Une vie (2016)
Western (2017)
The Party (2017)
Que Dios nos perdone (2016)
Out (2017)
El otro lado de la esperanza (2017)
Sage Femme (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“No estamos obligados a sufrir para crear una obra de arte”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Jan Vardøen • Director

por 

- El primer largometraje del polifacético Jan Vardøen, Heart of Lightness, se estrenó en los cines noruegos el 30 de mayo

Jan Vardøen  • Director

Nada hacía pensar que Jan Vardøen acabaría convirtiéndose en cineasta. Reputado restaurador, escritor, músico, cantante, productor, apasionado por los idiomas, de padre británico y de madre noruega… esta polivalencia y su formación inicial como constructor de barcos le dotaron de sentido de la organización, paciencia, perseverancia y gusto por las relaciones humanas: unas cualidades de lo más útil a la hora de hacer una película. Su primer largometraje, Heart of Lightness [+lee también:
tráiler
entrevista: Jan Vardøen
ficha del filme
]
, se estrenó en los cines noruegos el 30 de mayo.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Este primer largometraje suyo lo concibió el año pasado.
Jan Vardøen: Sí, en mayo de 2013 me vinieron las ganas de hacer una película en el archipiélago de Lofoten, al norte de círculo polar, usando como fuente de luz la claridad tan particular de las noches de verano noruegas. La inspiración me vino de Terrence Malick, de la luz que baña su cine. En cuanto al guion, pensé inmediatamente en una obra de Henrik Ibsen, La dama del mar, que se ajustaba muy bien a mis decorados y me gustaba por su contenido positivo.

Su película no tiene este título. ¿Por qué?
Heart of Lightness hace referencia a Heart of Darkness (El corazón de las tinieblas), de Joseph Conrad. El título noruego, Søvnløs i Lofoten, es un guiño a la comedia romántica de Nora Ephron Algo para recordar. Por otra parte, mi película no es teatro filmado: el guion mezcla la intriga de la obra con la historia de algunos actores en plena fase de rodaje y se desarrolla en varios niveles. Seguimos, paralelamente, los destinos de los personajes, un poco como en la cinta de Karel Reisz La mujer del teniente francés: un metafilm, vaya. Eliminamos muchas escenas en el montaje; sin piedad, sin un atisbo de duda si es un bien para la película.

¿Cómo dio con sus actores?
En Londres, cientos de actores se mostraron dispuestos a pasar un mes en Noruega, más aún teniendo en cuenta el poder de seducción del nombre “Ibsen”. Les dejé llevar el peso de los diálogos, so pena incluso de suavizar el texto original de Ibsen. El rodaje duró cinco semanas: cuatro en Noruega y una en Londres. Todo fue en exteriores y en cinemascope para ser justo con los magníficos paisajes; nada de 3D. La fotografía corrió a cargo de Petter Holmern Halvorsen y Patrik Säfström. No soy actor pero también me interpreto a mí mismo en mi película, un poco como Fellini en Ocho y medio. Mi director es perezoso, ignorante y veleidoso.

Supongo que el presupuesto fue cuantioso.
En absoluto. En primer lugar, porque me encargué de varias tareas a la vez: productor, guionista, director, distribuidor... y no me retribuyo. Asimismo, tengo la costumbre de trabajar con medios limitados y me gusta demostrar que, mientras uno se divierte, se puede, si se cree en el proyecto, conciliar grandes ambiciones y un pequeño presupuesto para hacer una película independiente. No estamos obligados a sufrir para crear una obra de arte.

Usted es un autodidacta en materia de cine.
Exactamente. Estoy ávido por conocer cosas nuevas, siento curiosidad por todo. Tengo que decir que algunos colegas han sido generosos conmigo y me han dado consejos fantásticos. Tampoco dudo un instante si puedo ayudar a alguien que me lo pide. Creo en el compartir los conocimientos y en la confianza. Estar bien rodeado es importante.  

¿Tiene nuevos proyectos en mente?
Sí, estoy preparando dos películas. Este estadio de la creación, que implica escritura e inventiva es especialmente emocionante. Me parece que la imagen de Oslo que se proyecta en los cines es muy poco halagadora. Me gustaría que mi próxima película mostrase su belleza en otoño, como Bertolucci rinde homenaje a París en El último tango en París. Mi intención es hacer películas muy diferentes con equipos entusiastas; una por año, como Woody Allen.

(Traducción del francés)

Lee también

Boletín

Film Business Course
Gijon_Home

Follow us on

facebook twitter rss