email print share on facebook share on twitter share on google+

TRANSILVANIA 2018

Crítica: The Witch Hunters

por 

- La atractiva y lograda película para niños de Raško Miljković se proyecta en los Festivales de Cine de Zlín y de Transilvania

Crítica: The Witch Hunters
Mihajlo Milavić en The Witch Hunters

El primer largometraje del cineasta serbio Raško Miljković, The Witch Hunters [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, es un trabajo extraordinariamente logrado, sobre todo para un debutante. Esta película para niños es una de esas infrecuentes aportaciones del cine balcánico que cautiva a los niños y es lo suficientemente divertida para los padres, con una clara vena artística, además de una emocionante historia de aventuras. Asimismo, se sitúa en un entorno urbano y tiene… un superhéroe. Tras su estreno mundial en el TIFF Kids en Toronto, donde recogió el Premio del Jurado Joven a Mejor Película, ahora se proyecta en concurso en el Festival de Cine de Zlín, y también en el programa EducaTIFF del Festival Internacional de Cine de Transilvania.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Digital Production Challenge - DPC II 1 Internal

A sus diez años, Jovan (Mihajlo Milavić) tiene parálisis cerebral parcial, y sus atentos padres de clase media-alta (interpretados por Jelena ĐokićBojan Žirović) hacen todo lo que pueden para ayudarlo a llevar una vida lo más normal posible. Como a la mayoría de niños, a Jovan le encantan los superhéroes, y ha creado uno para sí mismo: Shade, un guerrero de capa azul que lucha contra la injusticia. Incluso, con ayuda de su madre, ha construido un gran modelo de lo que llama Shade City, donde se imagina a sí mismo luchando contra el crimen, corriendo y volando, mientras que en la vida real le cuesta caminar, y subir las escaleras requiere de mucho y doloroso ejercicio.

Un día, llega Milica (Silma Mahmuti), una nueva compañera de clase, y los dos no tardan en hacerse amigos, gracias a la iniciativa de la niña. Sin embargo, Milica se enfrenta a un problema distinto: sus padres están pasando por una separación, y esto se debe a una bruja muy malvada.

Por supuesto, "la bruja" es como la abuela de Milica llama a la amante de su yerno mientras regaña a su hija por las decisiones de su vida. Pero la niña se ha tomado este apodo de forma literal, y ha encontrado pruebas de ello: esta señora le está dando a su padre pociones y hierbas mágicas, y poniendo a su cuerpo en posturas antinaturales. La manera en que Djordje Marković ha editado la película nos muestra de inmediato que sólo se trata de una mujer saludable de la Nueva Era – las pociones son licuados de fruta, y las posiciones corporales son ejercicios de yoga.

Así que Jovan y Milica se unen para liberar al padre de la niña de las garras de esos hechizos, porque deben haberlo embrujado – si uno sólo se enamora una vez en la vida, razonan los niños, ¡entonces esto es antinatural!

El concepto de The Witch Hunters ha sido meticulosamente diseñado y bien concebido, con una dirección cuidadosa pero no severa, y que se beneficia de las interpretaciones de los niños. No es exactamente una actuación infantil en el sentido estricto de la palabra; más bien, la jovialidad y los juegos fingidos de estos le vienen a la historia como anillo al dedo, tanto en el mundo de su imaginación como en la estructura mágica que ellos mismos han conjurado.

Algunas secuencias, con imágenes generadas por ordenador de Jovan como Shade, volando y luchando contra enemigos, han sido ejecutadas de forma impresionante, con estilo y en su justa medida, para no restar nada de la inversión emocional en los personajes.

The Witch Hunters es una coproducción de la serbia Akcija Produkcija  y la macedonia Dream Factory. La alemana Pluto Film tiene los derechos internacionales.

(Traducción del inglés por Marta Quirós)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.