email print share on facebook share on twitter share on google+

MÚNICH 2018

Crítica: A Young Man With High Potential

por 

- Al igual que el friki recluido que lo protagoniza, este film de Linus de Paoli, prestrenado mundialmente en Múnich, es radical e inquietante bajo su apariencia anodina

Crítica: A Young Man With High Potential
Adam Ild Rohweder en A Young Man With High Potential

Tras el corto posapocalíptico The Boy Who Wouldn't Kill, premiado en Sitges, y la distopía futurista Dr. Ketel (2011), Linus de Paoli vuelve a demostrar que no teme inquietar profundamente con A Young Man With High Potential, que firma junto con Anna de Paoli, su esposa y coguionista. El film, rodado en inglés y prestrenado mundialmente en el Festival de Múnich, en la sección de nuevo cine alemán, propone en esta ocasión una especie de distopía que resulta mucho más terrorífica por estar ambientada en el presente. Concisa y pertinentemente minimalista en términos estructurales (pocos personajes, un pequeño apartamento, estricta unidad de acción), la cinta arranca y termina con un interrogatorio ambiguo, conducido por un personaje noir por excelencia, una detective privada sospechosamente afable (interpretada por Amanda Plummer), en el domicilio de un investigador informático que vive recluido, Piet (el danés Adam Ild Rohweder).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El resto del film, formulado como un flashback, cuenta la repentina entrada en la rutinaria vida de Piet de una estudiante/admiradora que quiere ayudarle en sus investigaciones. Para la gran sorpresa de este friki paradigmático —torpe e inadaptado—, cuyo campo de conocimiento es el control del rastro que dejamos por la web (tema que le impulsa a reflexionar sobre las implicaciones morales de la impunidad), ambos entablan una relación que al principio parece sentarle bien. Por desgracia (sobre todo para Klara, interpretada por la polaca Paulina Galazka), la insalvable diferencia en cómo se consideran el uno al otro se pone de manifiesto, como si existieran en dos planos diferentes que excluyeran cualquier tipo de compenetración. Esta constatación le convierte a él, casi inadvertidamente, en el autor de un crimen brutal cuyo rastro tratará de ocultar también, siguiendo el método clásico.

Cuando la detective se va, no ha conseguido ninguna respuesta. Del mismo modo que resulta difícil determinar en qué medida la enfermiza asociabilidad de Piet tiene que ver con su exposición a lo virtual o con una patología innata, no tenemos pistas para comprender el acto radical (en absoluto "potencial") al que acabamos de asistir. Nos hemos mantenido en un estado ligeramente alucinatorio por el clima irreal de este mundo oculto e imperceptible, en el que lo aséptico y lo gore se funden como si nada, sin que nadie se dé cuenta. Ni siquiera llegamos a estar seguros de qué hemos visto exactamente, pues toda pista (la causa del acto, su moralidad) que aparece por un instante fugaz se desvanece de forma instantánea. Este enfoque de la articulación de una idea que pasa por la desaparición instantánea de todos sus argumentos puede desconcertar, dar una impresión de laguna o de falta de medios, y sin embargo, es precisamente esta valiente impasibilidad lo que impresiona de esta cinta en la que, al final, todo permanece en potencia, incluso después de su realización, hasta las últimas palabras que oímos. Estemos más o menos de acuerdo con el planteamiento, no podemos sino reconocer la genuina originalidad del gesto.

A Young Man With High Potential fue producida por Schattenkante, en coproducción con Hahn Film. Las ventas internacionales están a cargo de la compañía canadiense Raven Banner Entertainment.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.