email print share on facebook share on twitter share on google+

TORONTO 2018 Contemporary World Cinema

Crítica: Stupid Young Heart

por 

- TORONTO 2018: La finlandesa Selma Vilhunen firma un logrado drama que aborda tanto el aspecto social del embarazo en la adolescencia como el surgimiento de la extrema derecha en Europa

Crítica: Stupid Young Heart
Jere Ristseppä y Rosa Honkonen en Stupid Young Heart

La directora y guionista basada en Helsinki Selma Vilhunen se ha labrado una carrera tanto en el cine de ficción como en el documental. En el 2012, su corto Do I Have to Take Care of Everything? fue nominado a los Óscar. Cuatro años más tarde, su drama iniciático y debut en el largo, Little Wing [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, se estrenó en la sección Discovery de Toronto y se hizo con el Premio del Consejo Nórdico. Vilhunen regresa al Festival Internacional de Cine de Toronto en su 43ª edición con su segundo largo, Stupid Young Heart [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, prestrenado mundialmente en la sección Contemporary World Cinema.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Al quinceañero Lenni (Jere Ristseppä) le gusta en secreto Kiira (Rosa Honkonen), que tiene 16 años, pero son personas muy diferentes. Lenni es víctima de bullying por su baja estatura y su delgadez, mientras que Kiira es hermosa y extremadamente popular. Una noche, ambos se acuestan; no han entablado una relación "oficial", pero Kiira anuncia que está embarazada. Tras un breve período de deliberación, acuerdan que tendrán el bebé. Los dos han sido criados por madres solteras, y creen que quedarse con el hijo puede ser una forma de dar un toque de atención a sus familias, que se están desmoronando. Al mismo tiempo, su barrio obrero y multicultural está asistiendo a grandes cambios, pues el surgimiento de la extrema derecha cada vez es más evidente. Mientras que Kiira madura y se hace más responsable durante su embarazo, Lenni encuentra apoyo y una figura paternal en Janne (Ville Haapasalo), el líder del partido de extrema derecha local.

Stupid Young Heart se mantiene bastante fiel a su título, ilustrando la encantadora estupidez que un corazón adolescente emana cuando está enamorado. A medida que seguimos los pasos de estos adolescentes, que pasan a la edad adulta de la noche a la mañana, el abrupto fin de su infancia resulta dramático, pero no desprovisto de aspectos divertidos. La equilibrada química entre los protagonistas, Ristseppä y Honkonen, actores no profesionales que debutan en este film, transmite a la perfección su sensibilidad, torpeza e incertidumbre. Lenni y Kiira tienen una conexión mucho más fuerte de lo que podría parecer en la superficie, y este vínculo es necesario si quieren sobrevivir en un mundo en continuo cambio que requiere adaptación. Parte de esta adaptación, o paso a la madurez, se relaciona con la entrada de Lenni en el grupo derechista, otro claro síntoma de su falta de un modelo de padre.

Tras su nominación al Óscar, Vilhunen, que también abordó el tema de la ausencia de un padre en Little Wing, ha colaborado con la guionista Kirsikka Saari, que ha querido dar un carácter social más marcado a la historia. Pero la cinta, en su cualidad de comentario sociopolítico directo sobre el auge de la extrema derecha, particularmente en los países nórdicos, pierde en equilibrio. Teóricamente, el film acierta con la pertinencia de todos los temas actuales que aborda, pero la historia no tiene espacio para respirar, y da una impresión algo superficial. Los actos de Lenni se justifican en parte por su historia personal, pero su personaje no tiene mayor desarrollo o profundidad, por lo que parece más esquemático que realista. En cuanto a la temática, la combinación de embarazo adolescente y extremismo de derechas puede sonar audaz, pero al final, resulta bastante convencional y no aprovecha la oportunidad para explorar estos temas en mayor profundidad.

A pesar de sus carencias narrativas, Stupid Young Heart es un drama adolescente logrado, filmado con dinamismo por la veterana directora de fotografía Lisabi Fridel. Considerando la película desde un punto de vista menos austero, como una observación ligera de los acontecimientos actuales, podría gustar a un amplio público de jóvenes.

Stupid Young Heart es una coproducción finlandesa, sueca y holandesa de Elli Toivoniemi y Venla Hellstedt (de Tuffi Films, que fue cofundada por Vilhunen y Saari), con Annemiek van der Hell (Windmill Film) y Nima Yousefi (Hob AB). La compañía finlandesa The Yellow Affair se encarga de las ventas internacionales, y Nordisk Film estrenará la cinta en Finlandia el 12 de octubre.

(Traducción del inglés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.