The Other Side of Hope (2017)
Félicité (2017)
Orpheline (2016)
Tarde para la ira (2016)
Waldstille (2016)
On the Other Side (2016)
Paris La Blanche (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"Echo de menos una lectura emocional a lo que le ocurre a la clase trabajadora británica"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Duane Hopkins • Director

por 

- El director británico Duane Hopkins lleva Bypass al Festival de Londres tras haberla presentado en Venecia, y Cineuropa habla con él

Duane Hopkins  • Director

Las películas de Duane Hopkins aúnan compromiso y cine a partes iguales. Bypass [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Duane Hopkins
entrevista: Samm Haillay
ficha del filme
]
muestra un drama social británico desde un punto de vista inédito. En él cuenta la historia de Tim, un joven perteneciente a la clase obrera del país que lucha por sacar adelante a su hermana menor ante la ausencia de sus padres, al tiempo que intenta evitar el crimen como modo de vida. El Festival de Cine de Londres recupera durante estos días la película en la sección Dare. Hopkins es también fundador junto a Samm Haillay de la productora Third Films, responsable de varios cortometrajes premiados en los festivales de Venecia y Berlín.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Su largometraje de debut, Better Things [+lee también:
crítica
tráiler
ficha del filme
]
, mostraba a un grupo de adolescentes que vivían en entorno repleto de drogas. ¿Por qué decidió incidir en las problemáticas juveniles en Bypass?
Duane Hopkins: La historia de Bypass empezó a interesarme mientras rodaba esa primera película. Pasé mucho tiempo en pequeñas ciudades de Reino Unido, investigando sobre el proyecto y encontré un punto común en muchos de esos jóvenes. Tienen problemas familiares, viven en entornos conflictivos, son inteligentes pero sin la posibilidad de educarse en la escuela y se enfrentan al desempleo. Conocí las experiencias particulares de algunos de ellos y decidí contarlo en un guion. Los periódicos hacen una lectura intelectual de la situación en la que se vive en muchas zonas del país, pero nunca se muestra la realidad emocional de esas personas. Y es lo que quería aportar a través de los personajes de Bypass.

La película plantea muchas preguntas e intenta no cerrarse a respuestas. Pero sí parece importante mostrar algo de esperanza en la historia…
Sí, absolutamente. Es importante tener en cuenta que muchas de esas personas, en distintas circunstancias, estarían extremadamente bien preparadas para aportar algo positivo a la sociedad. Debemos intentar no demonizar a aquellos que viven al otro lado de la ley, de igual modo que no debemos demonizar al Estado, porque en muchos casos lo hace lo mejor que puede.

El personaje de Tim, interpretado por George MacKay, es un chico que se encuentra en el entorno equivocado. Su personalidad es opuesta a la realidad en la que vive. El actor que lo interpretara tenía que tener características muy específicas.
Fue difícil dar con el actor adecuado. Conocí a George en el proceso de casting, no había visto sus trabajos anteriores. Apenas tenía 20 años y en seguida vi en él una honestidad fuera de lo común. A pesar de su edad proyectaba una imagen respetable, con un gran sentido de moralidad. Con el paso del tiempo parte de su forma de ser se aplicó al personaje.

Parece muy comprometido con las historias que muestra en pantalla. ¿Ocurre de igual modo cuando desempeña la labor de productor?
Se puede decir que parte de nuestra línea de trabajo en Third Films es la de generar debate en torno a algunos temas específicos. Pero, aunque hay compromiso, como director sé lo importante que es que el productor ofrezca libertad creativa. Cuando quiero hacer una película a mi manera, la escribo y dirijo.

Bypass se mostró en el Festival de Venecia a través de Internet para todo el planeta en la sección Sala Web. ¿Estaría de acuerdo si la distribución cinematográfica se trasladara al mundo digital?
No creo que se pueda sustituir lo que se siente al vivir esa experiencia común que es ver una película en una sala a oscuras. Por fortuna esa tradición queda bien preservada en los festivales de cine, algo que no va a morir. Hay que asumir que buena parte del cine que consumimos nos llega en una pantalla de ordenador o tableta electrónica. Es ya una realidad. En definitiva, lo realmente importante es que las películas sean vistas.

Lee también

Boletín

Bridging the Dragon

Follow us on

facebook twitter rss

CASI HECHO Home