email print share on facebook share on twitter share on google+

PELÍCULAS Serbia

Crítica: Offenders

por 

- La octava película de Dejan Zečević es un drama independiente con toques de thriller y terror, música electrónica y una excelente cinematografía en blanco y negro

Crítica: Offenders
Mladen Sovilj en Offenders

Dejan Zečević, cuyas películas más conseguidas son el thriller político The Fourth Man y la bélica de terror The Enemy [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Dejan Zečević
ficha del filme
]
, es considerado el director de género más importante de Serbia. Su nueva película, Offenders [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, puede definirse como un drama independiente con toques de thriller y de terror, que se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Chicago, y que acaba de ganar los premios a Mejor Cinematografía y Mejor guión, así como los premios de la Crítica y del Jurado en el Belgrade FEST (ver noticia).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

No es extraño que la película haya gustado a los críticos. El guión de Djordje Milosavljević se desarrolla en un mundo realista, que se distorsiona hasta resultar perturbador al final de la película. Tres estudiantes de sociología hacen un experimento, liderado por el maquiavélico profesor Zurovac (Svetozar Cvetković), sobre cómo el deterioro urbano produce el caos en la sociedad.

Para comprobarlo, instalan cámaras de vigilancia en una zona de bloques de apartamentos de Nuevo Belgrado, conocida por su deterioro, sus graffiti y sus grupos criminales de ladrones violentos, traficantes de droga y ultras del fútbol. Las tres cámaras y las intervenciones de los héroes en sus respectivos espacios deben producir una reacción social.  

Mientras ellos esperan “la ofensa” que pruebe que la tesis del profesor es correcta, nosotros obtenemos información sobre sus vidas personales. Aleksandar (Radovan Vujović) y Teodora (Marta Bjelica) son pareja pero ella tiene una aventura con el profesor y está embarazada. El geek Danijel (Mladen Sovilj) apenas cuida de su madre, inconsciente y con una parálisis, y Aleksandar es un antiguo fan del fútbol (algo que en Serbia se considera sinónimo de “criminal”), que intenta alejarse de su adicción a las apuestas deportivas para convertirse en padre y llamar al cementerio para que se ocupen de la tumba de su madre. Teodora pertenece a una familia rica y acaba de mudarse a un amplio apartamento con su Mac, algo poco común entre los estudiantes de Belgrado.  

Pero la estructura extremadamente formal de la película (que empieza con la clase del profesor y sigue con varios fotogramas de cámaras de vigilancia) y la maravillosa pero rígida cinematografía en blanco y negro de Miladin Čolaković, nos distancian emocionalmente de los personajes. Lo mismo ocurre con la música suave con toques electrónicos de Nemanja Mosurović y Luka Slavić: ambos elementos crean una atmósfera oscura pero la película pierde su componente emocional. Cuando el experimento da un giro inesperado, mantenemos el interés por saber cómo terminará pero no nos preocupamos por los protagonistas.  

Las actuaciones tampoco ayudan, en especial, las interpretaciones monótonas y planas de Sovilj y Vujović. Bjelica interpreta mejor su papel y dota de emoción a una película esencialmente intelectual y formal. 

No hay nada malo en ello. Se trata de un trabajo conseguido de un director experimentado y versado que siempre intenta hacer algo nuevo, y esta interesante propuesta mejorará el currículum de Zečević.

Offenders ha sido producida por la compañía Biberche Productions, con sede en Belgrado.

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.