email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2018 Competición

Crítica: U – July 22

por 

- BERLÍN 2018: Erik Poppe presenta en la competición por el Oso de Oro una reconstrucción de la tragedia de Utøya embarazosa tanto por sus intenciones como por su previsibilidad

Crítica: U – July 22
Andrea Berntzen en U – July 22

Confirmémoslo en seguida para los que no están al corriente: la U un tanto ridícula del título internacional de U – July 22 [+lee también:
entrevista: Erik Poppe
ficha del filme
]
, con ese regusto a hashtag, es una referencia a Utøya, el nombre de la isla noruega donde en 2011 tuvo lugar aquella espantosa masacre. Después de polarizar con La decisión del rey [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Erik Poppe
ficha del filme
]
a la sociedad Noruega al abordar el coraje de su rey frente a Hitler, Erik Poppe vuelve a tratar un acontecimiento nacional de primer orden para sacar del poder de la tragedia una fuerza de la que carece cruelmente su puesta en escena. U – July 22, presentada en la competición del Festival de Berlín, dará indudablemente a los aficionados al snuff terrorista filmado con móviles la oportunidad de saciar su voyeurismo con las repetidas "tomas" de algunos vídeos colgados en YouTube, por si no hubieran quedado aún satisfechos. Puede ocurrir que el público que va al cine para ver cine, sin embargo, halle colindante con lo excesivo que le impongan semejante visionado cuando no hay un solo gesto del director que justifique su impresión en la película. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El primer desafío, para un cineasta que quiere relatar una historia cuyo fin ya conocemos, es sin duda el de no dejar que su proyecto caiga en la trampa de la previsibilidad. Y lo nuevo de Poppe es previsible hasta decir basta. No se trata únicamente de que la película esté mal hecha (casi preferiríamos que fuera imperfecta, frágil) sino también que la elección del plano secuencia en tiempo real pierde todo su brío, de tan previsible que era. No nos sorprende tampoco que el director gire su cámara ligera y completamente en la acción sin comprender lo que sucede (lo que impregna la cinta de la misma angustia incrédula que hallamos en los vídeos de los usuarios que pululan por la red tras una tragedia), no hacia el asesino sino hacia las víctimas, concentrándose especialmente en un personaje que no abandonamos: la responsable y apañada Kaja, quien, durante los 72 minutos que dura la carnicería, intenta dar con su hermanita, lo que añade suspense a los acontecimientos consabidos.

Naturalmente, el recorrido aterrorizado y terrorífico de Kaja está pautado por algunas figuras de obligada aparición sobre la posibilidad de una muerte inminente (desde la lista de cosas que hacer antes de morir hasta los hipotéticos proyectos futuros para guardar fuerzas hasta la llegada de las fuerzas del orden, que siempre tardan demasiado; aquí, verdaderamente demasiado) y sobre la vulnerabilidad del grupo ante los actos alocados de un solo individuo contra los que jamás podremos precavernos. Vista la sangre fría de la joven frente al terror (en cierto sentido, su búsqueda es de sentido opuesto con respecto a la de los demás, pues ella va hacia el peligro), cabría pensar que la película rozaría la inmoralidad si hiciera que sobreviviera la que mejor se maneja en un acto de violencia ciega; no obstante, aquí tampoco la película sorprende y el desenlace es justamente el que imaginamos. 

La cinta concluye, obviamente, con algunas páginas de extractos de Wikipedia que resumen la tragedia de Utøya (evidentemente sin citar el nombre del asesino y precisando que a la policía le llevó su tiempo llegar a los lugares de los hechos). Y salimos de la sala molestos con el autor del film y bastante irritados. 

U – July 22 es una producción de la noruega Paradox Film 7. De sus ventas internacionales se encarga la danesa TrustNordisk.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.