Elija su idioma en | es | fr | it

Crítica: Applause

email print share on facebook share on twitter share on google+

La vida es un desastre, dentro y fuera del escenario

por 

- Una estrella de cine danesa a la búsqueda de su vida privada en la ópera prima de Zandvliet, ganadora del premio a la mejor actriz y el Europa Cinemas Label en Karlovy Vary

Crítica: Applause

Un dogma sumamente estilizado, el film del danés, Martin Pieter Zandvliet Applause [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Martin Pieter Zandvliet
ficha del filme
]
trata apropiadamente sobre alguién qué es perfecto cuando está en primer plano pero cuya vida privada ha pasado ya su fecha de caducidad.

De nuevo, la historia de esta actriz se construye alrededor de la actuación de la mujer que le da vida, la actriz (y en ocasiones directora) Paprika Steen, quién aparece en cada encuadre de la película de Zandvliet y regala una actuación magistral sin un sólo conato de vanidad. Frecuentemente retratada en primeros planos y ya sea con un maquillaje recargado o sin él, la película no la convierte en una diosa glamurosa sino que deliberadamente nos muestra a esa persona imperfecta que se esconde debajo del conocido icono.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En una escena del film, al prepararse en su vestidor con su asistente adolescenete, se queja de tener “piel de perro” y le dice cuanto le gustaría cambiársela por un día. Pero al igual que su vida, su piel pone al desnudo los trazos de lo que ha tenido que pasar hasta ahora.

Steen interpreta a Thea, una actriz pasados los cuarenta que lleva divorciada 18 meses, es una alcohólica en recuperación y se encuentra pisando los escenarios como Martha en la obra de Edward Albee Quién teme a Virginia Woolf ?. Zandvliet muestra al lo largo del film fragmentos de Thea interpretando a Martha (filmados durante una toma real de la obra que protagonizaba Steen), y existen varias similitudes entre los dos personajes, pero Zandvliet no hace hincapie de ello, sólo quiere mostrala trabajando para dejar clara una noción: Thea es una gran actriz.

Su vida personal no ha sido todo lo bueno que cabía esperar durante mucho tiempo, y Thea encuentra problemas incluso para tener una conversación normal con alguien desde que sus miedos y fobias luchan con su deseo de conseguir aquello que le ha faltado durante los últimos meses, incluyendo sus dos hijos: William (Otto Leonardo Steen Rieks, el hijo en la vida real de Steen) y Matthias (Noel Koch-Sofeldt).

El contacto con su ex-marido Christian (Michael Falch) es difícil, pero él está dispuesto a darle una oportunidad por el bien de sus hijos, y Thea incluso intentará hacerse amiga de su nueva amante, Majken (Sara-Marie Maltha), una tranquila psicóloga que parece ser lo más opuesto a ella. Obviamente, la manera que tiene de afrontar las cosas así como el razonamiento son del todo errados.

Zandvliet, quién también escribió el guión (con Steen en mente), encuentra el equilibrio perfecto entre apatía y humanidad, haciendo de Thea un extraño pero a la vez humano y reconocible personaje. Los escasos momentos de felicidad que comparte con sus hijos muestran su capacidad para amar y para ser una buena madre al menos parte del tiempo, y como espectador resulta dificil no desearle tener más de esos momentos.

Aunque el film no sigue por completo las reglas del Dogma (tiene una elegante música de piano y arreglos de cuerda por ejemplo), su rodaje – luminoso y ligeramente sobreexpuesto – emplazan el film en esa tradición. Reforzada a la vez por la simple presencia de Steen, que se dio a conocer como actriz en algunos de los primeros títulos del género, incluyendo el de Susanne Bier Open Hearts [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
.

(Traducción del inglés)

galería de fotos

cinando

Follow us on

facebook twitter rss

ArteKino

Boletín

Unwanted_Square_Cineuropa_01