Tarde para la ira (2016)
Orpheline (2016)
Félicité (2017)
Paris La Blanche (2016)
Waldstille (2016)
The Other Side of Hope (2017)
Noces (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“Cada producción te marca unos límites y el reto es aprender a trabajar con ellos”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Claudia Llosa • Directora

por 

- Tras el Oso de Oro por La teta asustada, la directora peruana volvió a competir en la Berlinale con su proyecto más internacional: No llores, vuela

Claudia Llosa  • Directora

La carrera cinematográfica de la peruana Claudia Llosa aún es breve, pero la directora ya se ha convertido en una habitual del Festival de Cine de Berlín. Acaba de regresar por tercera vez con No llores, vuela [+lee también:
tráiler
entrevista: Claudia Llosa
ficha del filme
]
, tras ganar el Oso de Oro con La teta asustada [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
en 2009 y un año después el Teddy Award por su cortometraje Loxoro.  El encuentro de una madre con el hijo al que había abandonado veinte años antes marca esta historia de fortalezas y fragilidades ambientada entre los poderosos paisajes del Círculo Polar Ártico. Se trata de su primera cinta rodada en inglés y producida por España (Wanda Visión, Arcadia Motion Pictures y Manitoba Films), Francia (Noodles Production) y Canadá (Buffalo Gal Pictures).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

 
Cineuropa: En la película queda patente que la localización escogida era extremadamente importante a la hora de ambientar este relato.
Claudia Llosa: Sí que lo era. Buscaba un ambiente hostil y a la vez cargado de belleza para contextualizar las relaciones de la película. Son personajes que forman parte de la vida moderna pero a su vez están alejados de las grandes urbes y del desarrollo tecnológico, en un lugar que en cualquier momento puede quebrarse, como sus vidas. Aunque necesitaba una naturaleza que fuera poderosa, que recordara la fragilidad de los personajes, también buscaba desnudez para que no distrajera en exceso.

Ambos protagonistas, Jennifer Connelly y Cillian Murphy, cuentan con un tipo de belleza poco común, al igual que el paisaje de la película.
Ella me proporcionó esa belleza sugerente, poderosa y a la vez frágil que necesitaba para la película. Él también tiene ese tipo de belleza que desarma y en ocasiones cohíbe. Además la aportación humana de los dos mejoró lo que tenía en mente antes del rodaje.

Es la primera vez que rueda en inglés. ¿Afecta a la producción rodar en una lengua extranjera?
Se me planteó una dinámica interesante, porque a la hora de dirigir comencé a descubrir un proceso de comunicación distinto al que había empleado hasta ahora con mis actores. También me hizo recordar que cada producción, sea más grande o más pequeña, te marca unos límites y que el reto es aprender a trabajar con esos límites, sacar el mejor partido de ellos.

La Berlinale se ha convertido en su gran valedor. ¿Qué tiene este festival que no tengan otros?
A pesar del clima es un certamen realmente cálido. Se diferencia en que es terriblemente abierto en su oferta, con infinidad de secciones paralelas y un punto de vista siempre original. Además cuenta con una perspectiva educativa y formativa que en otros lugares no se encuentra. Está más en contacto con el lado humano de las producciones que presenta, presta mucha atención a los directores y al equipo artístico de las películas.

Lee también

Boletín

Bridging the Dragon

Follow us on

facebook twitter rss

CASI HECHO Home