email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Croacia

Crítica: Comic Sans

por 

- Nevio Marasović regresa a la isla de Vis con su excéntrica comedia dramática, que tuvo su estreno mundial en el Belgrade FEST

Crítica: Comic Sans
Janko Popović Volarić en Comic Sans

Parece que cuando el director Nevio Marasović hace una película, sigue una pauta en la que, después de una obra de cine de género valiente e innovadora (aunque a veces descontrolada), llega una comedia dramática algo más convencional, aunque muy original. Después de Goran [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nevio Marasović
ficha del filme
]
-un thriller en la nieve con el tono absurdo y humor negro característicos de los hermanos Coen-, regresa con Comic Sans [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, que tuvo su estreno mundial en el concurso regional del Belgrade FEST (y además recibió el Premio “Nebojša Đukelić” de Mejor Película - leer noticia) y llegará a los cines croatas en marzo. El director croata trabaja con el guión que coescribió junto a Rakan Rushaidat y el actor principalJanko Popović Volarić, y aborda los temas de las relaciones, las rupturas, el esnobismo, las relaciones familiares y la búsqueda de la paz interior. Si el título resulta extrañamente familiar dentro del contexto de la obra de Marasović, es con razón: Comic Sans era el título de la película dentro de la película Vis-à-vis [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nevio Marasovic & Rakan Ru…
ficha del filme
]
.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Sin embargo, la historia comienza en Zagreb, con el incómodo encuentro posruptura entre Alan (Popović Volarić, colaborando con el director una tercera vez, después de Vis-à-vis y Goran), un exitoso diseñador, y su ex-novia Marina (la siempre excelente Nataša Janjić, conocida por el papel de Lina en Goran), que los lleva a tener sexo de reconciliación, torpe pero apasionado. Al día siguiente, Marina se marcha del apartamento antes de que Alan se levante, y más tarde no responde al teléfono. Alan y su compañero de trabajo Lukas (el actor serbio Miloš Timotijević, conocido por Humidity [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Nikola Ljuca
ficha del filme
]
 y No One’s Child [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
) están a punto de estropear un importante trabajo para sus jefes serbios, y Alan está perdiendo la cabeza por la situación con Marina. Después de volverse a encontrar y de que ella le explique que todo fue un error, el caos dentro de la cabeza de Alan explota, con consecuencias desastrosas. Su única salida es refugiarse en la isla de Vis con su padre, Bruno (el legendario actor croata-danés Zlatko Burić, de la trilogía Pusher), un artista con el que tiene problemas desde hace tiempo. Lo que Alan no sabe es que Barbara (Inti Sraj), otra de sus ex, también se encuentra en la isla, junto a Peter (Miha Rodman), su nuevo prometido.

Al principio, parece que Comic Sans tarda demasiado en ponerse en marcha, pero es sólo una cuestión de expectativas. Un espectador experimentado en comedias dramáticas comunes y corrientes se sorprenderá de que el viaje a isla, junto a la mayoría de tópicos isleños del cine croata, tiene lugar a mitad de la película, por lo que el inevitable cambio que se produce en Alan sucede de forma apresurada. El truco es que Comic Sans no es una de esas comedias dramáticas normales y corrientes en que el protagonista adopta una nueva perspectiva y cambia su vida por completo en cuestión de días. Sí, Alan verá las cosas con otros ojos y habrá algunos cambios, pero serán más leves y lentos debido a que esta transformación tiene que vencer al ego, el esnobismo y los arraigados patrones de comportamiento de Alan.

Lo que en Comic Sans funciona a la perfección -aparte del título, que tiene más de un significado-, es la interacción entre los actores, que se explora a lo largo de la película. Janko Popović Volarić y Zlatko Burić canalizan la energía de una difícil relación paternofilial de una forma que resulta tanto seria como graciosa. Ambos son actores más que brillantes, y Marasović sabe cómo hacer uso de ellos. Esto es así sobre todo en el caso de Popović Volarić, que tiene que compartir la pantalla con una actriz tan sólida como Nataša Janjić y con la ligeramente moderada pero amenazante presencia de macho alfa de Miloš Timotijević.

La cinematografía de Damir Kudin, director de fotografía habitual de Marasović, es también excelente. Con la misión de crear un ambiente que se ajuste al personaje de Alan en las oficinas corporativas en Zagreb y Liubliana y su “desastre creativo” de apartamento,  y luego desplazándolo por completo a la isla en temporada baja, Kudin hace un gran trabajo a la hora de encontrar el matiz apropiado y de no ser demasiado exagerado con las imágenes estereotipadas. Y lo mismo ocurre con el uso repetitivo de una cursi balada pop de Mišo Kovač que desde el principio funciona como tema principal, lo cual podría resultar una elección obvia, pero esa melodía también suma algunas capas al personaje de Alan.

Comic Sans ha sido producida por Kinorama con el apoyo del Centro Audiovisual Croata (HAVC).

(Traducción del inglés por Marta Quirós)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.