email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2018 Panorama Dokumente

Crítica: Game Girls

por 

- BERLÍN 2018: Alina Skrzeszewska sigue a dos mujeres que sobreviven entre la miseria y el caos de Skid Row, en Los Ángeles

Crítica: Game Girls

Una mujer que habla sola y muy fuerte no se dirige a nadie en particular. Remata cada frase con un “bitch”, mientras camina por la calle, en mitad de la noche, al mismo tiempo que pierde su pantalón de tiro bajo ante la mirada indiferente de los individuos que invaden las aceras. Bienvenido a Skid Row, un barrio céntrico de Los Ángeles conocido a nivel mundial por su pobreza extrema, una vasta jungla de asfalto donde “si no sabes nadar o si no eres un animal, te devoran los tiburones”. Este es el impactante escenario donde la directora de documentales Alina Skrzeszewska sitúa su segundo largometraje, Game Girls [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, estrenado en la sección Panorama del 68º Festival de Cine de Berlín.  

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Teri, la mujer que camina por la calle exasperada en la secuencia de apertura, se dirige a la prisión a recoger su compañera sentimental y de adversidades, Tiahna. La primera es verborrágica, impulsiva, un poco loca y, a veces, más agresiva que afectuosa; la segunda es más tranquila y corpulenta. Sin embargo, es Teri la que quiere salir (“esta mierda en la que estoy no está bien”, “tú no estás bien y yo tampoco”), mientras que Tiahna (como lo sugiere implícitamente la película) no ve más allá de la supervivencia dentro de la espiral de pequeñas mentiras que supone la droga (la calle invita al consumo: “Hierba, hierba”, “Cristal, cristal”). La cámara de la cineasta sigue de cerca a estas dos náufragas de la vida que se aferran a su amor como a un bote salvavidas en una atmósfera desalentadora llena de heridas y de sufrimientos que vienen de lejos, de peleas al menor desacuerdo; pero también de solidaridad de “freaks” cuya anormalidad se banaliza en Skid Row. Teri y Taiahna, heridas y fortalecidas, intentan recuperar una vivienda con la ayuda de los servicios sociales, pero nada es fácil cuando te debates en las grandes profundidades de los márgenes de la sociedad…

Game Girls tiene una gran calidad visual (la directora también dirige la fotografía) y hace un implacable retrato de la realidad a través de estas dos mujeres. El acceso a Skid Row y la fluidez del rodaje son una proeza excepcional (fruto de una larga inmersión), así como la proximidad respetuosa que entabla la cineasta con sus dos protagonistas (que separa la cercanía del voyeurismo); pero la construcción narrativa resulta inconexa y algunas secuencias parecen un montaje  teatral (aunque sean espectaculares en pantalla, como la de Tiahna con su vestido de Cenicienta). Queda claro que la parte incontrolable inherente a la materia de la película no ha sido fácil de lograr, pero el poder de este oscuro relato no dejará indiferente a nadie. 

Game Girls, producida por la sociedad francesa Films de Force Majeure, ha sido coproducida por Studio Lemon y por las compañías alemanas Blinker Filmproduktion y ZDF. Doc & Film International gestiona las ventas internacionales.

(Traducción del francés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.