Elija su idioma en | es | fr | it

Crítica: Sleeping Sickness

email print share on facebook share on twitter share on google+

El buen salvaje no es tan bueno ni tan salvaje

por 

- El buceo en las turbulentas aguas de la acción humanitaria europea en África le valió a Ulrich Köhler el Oso de plata al mejor director en Berlín en 2011

Crítica: Sleeping Sickness

Sleeping Sickness [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Ulrich Kohler
ficha del filme
]
ha presentado una ambiciosa reflexión sobre las ambiguas relaciones entre Europa y África en la competición de la Berlinale. La cinta supone el regreso del alemán Ulrich Köhler al festival cinco años después de Windows on monday [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
(Forum 2006).

Como en aquella, el director plasma en Sleeping sickness la crisis de una familia dividida, esta vez entre dos mundos y dos formas de ver el mundo distintas: por un lado, la necesidad de partir y volver a la civilización del primer mundo, y, por otro, el deseo de quedarse y perderse en la libertad forzada y salvaje del tercero.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El doctor alemán Ebbo vive desde hace años con su familia en Camerún, donde se ocupa de la gestión de los fondos para el tratamiento de la enfermedad del sueño. Su hija adolescente estudia en Alemania, adonde su mujer anhela volver para acercarse a ella y abandonar la pequeña comunidad de Yaoundé. Este deseo deja a Ebbo en una problemática coyuntura: él no quiere perder a la mujer que ama, pero a estas alturas se siente totalmente alejado de la vida en Europa. Aunque no se siguen dando las condiciones para renovar los fondos para el tratamiento de la enfermedad porque ésta está ya prácticamente erradicada, y aunque su entorno se encuentre cada vez más corrompido, Ebbo quiere quedarse.

«Me interesaba el mundo de quien trabaja en la ayuda humanitaria: viven en un entorno en el que participan como espectadores, como forasteros privilegiados», ha declarado el director. La experiencia personal de Köhler, que regresó a Alemania tras crecer entre Congo y Zaire porque los padres colaboraban con una ONG, da lugar en la película a una reflexión que llena de luces y sombras el papel de Europa en la evolución de los países en vías de desarrollo.

«La situación actual en África es bastante esquizofrénica. Algunos “expertos” hablan de la necesidad de acabar con las ayudas humanitarias al continente y con las supresiones de las deudas. Tengo muchas dudas sobre esta teoría, al igual que también las tengo del activismo paternalista a lo Bono. Se precisa una mayor honestidad a la hora de examinar con qué gobiernos se trabaja y por qué motivos reales».

Aunque Sleeping sickness es lúcida en sus intenciones, las soluciones narrativas que propone se enmarañan en una narración cada vez más confusa. La llegada de Alex, el personaje (complementario a Ebbo) del africano crecido en Francia, procura si cabe un mayor desorden al inconexo caldero dramatúrgico de la película hasta llegar a su delirante final.

Sleeping sickness es una coproducción entre Alemania (A Komplizen Film Production), Francia (Why Not Productions) y los Países Bajos (ÖFilm), con la participación de los canales de televisión IDTV, ARTE y ZDF. Gestiona las ventas internacionales The Match Factory.

(Traducción del italiano)

galería de fotos

título internacional: Sleeping Sickness
título original: Schlafkrankheit
país: Alemania, Francia
ventas en el extranjero: The Match Factory
año: 2011
dirección: Ulrich Köhler
guión: Ulrich Köhler
reparto: Pierre Bokma, Jean-Christophe Folly, Hippolyte Girardot, Sava Lolov, Jenny Schily

premios/selecciones principales

Berlinale 2011 Oso de Plata al mejor director
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

ArteKino

Boletín

Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01