Elija su idioma en | es | fr | it

Crítica: Io sono l'amore

email print share on facebook share on twitter share on google+

Un melodrama a la medida de Tilda Swinton

- Un relato sobre la vida, los valores, la crueldad y la ética de las grandes familias industriales de Italia, acogido favorablemente por público y crítica en Venecia, Toronto, Pusan y Sundance

Crítica: Io sono l'amore

Un melodrama que exalta el punto de vista femenino de Luca Guadagnino, que con Io sono l'amore [+lee también:
tráiler
film focus
ficha del filme
]
ha finalizado un proyecto sobre el cual estaba trabajando desde hace años con Tilda Swinton. Y la película le va a Tilda como un vestido de Fendi (cuyo director creativo Silvia Venturini Fendi coproduce el filme con el cineasta, Mikado y RAI Cinema).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

El director ya había dirigido a la actriz de culto del cine independiente descubierta hace veinte años por Derek Jarman en el insólito The Protagonists, Tilda Swinton - The Love Factory (Venecia, "Nuovi Territori" en 2002),donde la actriz británica expresa sus ideas sobre el cine, la soledad y el amor.

Cine, soledad y amor son los temas centrales también de Io sono l'amore, donde Tilda interpreta a Emma, la esposa de origen ruso del heredero del imperio textil en Milano, Tancredi Recchi (Pippo Delbono). La mujer parece congelada en su papel de componente de una rica familia de la gran burguesía industrial lombarda, cuyos miembros se mueven con desenvoltura entre las habitaciones de la inmensa villa en la atmósfera protegida de una ciudad cubierta por una espesa capa de nieve.

Guadagnino, más atento a la puesta en escena que a la dirección de los actores, conquista al espectador con la elegancia de las imágenes y los amplios y lentos movimientos de la cámara, deteniéndose largamente sobre las escenas cruciales. La fotografía es de Yorick Le Saux, que ha colaborado con François Ozon y Olivier Assayas.

Edoardo (Flavio Parenti), el hijo de Emma y Tancredi introduce en casa Recchi a un amigo, Antonio (Edoardo Gabriellini), un joven cocinero muy alejado del ambiente de la familia Recchi. Emma siente inmediatamente una atracción y se deja conquistar por la simple y esencial energía del joven. Hasta el trágico epílogo, que recuerda el de Herida de Louis Malle.

La referencia más directa parece, sin embargo, Luchino Visconti y el melodrama post-moderno de Todd Haynes, que a su vez recuerda el cine de Douglas Sirk. El realizador muestra toda la fuerza de su cultura cinematográfica, comenzando por los actores. Junto a Tilda Swinton, en el papel del patriarca figura Gabriele Ferzetti, que representa 60 años del cine italiano (de Blasetti a Antonioni y Sergio Leone); Marisa Berenson (tener a una actriz que ha trabajado con Kubrick , Visconti y Bob Fosse es probablemente el sueño de muchos jóvenes directores); Pippo Delbono, uno de los autores y actores teatrales más anti-convencionales del momento en Italia; Alba Rohrwacher, que se está convirtiendo en una verdadera y propia figura de culto con su interpretación más allá de cualquier límite (en efecto su actuación como hija de Emma/Tilda Swinton es muy verosímil).

El guión, al cual han colaborado Barbara Alberti e Ivan Cotroneo, combate la frialdad de las imágenes buscando la empatía necesaria, pero la homosexualidad liberada del personaje de Alba Rohrwacher y la bucólica escena de sexo entre los dos amantes Emma y Antonio podría no ser suficiente a dar al espectador el choque de la sorpresa.

(Traducción del italiano)

galería de fotos

premios/selecciones principales

Venezia 2009 Orizzonti
cinando

Follow us on

facebook twitter youtube vimeo rss

Boletín

ekan
Pavé Masterclass