email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2018 Competición

Crítica: Le Livre d’image

por 

- CANNES 2018: El maestro del arte del contrapunto y del reparto subliminal del pensamiento Jean-Luc Godard regresa con una obra apasionante, rica e irrespetuosa con cualquier norma

Crítica: Le Livre d’image

Que los alérgicos a la deconstrucción pasen de largo porque esta película no es para ellos. Todos los demás pueden no lamentarán quedarse en ningún caso: Le Livre d’image [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por Jean-Luc Godard y presentada en la competición oficial del 71ºfestival de Cannes, es una obra de arte de una envergadura excepcional, un magma fragmentario que funde imágenes, sonidos y pensamientos en circulación oceánica, a través de lo cual el cineasta-profeta, experto en lengua de signos, ejerce el arte enormemente sugerente del contrapunto (los acordes que resultan de la melodía, al contrario que la armonía) para transmitir a quien así lo desee su visión filosófica y existencialista de la historia y del hombre en la historia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El director propulsa al espectador en un sofisticado torbellino de imágenes compuesto casi únicamente de clásicos de la cinefilia (los fans quedarán encantados identificando extractos en un flujo que va de Fellini a Eisenstein con paradas en Ford, Van Sant y tantos otros), migajas de reportajes de actualidad televisada y detalles de cuadros, todo ello a veces retrabajado (recoloreado, reencuadrado, deformado, engordado por el grano, etc.) con un sonido en concordancia con semejante escritura superpuesta. Godard convierte así a su público en un auténtico actor del film, libre para captar en cada momento qué le transmite qué. Y, como lo precisa Godard justamente, "en el cine debe transmitir todo".

¿De qué va entonces Le Livre d’image? En primer lugar, de la violencia del ser humano, en todas sus formas: de la bomba atómica a las ejecuciones, pasando por las torturas gratuitas, los exterminios y el sometimiento a las agresiones sexuales. Para Godard, "el verdugo es la piedra angular de la sociedad y el inocente debe pagar por el culpable", su corrupción y sus pecados. "La guerra es una ley del mundo", constata el cineasta en referencia a Las veladas de San Petersburgo, en el que el conde Joseph de Maistre escribió: "La Tierra no es sino un altar inmenso en la que todo lo que vive debe inmolarse sin fin y sin medida hasta la extinción del mal". Sin embargo, para sobrevivir a esta violencia, a este Terror, a este eterno reinicio, a "este crimen común que funda la sociedad" y que contaminó el espíritu de las leyes, hay un faro en medio de la oscura tempestad: el arte. Y no se trata de ejercerlo como centinela sino como "defensor de los vivos contra los muertos", como revolucionado advertido e idealista comunista, puesto que "los pobres salvan el mundo y no piden nada a cambio, al desconocer el precio de los servicios prestados". Los más ricos destruyen este mismo mundo con su excesivo consumo. Los pobres lo hacen por necesidad. "Siempre estaré del lado de las bombas", concluye el director, lanzado así también a un relato crítico de geopolítica contemporánea con Arabia Felix y reflexionando en susurros en el contraste entre el acto de representar y la calma de la misma representación.

A quienes desagradan los estímulos intelectuales de Godard, la estupefaciente inmersión audiovisual que ofrece Le Livre d’image, sin agresión ni provocación, bastará ampliamente para cautivarlos, con su magistral oleaje poético y significativo en el fondo del cual las interferencias, las contradicciones y las disonancias acaban por conformar un conjunto fascinante y apaciguador.

Le Livre d’image es una producción de la suiza Casa Azul Films y la francesa Ecran Noir Productions. Gestiona sus derechos Wild Bunch.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.