email print share on facebook share on twitter share on google+

LOCARNO 2018 Cineastas del presente

Crítica: Dead Horse Nebula

por 

- LOCARNO 2018: El joven director turco nacido en Alemania Tarik Aktaş presenta su misterioso primer largometraje en la sección de Cineastas del presente

Crítica: Dead Horse Nebula

Tarık Aktaş gana con su primer largometraje Dead Horse Nebula [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
el premio al mejor director emergente en la sección de Cineastas del presente. El jurado del Festival de Locarno ha decidido recompensar una película inquietante y poética que transforma la realidad en un sueño.

Dead Horse Nebula es una coproducción entre Turquía (Hay Film) y Francia (Arizona Film) que sorprende a través de imágenes grandiosas en su simplicidad, a la misma vez directas y metafóricas. A los siete años, Hay, el protagonista de este viaje en la memoria, ve un caballo muerto. Al principio, examina con sospecha el cadáver del animal, una especie de huella efímera de una vida que ahora hace parte del pasado. A pesar del miedo la curiosidad lo empuja a acercarse al animal, o mejor dicho a lo que queda de él. Esta observación casi clínica del cadáver y de los esfuerzos de los adultos para deshacerse del cuerpo deja una marca indeleble en el niño.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Hay, ahora adulto, se corta la mano accidentalmente mientras sacrifica una oveja para una fiesta. Este incidente de por sí mismo banal saca a relucir los recuerdos de su infancia y, en particular, el encuentro con el caballo muerto. Así comienza un metafórico y fantástico viaje, donde los seres humanos, los animales y la naturaleza parecen fusionarse.

Dead Horse Nebula se construye a través de una sucesión de incidentes pequeños pero significativos. De los micro eventos que normalmente se desvanecen sin dejar rastro pero que, a través de la cámara de Tarık Aktaş, se vuelven milagrosamente tangibles. Los seres vivos: los humanos, los animales y la naturaleza se encuentran, se observan y dialogan entre ellos mostrándonos cuánto se parecen en realidad.

Dead Horse Nebula se puede ver como una encrucijada de recuerdos: la del director pero también la de las personas que están cerca de él. En el fondo poco importa a quién le pertenecen los recuerdos, lo que importa es la poesía cruel de las imágenes que los acompañan.

Tarık Aktaş expresa a través del medio cinematográfico la existencia fugaz, la ambigüedad de lo que comúnmente llamamos "realidad". El personaje principal observa el mundo que lo rodea con otros ojos, como si el recuerdo de un evento pasado, la muerte del caballo, lo despertara de repente trayendo de vuelta a la superficie un mundo que él pensaba olvidado. Al crecer, Hay analiza lo que vivió en la infancia de una manera consciente, observando su esencia. Los conceptos de materialidad, las similitudes entre los humanos y la naturaleza o incluso la existencia efímera se vuelven tangibles. Dead Horse Nebula es una película que nos empuja hacia un territorio inexplorado, estéticamente poética y rica de misterios.

(Traducción del italiano por Lorena Zuleta)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.