Elija su idioma en | es | fr | it

Crítica: Perder la razón

email print share on facebook share on twitter share on google+

Los horrores de la maternidad

por 

- En su quinto largometraje, el belga Joachim Lafosse prosigue con su exploración de nuestros límites y de las familias rotas.

Crítica: Perder la razón

En su quinto largometraje, Perder la razón [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Joachim Lafosse
ficha del filme
]
, el belga Joachim Lafosse prosigue con su exploración de nuestros límites y de las familias rotas, tras la trilogía sobre la intimidad compuesta por Private Madness, Propiedad privada [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
y Private Lessons [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Jacques-Henri Bronckart
entrevista: Joachim Lafosse
ficha del filme
]
. Su nuevo trabajo ha sido presentado como parte de la sección Un Certain Regard del Festival de Cannes. Se trata de la segunda ocasión en que presenta una película en el certamen francés tras Private Lessons, que se proyectó en la Quincena de los Realizadores en 2008.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Inspirada en la historia real de la belga Genevieve Lhermitte, que mató a sus cinco hijos en 2007, la película, cuyo guión ha sido escrito por Lafosse, Matthieu Reynaert y Thomas Bidegain, ha añadido elementos de ficción (en la película sólo tiene cuatro hijos) y ha cambiado los nombres de los protagonistas, pero utiliza muchos detalles de la historia de Lhermitte. El objetivo de la película es claro: coger al espectador de la mano y llevarle hasta la comprensión (que no la justificación) de los motivos que llevaron a una persona a cometer un acto tan incalificable. La diferencia entre esta película y otras que han tratado un tema parecido reside en la construcción de la narración, que rechaza la idea de que hay una causa particular, sino que se trata de la acumulación de pequeños detalles, que la llevan a perder la cabeza.

Tras un prólogo en el que vemos a la madre Murielle (Emilie Dequenne) postrada en una cama de hospital, pidiendo que “ellos” sean enterrados en Marruecos, seguido de una escena en que cuatro pequeños ataúdes son cargados en un avión, la historia salta hasta el punto en que Murielle y el apuesto joven marroquí Mounir (Tahar Rahim) están en el punto álgido de su atracción, que quizás confunden con amor. Mounir llegó a Bélgica de la mano del mucho más mayor Doctor Pinget (Niels Arestrup), para quien el joven marroquí trabaja como ayudante. La naturaleza de su relación de dependencia mutua no se explica en ningún momento, lo cual puede entenderse porque la historia gira cada vez más en torno a Murielle y a sus intentos de evitar todos los obstáculos de su vida y seguir adelante.

Los cuatro niños de la pareja, nacidos en poco tiempo, empeoran aún más su matrimonio, que en muchos sentidos es una relación a tres, ya que la pareja y sus hijos no sólo viven en la casa de Pinget y depende económicamente de él, sino que Murielle necesita sus prescripciones médicas para tratar su ansiedad y depresión. Nada extraordinario sucede conforme avanza el metraje. Los personajes intentan seguir con sus vidas en medio de esta extraña situación. Pero cada pequeño contratiempo de Murielle es un paso más hacia su acto de locura y Lafosse ilustra excepcionalmente cómo los pequeños detalles pueden crecer hasta convertirse en algo tan grande que resulta imposible contener.

El aspecto visual, del director de fotografía Jean-Francois Hensgens, deja de modo constante algún elemento desenfocado, generalmente en primer plano, a un lado, reflejando la sensación de opresión de Murielle (y el espectador) y su incapacidad de ver toda la imagen: no solo porque está bloqueando las cosas sino porque, además, visualiza el punto ciego en su mente que la hace ir donde ninguna persona cuerda iría.

Rahim y Arestrup, que vuelven a trabajar juntos tras Un profeta [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Jacques Audiard
entrevista: Jacques Audiard y Tahar Ra…
ficha del filme
]
, igualmente co-escrita por Bidegain, ofrecen interpretaciones muy sólidas, pero a nadie escapa que la película se sostiene sobre los hombros de Dequenne. La protagonista de Rosetta no había gozado de un papel tan complejo desde su debut y gran parte de la profundidad de la película emana de los primerísimos planos de su rostro, cada vez más demacrado e inmóvil: un tour de force interpretativo en una película escalofriante.

(Traducción del inglés)

galería de fotos

título internacional: Our Children
título original: A perdre la raison
país: Bélgica, Francia, Luxemburgo, Suiza
ventas en el extranjero: Les Films du Losange
año: 2012
dirección: Joachim Lafosse
guión: Thomas Bidegain, Joachim Lafosse, Matthieu Reynaert
reparto: Émilie Dequenne, Niels Arestrup, Tahar Rahim, Stéphane Bissot, Mounia Raoui, Baya Belal, Nathalie Boutefeu

premios/selecciones principales

Festival de Cannes 2012 Un Certain Regard
Mejor actriz (Emilie Dequenne)
Cabourg Film Festival 2012 
Karlovy Vary Film Festival 2012 
La Rochelle Film Festival 2012 
Paris Cinéma 2012 
New Horizons Film Festival 2012 
Zurich Film Festival 2012 
Hamburg Film Festival 2012 
New York Film Festival 2012 
São Paulo International Film Festival 2012 
Taipei Golden Horse Film Festival 2012 
Göteborg International Film Festival 2013 
Portland International Film Festival 2013 
CPH PIX 2013 
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

EFA

Boletín

Bridging_the_dragon_Home
ArteKino