email print share on facebook share on twitter share on google+

CANNES 2018 Quincena de los Realizadores

Crítica: The Load

por 

- CANNES 2018: El primer largo de ficción de Ognjen Glavonić es una mirada cruda a un crimen de guerra ocurrido en la Guerra de Kosovo y sus consecuencias, protagonizada por un excelente Leon Lučev

Crítica: The Load
Leon Lučev en The Load

El primer largometraje de ficción del director serbio Ognjen Glavonić, The Load [+lee también:
tráiler
entrevista: Ognjen Glavonić
ficha del filme
]
, acaba de estrenarse en la Quincena de los Realizadores de Cannes. En la misma línea de su documental Depth Two [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, presentado en el Berlinale Forum de 2016, este drama de carretera con altas dosis de thriller retoma el tema de un crimen de guerra ocurrido en la Guerra de Kosovo en 1999, durante el bombardeo de la OTAN en Yugoslavia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Mientras que Depth Two era un compendio de información, en The Load Glavonić deja a un lado los datos para dar prioridad una atmósfera que envuelve mucho más de lo que muestra. La película se centra en Vlada (el actor croata Leon Lučev), un conductor de camiones que transporta una carga de naturaleza desconocida desde Kosovo hasta Belgrado.

Desde el momento en que Vlada se sube al camión en un aparcamiento de Kosovo hasta que se baja en Belgrado, la cámara de la directora de fotografía Tatjana Krstevski se centra en el conductor dentro de la cabina y en su cara, un recurso que refleja su angustia interior y el dolor que le causa su situación, pero también sus recuerdos y las preguntas que este viaje le obliga a plantearse. No sabe lo que transporta, pero la discreción con la que debe actuar (le advirtieron que no se detuviese hasta llegar a su destino) le dice que su carga no son simples mercancías. Pero Vlada tiene una familia que alimentar en medio de una guerra y ellos son su principal prioridad.

En el camino levantará a un autoestopista adolescente, Pava (Pavle Čemerikić), que se dirige a Alemania en busca de una vida mejor. Pava conoce el camino y ayuda cuando un coche en llamas bloquea la carretera. Los jefes de Vlada le han dado un sobre azul que hace un policía los pare en las montañas para luego disculparse profusamente.

Pava también representa a la generación de Glavonić, que creció durante la guerra. Tiene una banda de punk, algo común entre los adolescentes serbios de los años 90, y toca una canción para Vlada, que tiene un hijo adolescente en casa. Este fragmento es crucial en el contexto generacional de la película, como la historia secundaria del mechero que Vlada recibió de su padre, un combatiente de la Segunda Guerra Mundial. Pero no hay sentimentalismo en esta película cruda y oscura de Glavonić. El director busca un tono muy bajo (casi el gruñido de un animal peligroso y herido) con una paleta de colores gris-beige difuminados, casas en ruinas, suelo cenagoso y coches oxidados esparcidos por la carretera.

La guerra permanece en un segundo plano durante toda la película (al principio, podemos ver los destellos de los misiles antiaéreos en la distancia sobre las montañas, pero a penas oímos el sonido). Al contrario que en Depth Two y su investigación basada en un crimen de guerra real, en The Load, Glavonić nos ofrece un retrato de la sociedad y del destino de seres humanos durante la guerra, así como su punto de vista sobre lo que su generación heredó de la anterior.

El principal logro de la película está en transmitir todos estos temas al público con medios muy escasos. Y esto requiere un actor muy especial en el papel protagonista: la sorprendente interpretación de Lučev hace realidad la visión de Glavonić de una forma muy clara. 

The Load ha sido coproducida por la compañía serbia Non-Aligned Films, la francesa Cinéma Defacto, la croata Kinorama y la iraní Three Garden Films. La compañía New Europe Film Sales, ubicada en Varsovia, gestiona los derechos internacionales.

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.