Elija su idioma en | es | fr | it

Artículo: Radu Mihaileanu - Biografía

email print share on facebook share on twitter share on google+

La identidad en cuestion

por 

- Tentación documental y trabajo de memoria se encuentran en los tres largometrajes del director rumano, una obra marcada por las poderosas temáticas de la memoria, la identidad y el exilio

Artículo: Radu Mihaileanu - Biografía

Radu Mihaileanu nació en Bucarest en 1958 en el seno de una familia judía en la que se habla yiddish. Su padre, Mordechaï Buchman, es comunista y periodista. Al volver de los campos de trabajo nazis, cambiará su nombre por él de Ion Mihaileanu, dándole una irreprochable consonancia rumana. Con ese nuevo patrónimo, escribe la historia de dos jóvenes enamorados combatiendo el régimen fascista en la Rumania del 1940, el guión de Duminica la ora 6, primer largometraje de ese otro director exiliado en Francia, Lucian Pintilie. A partir de 1980, Radu Mihaileana huye él también de su país bajo la dictadura de Ceaucescu. El jóven trabaja en una compañía teatral como actor, dramaturgo y director y prepara desde Bucarest su entrada en la IDHEC. Pasando por Israel, se va a Francia e integra la escuela (hoy FEMIS). Empieza una carrera de asistente del director con Marco Ferreri (I love you ,1986 y Como sono buoni i bianchi, 1988), con el que co-firma el guión de una película producida para la televisión(Le BanquetLes saisons du plaisir, 1988), Fernando Trueba (El Sueño del mono loco, 1990), Nicole Garcia (Un week-end sur deux, 1990) y Edouard Niermans (Le retour de Casanova, 1992). Hasta la escritura y la dirección de Trahir en 1993. En 1998, El tren de la vida, su segundo largometraje le asegura un reconocimiento internacional (nominación en los Oscars en las categorías de mejor guión y mejor actor, premio Fipresci en Venecia, premio del público en Sundance, David di Donatello de la mejor película extranjera).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cuando recibe en Montreal el prestigioso Gran Premio de las Américas para su prmiera película, Mihaileanu lo dedica a sus padres "cuya historia se acerca mucho a esta", la de un escritor disidente, que, para salir de cárcel, hace un pacto con el demonio y debe a sus colaboraciones con el régimen dictatorial en el poder de poder continuar su vida y su arte. Cosntruido acerca de los temas del secreto y de la impostura, Trahir ausculta los desgarros de un individuo atrapado en el torbellino de una historia colectiva.
Con El tren de la vida, la voluntad de documentar la historia se apoya otra vez en Ion Mihaileanu y sus descripciones de pueblos judíos de Europa Central. El tren de la vida cuenta la epopeya de una colectividad que, para escapar a la deportación, se deporta a ella misma. Ese plan extraordinario organizado por Schlomo, el loco del pueblo, lleva a toda la comunidad al secreto y a la disimulación, en un juego de rol en él que las víctimas parodian a sus verdugos. En el último plan de la película, la farsa resulta ser una invención de Schlomo que, frente a la cámara, en un campo de concentracion, se pone a soñar con otra Historia. Radu Mihaileanu lo ha repetido en varias ocasiones : su película es un homenaje a los muertos y a los supervivientes, un acto de resistencia a la cara de los últimos nazis que siguen respirando bajo algún cielo de América del Sur. Trabajo de reparación de una consciencia colectiva, la película, al resucitar la vida de una comunidad, con su cultura y su humor, se hace también trabajo de memoria. Por su mera existencia, el director disfraza de loca ensoñación un mensaje que afirma que el humor, la exuberancia y la cultura judía han sobrevivido, que la exterminación sistemática falló y que la muerte física y psícica no tuvo lugar.

A la manera de Trahir, el tercer largometraje de Radu Mihaileanu extrae de un destino colectivo una trayectoria individual. En exilio de él mismo y de su país, un niño etíope crece con un malentendido que le salva la vida : se le cree judío. Entre desarraígo y traición, secreto e impostura, la búsqueda identitaria de Schlomo es una epopeya de los orígines que presenta paralelismos con la historia colectiva en la que se debe de integrar, la del Estado de Israel. A través de la mirada del niño y su recorrido hacia la edad adulta, Radu Mihaileanu describe a lo largo de la película la multiplicidad cultural, la incertidumbre identitaria y las convulsiones políticas de Israel. Inspirado por un encuentro con un etíope, Va, vis et deviens saca un vez más de las fuentes de la Historia su voluntad de dar testimonio de forma casi documental de una realidad que aplasta al individuo. Por su exilio geográfico, cultural o íntimo, empujados all secreto, a la mentira o a la impostura, desposeídos de su memoria o de su historia, los personajes de Radu Mihaileanu se enfrentan a los sobresaltos de una hisotira que se les escapa y en la que sólo pueden restaurarse por una lucha épica que les lleva a afirmar en un destino colectivo su lugar, su destino y su identidad. A elegirse a ellos mismos, en pocas palabras.


Filmografía de Radu Mihaileanu

2005, Va, vis et deviens
2002, Les Pygmées de Carlo, TV
1998, El tren de la vida
1997, Bonjour Antoine, TV
1993, Trahir
1989, Mensonge d’un clochard
1984, Naissance de Blimp
1983, Happy End, cortometraje
1981, Un Vieux, cortometraje
1980, Les Quatre saisons, cortometraje

(Traducción del francés)

galería de fotos

título internacional: Live and Become
título original: Va, vis et deviens
país: Francia, Italia, Israel, Bélgica
ventas en el extranjero: Playtime
año: 2005
dirección: Radu Mihaileanu
guión: Radu Mihaileanu, Alain-Michel Blanc
reparto: Roschdy Zem, Yaël Abecassis

premios/selecciones principales

Berlinale 2005 Panorama - Audience Award; Label Europa Cinemas; Ecumenical Prize
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

ArteKino

Boletín

Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01