (Johan Heldenerg), idealista y carismático; siguiendo con su seductora hermana, Coline (Christa Théret); pasando por su cuadriculado hermano Virgil (Guillaume Gouix); y su futura madrastra, la veterinaria Peggy (Marina Foïs); por no mencionar también a su difunta madre, devorada por un tigre… Porque es en este zoo, en esa burbuja alejada del mundo real durante tantos años, que está ahora al borde de la quiebra, donde los vínculos entre unos y otros vuelven a aflorar, no sin dificultad, cada cual intentando ser uno mismo sin renegar de sus orígenes.

Este escenario tan ingenioso, escrito por Antony Cordier con la colaboración de Julie Peyr y Nathalie Najem, consigue mantener el equilibro de la película que, como sus personajes, se inclina hacia dos direcciones opuestas, el cine popular y el cine de autor, el humor desenfrenado y la tímida melancolía, en una obra exuberante que en ocasiones atraviesa turbulencias de las que sale indemne. Gaspard va au mariage, filmada con gran habilidad y cuyos personajes han sido muy estimulantes para sus intérpretes, es una película que nos sumerge en una felicidad animal, que aborda incluso el delicado tema de los sentimientos incestuosos, algo que ha espantado a más de un comité de financiación, pero que en conclusión es un asunto que “no amenaza a la especie” como recalca uno de los personajes, ni afecta tampoco a esta obra burlona y muy placentera.

Producida por Agat Films (Francia) y coproducida por Artémis Productions (Bélgica), Gaspard va au mariage está distribuida internacionalmente por Pyramide.

(Traducción del francés por Pedro Andueza González)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.