email print share on facebook share on twitter share on google+

BERLÍN 2018 Panorama Dokumente

Crítica: El silencio de los otros

por 

- BERLÍN 2018: Producido por los hermanos Almodóvar, este film de Almudena Carracedo y Rober Bahar clama justicia por los crímenes -aún impunes- del franquismo

Crítica: El silencio de los otros

El silencio de los otros [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
fue el ganador del Premio del Público en la sección Panorama Dokumente de la 68ª Berlinale. Dirigido, producido, rodado y sonorizado por el dúo Almudena Carracedo (Madrid, 1972) y Rober Bahar (Filadelfia, 1975), que ya firmaron juntos el documental Made in L.A., de 2007, ha contado con la producción ejecutiva de El Deseo, la compañía de Agustín y Pedro Almodóvar, secundados por Esther García, que no cesan de apoyar propuestas interesantes, bravas y arriesgadas, como lo es también Zama [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Lucrecia Martel
ficha del filme
]
, la última película de la argentina Lucrecia Martel.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Precisamente en aquel país sudamericano transcurre parte de la acción de este documental rodado durante más de cinco años (con 450 horas de filmaciones) siguiendo el proceso de búsqueda de justicia por parte de víctimas del franquismo: desde personas torturadas durante el gobierno de aquel infame dictador, hasta madres de niños robados en aquel oscuro periodo histórico o parientes que aún reclaman los cuerpos de sus desaparecidos, enterrados en cunetas y fosas comunes. Porque hasta Buenos Aires tuvieron que volar los afectados para conseguir que la justicia universal tomara cartas en un asunto que una parte de la sociedad española (y muchos de sus políticos) se niega a aceptar, no queriendo volver la vista atrás. 

Es justo ese sector social negacionista de España el que debería acercarse a ver El silencio de los otros: el objetivo de los cineastas que lo han facturado ha sido que el espectador se sienta como una víctima más (como lo fueron muchos de nuestros vecinos: nos podría haber pasado eso mismo a cualquiera de nosotros) de aquellos abusos y crímenes, que ni han prescrito ni se pueden –ni deben- olvidar, sino que hay que recordar para que no se vuelvan a repetir. Sólo cuando los afectados encuentren a sus desaparecidos y les den sepultura, y los golpeados injustamente vean a sus verdugos pagando por sus abusos, podrán cerrar esas heridas (pues como alguien dice en este film: “No es fácil olvidar, aún queriendo hacerlo”) que aquellos no afectados aseguran, alegremente, que ya están cicatrizadas.

Pero que el subsuelo de España siga plagado de cadáveres sin identificar y fosas comunes, aún haya calles y plazas dedicadas a militares fascistas y que continúe vigente una ley de amnistía de 1977, que cobija un pacto de olvido obligatorio, dice demasiado de una nación que quizás siga gobernada por cómplices silenciosos de aquellas atrocidades que aún no han encontrado justicia, pues aquellos crímenes de lesa humanidad no han prescrito. Este documental -valiente, emocionante, ágil, necesario y esclarecedor- se atreve a clamar por la verdad, ésa que duele pero que toda democracia necesita esgrimir para crecer con salud, respeto y equidad. 

El silencio de los otros es un film de Semilla Verde Productions (EE. UU.), Lucernam Films (España), American Documentary | POV, Independent Television Service (ITVS), y Latino Public Broadcasting (LPB), en asociación con El Deseo, y con el apoyo financiero de Bertha Foundation y Corporation for Public Broadcasting (CPB). Ha contado con el apoyo adicional del Sundance Institute Documentary Film Program, Oak Foundation, Guggenheim Fellowship, United States Artists Fellowship y Catapult Film Fund, entre otros. De sus ventas internacionales se encarga la agencia Cinephil, con sede en Tel Aviv.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.