email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2018 Un Certain Regard

Crítica: My Favourite Fabric

por 

- CANNES 2018: Con su extraño y alegórico primer largometraje, la de Gaya Jiji es una perspectiva interesante desde la que explora la situación de las mujeres y la guerra siria

Crítica: My Favourite Fabric
Manal Issa y Mariah Tannoury en My Favourite Fabric

Érase una vez un joven muy apuesto al que le encantaba soñar. Anhelaba viajar, pero su padre, del cual era su hijo preferido, le quería demasiado como para dejarlo ir. Locos de celos, sus 11 hermanos sólo pensaban en matarlo… Ésta es la historia que relata la película de la directora siria Gaya JijiMy Favourite Fabric [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, su primer largometraje, presentado en la sección Un Certain Regard de la septuagésima primera edición del Festival de Cannes; una historia que está lejos de ser inocua cuando se le cuenta a un soldado en un dormitorio en Damasco, tras las primeras revueltas de la Primavera Árabe en Siria, en marzo de 2011, y como preludio al aterrador ciclo de violencia que envuelve al país hasta día de hoy.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Sin embargo, a primera vista, la directora no parece optar por este camino, que es bastante obvio, sino que en lugar de eso se centra en Nahla (la magnífica Manal Issa), una joven de 25 años dependienta en una tienda de ropa y que vive con su madre, Salwa (Souraya Baghdadi), y sus hermanas menores, Myriam (Mariah Tannoury) y Line (Nathalie Issa). Mientras la radio de la cocina proporciona a la familia una crónica diaria de las crecientes tensiones en Deera cada mañana, Nahla aguarda la llegada de otra mujer siria que vive en Estados Unidos y que va a ir a conocerla para concertar un matrimonio que requerirá que Nahla abandone Siria. Es una idea que, en realidad, no encaja bien con su personalidad, porque a decir verdad, considera que la vida en común es asfixiante, y sus ensoñaciones rebosan de un erotismo sentimental (aunque son más bien castas) que no estamos seguros de que tenga fundamento en la realidad. Al final, los deseos ocultos la llevan a disuadir a su pretendiente, Samir (Saad Lostan), que de todas formas acabará prefiriendo a Myram. Pero, de manera crucial, Nahal se involucra cada vez más en la vida de su nueva vecina, la señora Jiji (Ula Tabari), cuyo apartamento se convierte en escenario para un oficio bastante tabú... 

Salpicada con unas cuantas cortinas de humo que ayudan a mantener el aire de misterio, My Favourite Fabric demuestra ser una intrigante película con dos niveles muy definidos: por un lado, es un buen retrato de la vida de una mujer siria que tiene sus aspiraciones, sus fantasmas y sus miedos (donde juegan un enorme papel los impresionantes primeros planos y la hábil edición de continuidad), pero, en el fondo, esta película es también una alegoría de los comienzos de la guerra. Estos dos niveles se mueven uno contra el otro, creando fricción y generando una película que es cada vez más extraña que a veces raya en lo raro, por desgracia, en detrimento de la coherencia general de la película que, por lo demás muestra un gran potencial; una heterogeneidad respaldada por una excelente y vertiginosa secuencia en coche en Damasco, junto con imágenes de archivo de las primeras señales de guerra; una guerra en la que los poderes fácticos siguen lanzando bombas y echando por  tierra los sueños del pueblo sirio.

La producción ejecutiva de My Favourite Fabric ha tenido lugar en Francia por Gloria Films, ha sido coproducida por el Katuh Studio (Alemania), Dublin Films (Francia), Les Films de la Capitaine (Francia) y Liman Film (Turquía), con las ventas internacionales gestionadas por UDI (Urban Distribution International).

(Traducción del francés por Marta Quirós)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.