Thelma (2017)
Nico, 1988 (2017)
The Charmer (2017)
Muchos hijos, un mono y un castillo (2017)
A fábrica de nada (2017)
Out (2017)
Soleil battant (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"Apostar por la sobriedad"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Rune Denstad Langlo • Director

por 

Rune Denstad Langlo • Director

Fue en 2009, toda vez que su talento como documentalista estaba más que probado, cuando Rune Denstad Langlo debutó en la ficción con Nord [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Rune Denstad Langlo
ficha del filme
]
, obra con la que obtuvo, entre otros reconocimientos, un premio en el festival de cine de Tribeca (Nueva York). Su segundo largometraje, Chasing the wind [+lee también:
tráiler
festival scope
ficha del filme
]
(Jag etter vind; literalmente, persiguiendo el viento), apenas estrenado, pone de manifiesto los vínculos de este director noruego con su tierra natal. 

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Qué significa el título?
Rune Denstad Langlo:
Es una frase sacada del Antiguo Testamento, concretamente del Eclesiástico (1.14). “Jag etter vind” es perseguir el viento, la futilidad de nuestras acciones, la inanidad de las empresas humanas. Vanidad de vanidades. A Johannes, el abuelo de mi película, que interpreta Sven-Bertil Taube, un actor y cantante sueco muy conocido en Escandinavia, le encanta citar la biblia y recitar textos alemanes.

Es un abuelo bastante gruñón.
Esa es su manera de protegerse, de luchar contra la pérdida de su esposa. Frente a este duelo y a toda una serie de dolorosos recuerdos, su hija Anna, a quien da vida Marie Blokhus, reaccionará de manera distinta a su vuelta al pueblo natal. Ambos personajes tendrán problemas para entenderse. Las estrategias de supervivencia frente al dolor cambian de una persona a otra y es con los miembros de la propia familia como los que a menudo se comunica peor, seguro que por pudor.

¿Es autobiográfica su película?
Sin lugar a dudas. Aún me acuerdo de la muerte de mi abuelo, de los tres días que pasé solo con mi abuela: fue un periodo doloroso que me inspiró a la hora de escribir el guion; el primero que redacto yo, por cierto. A veces me sentí solo en ese trabajo de elaboración. Hay que decir que siempre recordaba los maravillosos momentos de creación conjunta que viví con el escritor noruego Erlend Loe, guionista de Nord. Eché de menos su humor, su sentido de lo absurdo. También hay humor en Jag etter vind, pero aparece filtrado por la melancolía.

Sus personajes guardan secretos.
Sí, reticencias, silencios… Gran parte de la acción pertenece, de hecho, al pasado, y lo que menos quería era revelar demasiado de golpe. Tuve que frenar, calcular y administrar qué decir en qué momento y cómo manejar el suspense. En el fondo, escribir un guion, estructurar una intriga, se parece un poco a las matemáticas. También quería que la narración tuviera un ritmo propio, que las imágenes hablasen por sí mismas, un poco como en el cine de Bent Hamer. Para ello me ayudó Philip Øgaard, mi director de fotografía, que eligió emplear una cámara digital Arri Alexa. A veces optamos por soluciones radicales, limitándonos, por ejemplo, a un determinado número de tomas, para conseguir una imagen más cuidada. Fue arriesgado, lo sabíamos, porque el margen de elección en la fase de montaje iba a ser mínimo, pero creo que si uno apuesta por la sobriedad, tiene que entregarse a la propia intuición durante el rodaje. Me encanta ponerme límites; es lo mejor que puedo dar a la película. Tendemos a la dispersión cuando disponemos de una materia prima demasiado importante.

¿Dónde rodó la cinta?
Principalmente en la isla de Stokkøya, al norte de Trondheim, cerca de donde vivo. Me gusta rodar en territorio conocido, trabajar en equipo, vivir juntos, como los scouts, sin familia ni amigos, durante dos meses en los que nos dedicamos en cuerpo y alma al proyecto de la película. Los paisajes son hermosos pero traté de evitar ser pintoresco sin motivo. Los lugares, al igual que los objetos, tienen su importancia en la película: a menudo constituyen catalizadores que desencadenan emociones y hacen resurgir recuerdos. 

Boletín

ArteKino
Unwanted_Square_Cineuropa_01

Follow us on

facebook twitter rss