Elija su idioma en | es | fr | it

Crítica: Un Lugar Donde Quedarse

email print share on facebook share on twitter share on google+

Viajar para renacer

por 

- Un sorprendente Sean Penn encarna a un rockero en depresión en la nueva demostración de inventiva del italiano Paolo Sorrentino. En competición en Cannes en 2011.

Crítica: Un Lugar Donde Quedarse

La originalidad y el talento que nunca le faltaron al director italiano Paolo Sorrentino han crecido en dirección al sosiego y a la amplitud en la excelente Un Lugar Donde Quedarse [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Paolo Sorrentino
ficha del filme
]
, presentada hoy en competición en el Festival de Cannes. Interpretada de manera magistral por la estrella estadounidense Sean Penn, la cinta, impactante a nivel estético, logra unir la experimentación típica del estilo de Sorrentino con una profunda riqueza temática.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Un Lugar Donde Quedarse combina el retrato de una antigua estrella de rock en depresión y en busca de identidad con una investigación en los Estados Unidos sobre un criminal nazi. El director va mas allá de su fascinación habitual por las figuras atípicas y presenta su punto de vista sobre el ser humano al recorrer un territorio nuevo tanto física (el continente americano) como emocionalmente, sin perder de vista su genio de realizador y la distancia que concede su original humor.

Maquillaje exagerado, cabellos a la Robert Smith, de The Cure, paso de anciano... Cheyenne (Sean Penn) es un hombre destrozado, con un ánimo extraño, que reside en Irlanda, en una enorme y lujosa casa solariega. Vive retirado de la escena desde hace 20 años tras el suicidio de dos de sus admiradores y sin intenciones de regresar. A pesar de una notoriedad intacta que lo irrita, la estrella se arrastra del supermercado a su casa, interesado apenas solamente por la gestión en Bolsa de su fortuna. Depende de su mujer (Frances McDormand), enérgica y cariñosa, pero Cheyenne es un tipo solitario en realidad, que desprende una impresión patética y extraña, de amabilidad ingenua aderezada por bruscos cambios de humor sin sentido.

Sin embargo, algo sucede en su vida: un día, su padre muere de viejo. Después de haber atravesado el Atlántico en barco y haber llegado demasiado tarde, Cheyenne descubre, conmovido, el misterio del pasado de su padre: sobrevivió a los campos de concentración. Desde la adolescencia no tenía ningún contacto con él. Cheyenne, así, decide lanzarse a través de América (de Nueva York a Huntsville, en Utah, pasando por Bad Axe, en Michigan, y por Alamogoroo, en Nuevo México) en busca de un nazi que obsesionó a su padre: una investigación realizada con métodos barrocos que lo llevará a conocerse a sí mismo (karma negativo e inspiración del espíritu americano incluidos), a aceptar el pasado y a salir de una infancia prolongada.

Paolo Sorrentino sorprende a admiradores y detractores adoptando en Un Lugar Donde Quedarse una puesta en escena más pensada, en las antípodas de las piruetas de sus películas anteriores. Esta fluidez que se expande en los grandes espacios norteamericanos está captada magníficamente por la fotografía de Luca Bigazzi, colaborador del director, cuya permanente inventiva se convirtió en una marca de fábrica, a veces desbordante, pero siempre estimulante. La película divierte en ocasiones y no da ningún paso en falso al tratar el delicado tema del Holocausto, abordándolo sin dolor, con ángulos clásicos (raros extractos de cartas con voz en off, diapositivas...) y otros más iconoclastas (el cazador nazi en busca de los millones de dientes de oro y un final muy fuerte que es preferible mantener en secreto). Al lograr renovarse y al trazar su camino en los Estados Unidos con un Sean Penn en la cumbre de su arte para una producción europea en lengua inglesa, el audaz Paolo Sorrentino alcanza una nueva libertad creativa y ofrece al público una obra que gana progresivamente en profundidad al tiempo que se mantiene fiel al excéntrico espíritu del rock and roll.

(Traducción del francés)

galería de fotos

título internacional: This Must Be the Place
título original: This Must Be the Place
país: Italia
ventas en el extranjero: Pathé International
año: 2011
dirección: Paolo Sorrentino
guión: Umberto Contarello, Paolo Sorrentino
reparto: Sean Penn, Eve Hewson, Frances McDormand, Judd Hirsch, Heinz Lieven, Kerry Condon, Olwen Fouere, Simon Delaney

premios/selecciones principales

Cannes 2011 En Concurso
Premio del jurado ecuménico
David di Donatello 2012 Mejor guión
Mejor fotografía
Mejor banda sonora original
Mejor maquillaje
Mejor peluquería
Nastri d'argento 2012 Mejor director
Mejor fotografía
Mejor dirección de arte
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

ArteKino

Boletín

Unwanted_Square_Cineuropa_01