email print share on facebook share on twitter share on google+

Welcome Home de Andreas Gruber

por 

- Welcome Home fue inspirada en una historia verdadera pero invierte una trágica situación en una perspicaz comedia; da con el serio tema del racismo con humor al subrayar sus contradicciones

Welcome Home de Andreas Gruber

El título mismo es más ambiguo de lo que parece, por “casa” puede muy bien referirse a Austria, donde Isaac, un refugiado ilegal que acaba de llegar, encontra a una novia y un equipo de fútbol, pero podía referirse a Ghana, donde dos oficiales austriacos se proponen devolverlo. Esta película, donde la noción de “casa legítima” es deficiente, en efecto tiene lugar en una “tierra de nadie” virtual; los oficiales Roesler y Samhaber tras tratar mal a su prisionero durante el vuelo, son arrestados en las aduanas de Ghana e inmobilizados entre las dos fronteras. Su presencia en Ghana se declara ilegal y les es prohibido regresar a Austria a menos que devuelvan a Isaac también. Como consecuencia, se convierten en refugiados sin pasaporte que no tienen dinero para sobrevivir, ven la falta de confianza en todo el mundo, y sólo pueden creer a su prisionero, cuyo destino y el de ellos están unidos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Las preferencias políticas del director son obvias pero en vez de machacar al espectador mostrándole la crueldad del racismo, expone su arbitrariedad, tomando total ventaja del origen anecdótico de la historia para filmarlo de una forma alegre y todavía pertinente usando clichés como elemento cómico pero evitándolos a sí mismo. Isaac, el principal personaje, no es un refugiado miserable pero sí listo y juguetón, los polis, lejos de inspirar sobrecogimiento o respeto, son amigos de todo el mundo en su pequeño pueblo, a pesar de la autoridad creen que el uniforme les otorga superioridad- una arrogancia que hace del poli más agresivo realmente ridículo. Cuando son arrestados en Ghana, Roesler y Samhaber pierden en su desagradable y propio juego, y no les son dados ningún crédito por ser blancos. En Ghana, se dice ‘la gente blanca de aquí viene por sexo o drogas’. Lejos de desesperarse, terminan por robar bananas en el mercado pero son pillados, castigados y humillados- también por parte del espectador. Se debe dar un especial reconocimiento a Georg Friedrich quien interpreta de manera excelente a un poli grotesco y racista; su personaje solo es un argumento frente a prejuicios. Su estúpida intolerancia y conversión nefasta –gracias a la complicidad involuntaria creciente entre Isaac y él- están de hecho en el trasfondo de todo el guión.

Welcome Home [+lee también:
tráiler
entrevista: Abdi Gouhad
entrevista: Abdul Salis
entrevista: Andreas Gruber
ficha del filme
]
definitivamente tiene valor universal, no sólo porque muestra que en Austria como en todas partes los oficiales de policía escriben a máquina con dos dedos, sino porque prueba lo relativos que son incluso los conceptos más asfixiantes ya establecidos. Como el tiempo es relativo (como el taxista subraya cuando dice ‘No tenemos tiempo’ al responder a ‘Todos tenemos el mismo tiempo’), el espacio y las fronteras pierden el significado real para tres personajes en estado de incertidumbre que se pasan toda la peli para terminar donde empezaron. De alguna manera, están sobreviviendo la Odisea humana universal en la cual el propósito final es siempre volver a casa.
La película contiene imágenes de fraternidad, tales como los juegos de fútbol. En el campo, en Austria y en Ghana, la edad, la riqueza y el color no importan más. No para ellos en Welcome Home; finalmente, todos los personajes se hacen querer. Seria como un campo de juego donde no hay límites y todos se mezclan felizmente, parece decir el director, que introdujo la película, para su premiere francesa en París, al decir ‘Se libre para reír’.

(Traducción del francés)

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter y recibe más artículos como este directamente en tu email.