Elija su idioma en | es | fr | it

Crítica

email print share on facebook share on twitter share on google+

Fuego en el mar se asoma a la puerta de Occidente

por 

- BERLÍN 2016: Gianfranco Rosi, ganador del León de Oro en Venecia con Sacro GRA, ha pasado más de un año en la isla de Lampedusa para rodar su nuevo documental

Crítica

Es fácil recibir tantos aplausos del público de la Berlinale con un documental acerca de un asunto, la inmigración, que está dividiendo en dos Europa. Sin embargo Fuego en el mar [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Gianfranco Rosi
ficha del filme
]
, presentada a concurso en el festival, parece haber encendido corazones y ojos en Berlín debido, sobre todo, a cómo se realizó: sutil, áspero y a la vez de amplio respiro, con la pasión justa para afrontar esta desmesurada tragedia y la distancia necesaria para fijar la mirada sin caer en las trampas de la compasión.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)Cine Iberoamericano Int

Lampedusa, como reza el lacónico y despiadado cartel con que arranca la película, es una isla en mitad de Mediterráneo de apenas 20 kilómetros cuadrados y 6.000 habitantes. Dista 113 km de África y 205 de Sicilia. En 20 años, han intentado desembarcar en sus playas 400.000 inmigrantes. 15.000 murieron en el intento. El director Gianfranco Rosi, ganador del León de Oro en Venecia con Sacro GRA [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Gianfranco Rosi
festival scope
ficha del filme
]
, ha pasado más de un año en esta isla para rodar su nuevo documental.

Fuego en el mar abre con un niño de 12 años llamado Samuele, hijo de pescadores, filmado mientras construye una honda con una rama de pino marítimo que sobresale de un terreno áspero y rocoso. La naturaleza de la isla será un elemento dominante en el film: las rocas puntiagudas sobre el mar, las olas amenazantes sobre un agua purísima y profunda, las imprevisibles borrascas anunciadas por truenos, un cielo azulísimo que se vuelve negro… Tras haber presentado al pequeño protagonista, Rosi nos asesta el primer puñetazo en el estómago y lo hace sin recurrir a imágenes: en la radio de un navío de la Marina italiana un hombre grita “Please please help us, we are sinking!”.

A lo largo de la película, veremos cómo Rosi opta a menudo por mediar entre la mirada y los hechos, dejándonos observar a través de monitores militares, espejos, portillas bañadas con sal incrustada… hasta que en los últimos minutos no nos ahorra una visión totalizadora y dolorosa de muerte en la bodega de una embarcación. En tierra transcurre mientras tanto un plan narrativo paralelo: la anciana tía Maria dicta sus dedicaciones al DJ de una estación radiofónica local; un pescador se sumerge en el agua para pescar erizos y lapas; Maria, la abuela de Samuele, es costurera y le cuenta al nieto viejas historias de mar; los inmigrantes, los que lo consiguieron y se encuentran a la espera, organizan torneos de fútbol: Siria contra Eritrea, porque Somalia y Libia ya cayeron eliminadas… Cualquiera diría que se trata de otro “perfect day”.  Samuele va a la escuela, juega, no entra en ningún momento en contacto con ese mundo de desesperación que le pasa por el lado. Entonces, ¿de dónde viene esta inesperada dificultad para respirar que, de cuando en cuando, lo obliga a ir al médico?

El médico, el doctor Pietro Bartolo, el que lleva veinte años curando las quemaduras químicas producto de los carburantes de los inmigrantes, la deshidratación, el que hace nacer a los niños de las mujeres africanas que acaban de desembarcar, el que a menudo se ve obligado a sepultar a los niños… “Odio hacer las autopsias. He hecho demasiadas. Tengo pesadillas”, confiesa. “Pero es el deber de cualquier hombre ayudar a esta gente”.

Rosi, después de haber descrito los universos cerrados de quienes abandonan los estudios en mitad del desierto americano de Below Sea Level y de los “freaks” de la periferia del Grande Raccordo Anulare de Roma, se ha ido directo al corazón de una gran comunidad fantasma que se asoma en la puerta de Occidente, en el confín más simbólico de Europa. Una película que deben ver estudiantes y eurodiputados.

Donatella Palermo y Gianfranco Rosi producen Fuego en el mar para 21Uno Film y Stemal Entertaiment con Istituto Luce-Cinecittà y con Rai Cinema y en coproducción con Les Films D’Ici y Arte France Cinema.

(Traducción del italiano)

galería de fotos

título internacional: Fire at Sea
título original: Fuocoammare
país: Italia, Francia
ventas en el extranjero: Doc & Film International
año: 2016
dirección: Gianfranco Rosi

premios/selecciones principales

Berlinale 2016
Competición - Oso de Oro a la mejor película
Moscow International Film Festival 2016 
La Rochelle International Film Festival 2016 
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

Boletín

Seneca's Day Lithuania
Home Sweet Home