email print share on facebook share on twitter share on google+

CRACOVIA 2018

Crítica: The Stars of Stern

por 

- El periodista y crítico de cine franco-israelí Gad Abittan debuta en el mundo del cine con un documental muy personal sobre un tema de gran importancia social

Crítica: The Stars of Stern

El periodista y crítico de cine franco-israelí Gad Abittan debuta como director con The Stars of Stern, filme que se acaba de estrenar en el Festival de Cracovia, en la Competición de Documentales. En la película, que Abittan comenzó en el 2008, realiza una crónica de los cambios en un vecindario en el distrito Kiryat HaYovel al sudoeste de Jerusalén.

Nacido en Marruecos, Abittan se mudó a Israel cuando era un niño, y al principio quedó intrigado por la devoción casi feroz que tienen por la religión en la Tierra Prometida, muy diferente a lo que había experimentado en África del Norte. En 1960, se mudó a Stern, construido una década antes para alojar a miles de refugiados de países árabes.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Uno de sus vecinos, un británico que también compró un apartamento allí porque era barato, dice que no era un lugar agradable. Había mucho crimen y drogas, pero gradualmente, los decentes y civilizados habitantes hicieron el sitio habitable y con el tiempo, relativamente próspero, por medio de la solidaridad y un dedicado trabajo de equipo.

Conocemos a los vecinos de Abittan por medio de otro marroquí, Moshe, que camina en pijama y habla demasiado fuerte. Vemos a una señora sin nombre y amante de los gatos, a la madre con un hijo quien sufre de síndrome de down, y a una vieja pareja rusa que todavía prefieren hablar en ruso en lugar de hebreo. Y mientras tantos, nuevos cambios comienzan a sentirse en el vecindario, como la afluencia de judíos ultraortodoxos.

Los recién llegados compran apartamentos en Stern, y a los nativos no les gusta esto: significa que a los pequeños pisos se los adaptará con feas extensiones improvisadas para poder acomodar a los numerosos hijos de los ultraortodoxos, la calle quedará cerrada en el Sabbat, y su estilo de vida secular estará en grave peligro.

Los nativos protestan, pero el estado, y por tanto la municipalidad, está del lado de los ultraortodoxos. En el edificio en el cual filma Abittan hay peleas verbales constantes entre los antiguos habitantes y los nuevos, y solo algunos de los recién llegados le permiten que los entreviste en su nuevo piso.

El filme entero fue filmado por Abittan con su cámara básica y siempre en su mano, y  él también es el narrador. Si bien es verdad que esto le da a la película un aire tosco y de baja calidad, también coloca al público en los zapatos del cineasta como una persona a la que le afecta directamente lo que equivale a ser expulsado de su propia casa definitivamente.

El filme se siente muy íntimo y privado gracias a las observaciones que Abittan realiza fuera de cámara y a la necesaria información adicional que provee en su muy particular y profunda voz, voz que no siempre logra ocultar sus emociones (lo cual la hace incluso más intensa). Pero el problema que encara tiene un significado mucho más amplio, y no solo para Israel, es parte de una tendencia global que es imposible ignorar, e incluso una pequeña contribución a la resistencia en contra de esta creciente amenaza tiene valor.

The Stars of Stern es virtualmente el trabajo de un solo hombre: Abittan la produjo él mismo y también es él quien se encarga de la distribución del filme, aunque también contó con las habilidades del editor Gilad Inbar y los directores de fotografía Itay Ben EzraBenjamin Huguet y Rotem Azulay.

(Traducción del inglés por Javier Campos)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.