email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2018 Berlinale Special Gala

Crítica: The Silent Revolution

por 

- BERLÍN 2018: Lars Kraume vuelve con un magnífico relato histórico, tan inteligente como inquietante, sobre la resistencia de unos alumnos de instituto en la Alemania Oriental en 1956

Crítica: The Silent Revolution

Conmovedora donde las haya en la historia del cine es la escena en que unos estudiantes unen sus fuerzas para gritar a una "¡Oh capitán, mi capitán!". The Silent Revolution [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, película dirigida por el alemán Lars Kraume a partir del relato autobiográfico de Dietrich Garstka y presentada estos días en el Festival de Berlín como parte de la sección Berlinale Special Gala, nos brinda un momento igual de electrizante, o incluso más, puesto que su impacto goza del impulso no de la música sino de la fuerza de una valiente “toma de voz” a cargo, en el caso que nos ocupa, de un grupo de alumnos de instituto de Alemania del Este que decide, tras una votación, manifestar en clase, mediante un larguísimo minuto de silencio, su solidaridad con los insurgentes húngaros, insurrectos espontáneos, en 1956, contra la ocupación soviética.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La película toma su impulso de la energía típica de la primera juventud, poderosamente reflejada por un grupo de jóvenes actores irresistibles que encarnan a unos colegiales que echan el ojo a las chicas, bailan a escondidas canciones rock y toman conciencia, ante la insurrección “contrarrevolucionaria” (potencialmente “fascista”) de Budapest, mediante lo que dicen, cambiando los términos, los medios de comunicación occidentales, de lo que se esconde al otro lado de lo que pronto se convertirá en un Muro infranqueable. En su análisis, la cinta da cuenta del progresivo aumento de las consecuencias de su “acto de protesta” y de los perjuicios graves y complejos de semejante acción, mal cubierta por un pretexto “apolítico” (también votado democráticamente).

El director de El caso Fritz Bauer [+lee también:
tráiler
entrevista: Lars Kraume
ficha del filme
]
llena de matices el repaso histórico que da a los mecanismos de adhesión y el uso de los colectivos a manos de los regímenes totalitarios, fundamentados en la total ausencia de disonancias y el alineamiento perfecto (en filas y en uniforme). En Stalinstadt, donde la enseñanza escolar y propagandística viene acompañada de entrenamientos paramilitares, es difícil ignorar la continuidad entre el nuevo régimen de camaradería (donde la palabra “amistad” se convierte en un eslogan) y el que lo precedió, más espantoso, que el partido comunista emplea como un ambiguo coco. Sin dejar de dar cuenta de las diferentes formas de participación (en un ideal, en una ideología) a través de diversas situaciones concernientes a cada uno de los alumnos de una misma clase y, por tanto, también de los asuntos (familiares, sociales…) adyacentes, The Silent Revolution muestra cómo el régimen socialista en vigor está dispuesto a extraer del unísono que constituye su armadura al individuo cuando toca denunciar al que se desvía del camino trazado, traicionando así su esencia para salvar su pellejo.

Sin embargo, cuando la unión gira en torno a la libertad de cada cual, ya no cabe manipularla sin romper el silencio. Se trata de la expresión vibrante de la esencia del individuo, parece decirnos la película, haciéndose así eco de las palabras de Jean-Paul Sartre sobre el silencio de los resistentes a la tortura: “Cada uno de ellos, contra los opresores, intentaba ser él mismo, de manera irremediable, y, al elegirse a sí mismo en su libertad, se decantaba por la libertad de todos". Así es como las escenas en las que algo profundamente humano y grave queda en juego en el silencio más total resultan las más poderosas del film, naturalmente. Kraume brinda aquí una obra que consigue lo que, por desgracia, no logran el resto de películas inspiradas en hechos reales (que llegan incluso a aplanar la Historia): comparte una reflexión inteligente y fina en torno a un asunto nuclear, inquietante y fundamentalmente humano que vibra con fuerza de principio a fin.

The Silent Revolution es una producción de Akzente Film & Fernsehproduktion en coproducción con Zero One Film, ZDF y StudioCanal. Su agente de ventas internacionales es StudioCanal.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.