email print share on facebook share on twitter share on google+

TORONTO 2018 Masters

Crítica: Divine Wind

por 

- TORONTO 2018: El argelino Merzak Allouache firma su obra más política, sobre una pareja de terroristas del ISIS que planea un atentado en una refinería de petróleo de Argelia

Crítica: Divine Wind
Sarah Layssac y Mohamed Oughlis en Divine Wind

El Festival de Toronto acogió el estreno mundial del nuevo largometraje del cineasta argelino Merzak Allouache en la sección Masters. Divine Wind está protagonizada por dos terroristas del ISIS que planean atentar en una refinería de petróleo de Argelia. La ficción ofrece el seguimiento psicológico de dicha pareja de suicidas, centrándose en las dudas existenciales o las reafirmaciones que la misión les despertará desde el momento en que se encuentren por primera vez hasta la víspera del atentado.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La trama de Divine Wind, embellecida mediante una portentosa fotografía en blanco y negro a cargo de Mohamed Laggoune, transcurre casi íntegramente en el claustrofóbico interior de una casa perdida en medio del desierto argelino del Sáhara. En ese hogar, cercano de la ciudad de Timimoun, se hospeda Armine (Mohamed Oughlis). El joven espera la llegada de su superior: una misteriosa mujer siria llamada Nour (Sarah Layssac) que ha perdido toda su capacidad de sentir empatía hacia cualquier ser humano.

Desde el principio, Nour impondrá las reglas, y tratará a Armine como un soldado de rango inferior. No obstante, a medida que transcurran los días encerrados en esa base secreta, aguardando la entrega de los explosivos que traerán otros miembros del Estado Islámico, Armine desarrollará una peligrosa fascinación hacia su compañera. Una admiración que finalmente acabará transformándose en atracción, poniendo en peligro la integridad de la misión. Por el contrario, las dudas de Armine sobre el sentido de la misión, radicalizarán aún más el comportamiento y los ideales de Nour.

En esta película, probablemente la obra más política de su carrera, Merzak Allouache sigue la senda de la exploración de la radicalización del islam que el cineasta inauguró con su film anterior Investigating Paradise [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
: un documental basado en entrevistas a musulmanes, donde los interrogados debían definir qué era el paraíso para ellos, así como defender o negar si tras su muerte habría 72 vírgenes esperándoles como les prometió el Corán. Ambos films, aunque especialmente Divine Wind, reflejan la preocupación y la opinión personal del director sobre un asunto de gran actualidad: el extremismo y el fanatismo religioso extendido en la comunidad árabe.

Divine Wind ha sido coproducida por la francesa Les Asphofilms y la argelina Baya Films, con el apoyo del Doha Film Institute. La compañía Les Asphofilms también está a cargo de las ventas internacionales.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.