Elija su idioma en | es | fr | it

Entrevista: Nabil Ben Yadir • Director

email print share on facebook share on twitter share on google+

"Francia no ha sabido aceptar una mano tendida antes de que se transformase en un puño alzado"

por 

- Tras Les Barons, éxito de taquilla en Bélgica tan fulgurante como sorprendente en 2010, Nabil Ben Yadir regresa con The Marchers, una ambiciosa película histórica sobre la marcha por la igualdad y contra el racismo.

Entrevista: Nabil Ben Yadir • Director

Cineuropa: ¿Cómo llegó al proyecto de The Marchers?
Nabil Ben Yadir: Nader Boussandel, actor principal de Les Barons [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
Entrevista con el director y la actriz…
entrevista: Nabil Ben Yadir
ficha del filme
]
, me presentó a mi coguionista, Nadia Lakhdar. Ella guardaba este proyecto en un cajón. Cuando descubrí la historia, de la que conocía no más que una ínfima parte, me embargó la fascinación por el tema, por esa marcha apolítica nacida en la periferia e inspirada en la no violencia de Gandhi…

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cómo se concede uno un poco de libertad narrativa cuando cuenta una historia real?
Nos apoyamos en la gran Historia: las ciudades, la marcha de las antorchas, el regreso a Lyon, la muerte de Habib Grimzi… todas esas imágenes nos remiten a algo real. Sin embargo, al principio, cuando salieron de Marsella, no eran más que 32 y es evidente que no podemos hacer una película con 32 personajes. Así que construimos diez personajes en torno a los cuales tejeríamos pequeñas historias.

Hay temas comunes entre Les Barons y The Marchers.
Ambas abordan la amistad y comparten asuntos subyacentes pero en Les Barons apenas se mueven del sitio, mientras que aquí atraviesan Francia a pie.

El optimismo de la película, o, por lo menos, el de los personajes, contrasta con lo que ha quedado de aquello, 30 años más tarde.
Al final del relato, los protagonistas, llenos de esperanza, van al Eliseo. ¡No podíamos pararnos ahí! Es lo que me dio más ganas de hacer la película: se muestran supercontentos de reunirse con Mitterrand para hacer cambiar las cosas pero, 30 años después, ¿hemos avanzado? Cuando vemos el Frente Nacional, los crímenes racistas, lo que ocurre en 2013… Por todo eso también la película nos sobrepasa, en tanto que director, actor o técnico.

El protagonista se pregunta si en el año 2000 será más de Tony Montana (ndr.: el violento personaje principal de Scarface) que de Gandhi: ¿qué opina usted?
Imagino que cada uno tendrá su propia respuesta, si bien, naturalmente, los Gandhi son ahora una especie rara. Eso encarna el personaje de Lubna Azabal en la cinta: Francia debe aceptar la mano tendida antes de transformarse en un puño en alto, y, en mi opinión, el país no ha sabido aprovechar esta oportunidad. En cualquier caso, también es una cuestión de punto de vista, de humor. Algunos ven con más facilidad una posibilidad de amenaza que una de entendimiento y viceversa.

¿Difiere mucho la situación en Bélgica?
Hay puntos en común, si bien cada país tiene su historia. La relación que mantiene Francia con su propia periferia está muy alejada de la de los barrios populares en Bélgica. Hace años, los jóvenes tenían un mensaje naíf y abstracto; querían una marcha por la igualdad. Querían justamente que se les considerase franceses. Hoy en día, ¿quién se considera belga en esos barrios? ¿quién se molesta en reivindicar su nacionalidad belga? Algunas políticas en este sentido han fracasado.

Uno de los personajes dice: "Francia es mi villorrio". ¿Es concebible escuchar frases como esa hoy en día?
Era 1983. La idea era reinstaurar el orgullo del país al que los jóvenes pertenecían; pero, precisamente al hablar con esos jóvenes del "país en que nacieron", o, peor aún, de su "país de acogida", los relegamos a los márgenes. Eso no se le haría a un francés de origen francés, ¿no? ¿Cómo es que hay una categoría de personas a las que nos permitimos decirles eso? Fuimos a rodar a los suburbios. La apertura de la película transcurre en Clichy-sous-Bois, donde comenzaron los motines de hace algunos años. Me gustaría llevar allí a un turista japonés y decirle que nos hallamos a un cuarto de hora de París. Es alucinante el modo en que se ha abandonado a la periferia. Los jóvenes de la película jamás habían salido de Les Minguettes; uno no consigue salir de esos barrios.

¿Qué proyectos prepara?
Mi próxima película habla de Bélgica, de Flandes y Valonia. Será una cinta en dos lenguas, sobre un padre y un hijo y el separatismo. Un film noir.

galería de fotos

premios/selecciones principales

Magritte du Cinéma 2015Mejor Actriz de reparto (Lubna Azabal), Mejor Montaje
cinando

Follow us on

facebook twitter rss

ArteKino

Boletín

Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01