email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2018 Panorama

Crítica: L'Animale

por 

- BERLÍN 2018: La segunda película de Katharina Mückstein aborda los conflictos entre quiénes somos, cómo deseamos ser percibidos, y cómo podemos liberarnos de las convenciones sociales

Crítica: L'Animale
Sophie Stockinger en L'Animale

La segunda película de la cineasta austriaca Katharina Mückstein, L'Animale, que se proyectó en la sección Panorama Special en la Berlinale –además de participar en la sección Generation 14plus– gira en torno a preguntas complejas sobre la identidad de los personajes: quiénes son en esencia, cómo son y cómo desean ser percibidos, y si es posible reconciliar aquellos aspectos de su personalidad que a menudo entran en conflicto.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Ambientado en una zona rural de Austria, el film se enfoca en Mati, de 18 años (Sophie Stockinger, quien debutó en la primera película de Mückstein, Talea) y su familia. Mati es “uno de los muchachos”, un miembro de la pandilla de jóvenes que deambula en motocicletas motocross e intimida al resto de la aldea, especialmente a las muchachas. Es, más que verdadero bullying, una actitud arrogante; aunque el líder de la banda, Sebi (Gato Hofer), a veces actúa violentamente –en especial, cuando su ego es estimulado por la mentalidad de grupo–.

El padre de Mati, Paul (Dominik Warta), es un trabajador de la construcción cuya secreta homosexualidad es descubierta accidentalmente por su esposa, la veterinaria Gabi (Kathrin Resetharis). Ella, por supuesto, se encuentra conmocionada, pero no lo confronta directamente, probablemente porque teme por la integridad de la familia. Paul, sin embargo, se ve forzado a hacer frente al asunto cuando un compañero de trabajo lo reconoce en un sitio de citas gay.

Cuando Mati rechaza los inesperados avances románticos de Sebi, se ve convertida en una paria y comienza a ser tratada como todas las otras chicas. Definitivamente no mejora su situación con los muchachos al volverse amiga de Carla (Julia Frantz Richter), una muchacha independiente que vive sola y trabaja en un supermercado que el grupo frecuenta, y a cuyos empleados les gusta intimidar. Con su nueva amiga, Mati se da cuenta de que no necesita ajustarse a las expectativas sociales; pero poner en práctica esta idea es algo muy diferente.

Mückstein se ocupa de todas esas cuestiones de forma muy directa. La estructura narrativa es clara, alternando entre los personajes y sus historias de modo disciplinado y muy fluido, con ayuda del trabajo de la montadora Natalie Schwager. La cinematografía de Michael Schindegger es fresca y clara, ya sea al fotografiar a los chicos sobre sus motos en un día soleado o metiéndose en problemas en una oscura discoteca; ya sea al combinar, en un túnel o trastero, contraste y profundidad de campo durante escenas dramatúrgicamente cruciales.

Todos los actores trabajan de forma seria y dedicada, y Stockinger colma plenamente las expectativas para el papel principal que ha recibido. Hasta ahora, con papeles en seis películas a sus 20 años, es una de las más prometedoras estrellas del cine austríaco.

El título de la película refiere a una composición italiana interpretada por Franco Battiato y, en un punto cercano a la escena final, hay una secuencia de montaje en la que los personajes mueven los labios siguiendo la canción. Ya que está relacionada con la historia, sería una buena idea que los productores subtitulen la letra.

L'Animale fue coproducido por los austríacos Nikolaus Geyrhalter Filmproduktion y La Banda, y la alemana Films Boutique posee los derechos internacionales.

(Traducción del inglés por Ailen Pomes Bargas)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.