email print share on facebook share on twitter share on google+

LA VALETA 2018

Crítica: The Poetess

por 

- El documental de los alemanes Stefanie Brockhaus y Andreas Wolff encapsula la situación actual del mundo musulmán en la proeza de la poeta Hissa Hilal

Crítica: The Poetess

En 2010, el concurso de televisión emitido desde los Emiratos Árabes Unidos, Million’s Poet, el Got Talent de la poesía tradicional árabe, fue testigo de algo inaudito en su historia. Por primera vez, una mujer llegó a formar parte de la selección de concursantes, y acabó participando en la final. La saudí Hissa Hilal, que ya había publicado poemas bajo el pseudónimo de “Remia”, desafió las férreas convenciones de la sociedad patriarcal y religiosa de la región para alzar la voz, y ser escuchada. The Poetess [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, dirigida por los alemanes Stefanie Brockhaus y Andreas Wolff, documenta este hito de la lucha contra la hegemonía del machismo y la religión en el mundo árabe, y lo hace a través de la propia voz de Hilal, que se presta a hablar no solo de su experiencia personal, sino de todo el contexto sociohistórico que la precede y la rodea.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El documental, presentado el año pasado en la Semana de la Crítica de Locarno y seleccionado ahora en la Competición de Documentales del 4° Festival de La Valeta, utiliza la simbólica proeza de la mujer para retratar la sociedad actual del mundo árabe. El concurso televisivo es pues el punto de partida utilizado por Brockhaus y Wolff, con insertos que muestran a Hilal comenzando las audiciones bajo un velo completo (sugerido por su marido, un periodista que apoya su causa, para evitar represalias en su entorno más cercano), que apenas le deja leer su poema, ni encontrar la salida del plató. A medida que el concurso sigue, Hilal lo reemplaza por un niqab, que al menos le permite ver a través de un único hueco. Sus poemas empiezan frunciendo ceños al hablar sobre la actitud negativa de los hombres hacia las mujeres y acaban granjeándole amenazas de muerte por parte de extremistas al tratar de las fetuas, pronunciamientos legales islámicos a veces acusados de fomentar el terrorismo.

A las imágenes del concurso las acompañan, en una disposición con un ritmo cuestionable, un seguimiento más íntimo de la poeta, en el coche, centros comerciales y el hotel (en una interesante secuencia en la habitación, solo se muestran los pies de las mujeres y no el resto del cuerpo, ya que no están cubiertas por el velo). Hilal, que también participa extensamente a través de declaraciones a cámara, demuestra su seguridad y rotundidad a la hora de defender sus ideas, lanzándolas en contra de las injusticias y los extremismos, y escudándolas en su amor puro al Islam.

Es en esas palabras, y en imágenes de archivo, en las que Brockhaus y Wolff se apoyan para explicar la sociedad islámica actual, desde los liberales años 70 hasta la pérdida de libertades, pasando por el boom petrolífero y materialista, y sucesos, como la toma de la Gran Mezquita de la Meca en 1979, que propiciaron el ascenso al poder de los fundamentalismos. Esta decisión deja ver que el documental aporta más cuando se concentra en la voz de Hilal, que cuando quiere contar toda la historia del Islam en pocos minutos; algo que, sin embargo, no merma su condición de documento altamente inspirador.

El documental, producido por Brockhaus/Wolff Films, lo vende al extranjero CAT&Docs.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.