Tarde para la ira (2016)
Orpheline (2016)
Félicité (2017)
Paris La Blanche (2016)
Waldstille (2016)
The Other Side of Hope (2017)
Noces (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“Una generación en un entorno que se viene abajo”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Syllas Tzoumerkas • Director

por 

- Cineuropa ha entrevistado a Syllas Tzoumerkas, que presentó el estreno mundial de su segundo largometraje, A Blast, en la competición por el Leopardo de Oro del festival de Locarno

Syllas Tzoumerkas  • Director

El segundo largometraje de Syllas Tzoumerkas, A Blast [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Syllas Tzoumerkas
ficha del filme
]
 (leer la crítica) tuvo su estreno mundial en la competición oficial del festival de cine de Locarno. El guionista y director griego habló con Cineuropa sobre los personajes de su película y la conexión de su historia con la situación que atraviesa su país.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Queda claro su interés por la situación sociopolítica de Grecia y cómo queda reflejada en la gente de su edad, así como la manera en que las viejas generaciones han dejado como herencia una deuda que sus descendientes están pagando ahora. La frustración de Maria culmina en rabia e ira pero parece estar lo suficientemente compuesta como para planificar su estallido. Es un personaje complejo en una situación compleja.
Syllas Tzoumerkas:
Lo primero que escribí de la película fue el monólogo de Maria en el grupo de mujeres, cuando se quita la máscara de quien se supone que debía ser, pensaba ser o deseaba ser, y se reinventa. Esto es algo que toda una generación está obligada a hacer en un entorno que se viene abajo, pero creo que lo bonito de Maria es que inusitadamente briosa y descarada. A lo largo de la película, se enfrenta con ella misma, con su familia, su país y su forma de percibir el sexo. Para ello, se mueve a un lugar en el que lo bueno y lo malo, la moral de todo, no es lo que era. Eso, para mí, la convierte en una heroína digna de contemplación y reflexión. Me alegra mucho haber hecho esto con Angeliki Papoulia, una de las personas más valientes que conozco.

El personaje de Yannis también es muy interesante. La forma en que Vassilis Doganis lo interpreta lo hace parecer un tipo genuinamente bueno, pero luego lo vemos ser infiel a Maria, aunque ella parece no enterarse del asunto en ningún momento. ¿Es un personaje que responde a los estereotipos de un marinero?
Aunque sea infiel, sigue siendo majo. En cuanto a los estereotipos, yo tuve que cumplir el servicio militar en Grecia en la marina hace unos años, así que puedo decirte que mucho de lo que se ve es cierto. En cualquier caso, más allá de la diversión, Yannis es un personaje al que le mueve la lujuria en su sentido más luminoso. A medida que pasan los años, esto le hace perder los reflejos y llegar tarde a la cita con aquellos que ama cuando se lo piden. Me gusta mucho su sentido de la individualidad y de la libertad y su antimachismo en un entorno nacional en el que todo acoso estúpido en este sentido no ha dejado de estar de moda en ningún momento. Todas estas características, el hecho de que Yannis resulte casi exótico en relación al entorno de clase media del resto de la película, dificultan mucho a Maria aclararse sobre qué es lo que tiene que hacer.

En su película, la historia y los personajes están conectados orgánicamente con la situación sociopolítica de Grecia. Muchas películas recientes provenientes del país siguen esta tendencia. ¿Qué opina usted del cine griego más moderno? ¿hay algo que usted pueda llamar una moda o una ola? ¿qué sería con exactitud?
Lo que yo hago, principalmente, es incorporar dinámicas sociales en los personajes, porque creo que están interconectados y arraigados entre sí, lo que los vuelve impredecibles. En lo que concierne a la nueva ola de cine griego, es algo que está ahí y contiene una gran diversidad; para mí, lo mejor es que ofrece diferentes interpretaciones de la realidad tanto en lo que respecta a la forma como al contenido, yendo de lo extravagante a lo naturalista, con todos los matices que se encuentran entremedias, y esto es algo vibrante, dinámico y, por supuesto, libre de ataduras.

¿Qué puede decirnos de la producción: cómo se montó la película? Se trata de una coproducción con Alemania y los Países Bajos; usted se encontraba en Nipkow y CineLink. ¿Cuánto tiempo llevó y hasta qué punto fue complicado y caro sacar adelante la cinta?
La película empezó su desarrollo y producción en un periodo muy convulso de la historia del cine griego pero consiguió acabar haciéndose gracias a los esfuerzos de todos los participantes y, sobre todo, de los productores: Maria Drandaki y Titus Kreyenberg, Ellen Havenith y Jeroen Beker. El Greek Film Center también tuvo reflejos y dio pruebas de buena gestión al conseguir estabilizar recientes coproducciones griegas durante un periodo muy difícil para las finanzas de nuestro país. En cualquier caso, ahí está, a pesar de todos los obstáculos increíbles que hemos sorteado a lo largo del camino, desde el repentino cierre de la televisión estatal griega hasta el renovado conservadurismo de algunas instituciones. A pesar de todo, esta es una película que, en comparación con otras, salió adelante muy deprisa y ello me congratula.

(Traducción del inglés)

Lee también

Boletín

Bridging the Dragon

Follow us on

facebook twitter rss

CASI HECHO Home