email print share on facebook share on twitter share on google+

PALIĆ 2018 Competición

Crítica: Year of the Monkey

por 

- Vladimir Blaževski propone un film fundamentalmente humanista, conmovedor y abigarrado, sobre las aventuras de un chimpancé a la fuga y sus amigos por Macedonia

Crítica: Year of the Monkey

El Festival de Cine Europeo de Palic presentó anoche, al aire libre y en competición, el cuarto largo de ficción del aguerrido realizador macedonio Vladimir Blaževski (quien, tras dos primeras cintas yugoslavas, se dedicó a la televisión, la publicidad y la enseñanza antes de volver al cine de ficción en 2011 con Punk's Not Dead, premiada en Karlovy Vary y Sofía). Detrás de Year of the Monkey [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, descrita como sátira política ligera, se distingue una mirada segura y benevolente, bien traducida por una fotografía vivaz, llena de humor y bondad en sus planos mientras que, pasando de escenas alocadas a secuencias anárquicas meticulosamente preparadas (inmediatamente reconocibles como procedentes de esta región balcánica), seguimos el periplo de un grupo de marginados por Macedonia. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Al comienzo del film, el personaje (humano) central, Cobe (Igor Angelov, de un carisma cálido y una planta que le sitúan en algún lugar entre Clooney y Bardem), es un empleado de zoo encargado exclusivamente de cuidar a Coco, el chimpancé (un actor disfrazado que dosifica a la perfección sus gestos para resultar a un tiempo creíble y desternillante). Del mismo modo que da de comer a su nonagenaria abuela Vilma (Marija Kohn), una mujer extraña que no se anda con rodeos, y la distrae con pequeños juguetes para que se duerma, Cobe no se contenta con alimentar y lavar a su primate, sino que además le lee textos de Darwin para que le entre sueño. Cuando Cobe es despedido fulminantemente del zoo por motivos económicos, Coco, que no soporta la pérdida de su amigo, se pondrá a sembrar la discordia. Entonces, un cómplice ayuda al chimpancé a huir, y ahí comienza, al ritmo de las travesuras del animal, una turbulenta aventura que causa sensación en televisión y se convierte en un acontecimiento de alcance nacional, adquiriendo incluso un significado político. Mientras que una joven reportera intenta conseguir una exclusiva sobre Coco, bautizado como el Robin de los Bosques de Macedonia, la minoría albanesa reivindica al primate. Así, entre fugas y persecuciones, según la lógica del ciego que guía al ciego, surcamos el campo en la furgoneta amarilla del zoo con Cobe, su excéntrica abuelita, dos amigos holgazanes, la periodista rechoncha, un niño mudo y calvo y una cabra que Coco ha disfrazado con unas gafas de piloto, todo ello acompañado de una espectacular música circense con toques folclóricos. 

A partir del momento en que la aventura se hace itinerante, el film tiene tendencia a dispersarse, y nos hubiera gustado seguir explorando los motivos del comienzo, tan hábilmente enlazados por Blaževski: una especie de nivelación entre los seres, ya sean personas o bestias, jóvenes o viejos, la ausencia de raciocinio, la lealtad, la idea de cuidar los unos de los otros y de que podemos ser felices con poco mientras tales valores prevalezcan sobre toda jerarquía o apropiación... La mención de Daesh y la procesión de los refugiados sirios no añaden gran cosa a la declaración humanista del film, cuya universalidad que trasciende el folclore ya habíamos comprendido desde el principio, pero en cualquier caso, más allá de su estructura, de las formidables interpretaciones de los actores y sus imágenes radiantes y coloridas, Year of the Monkey es simplemente una película demasiado simpática como para no recomendarla con entusiasmo.

Year of the Monkey, invitada como proyecto en Les Arcs, Connecting Cottbus o el Gap-Financing Market de Venecia, fue producida por Darko Popov para Punk Film Production (Macedonia), en coproducción con Kiselo Dete (Serbia), Ikone Studio (Kosovo) y Strup Produkcija (Eslovenia), con el respaldo de Eurimages y la SEE Cinema Network.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.