Tarde para la ira (2016)
Orpheline (2016)
Félicité (2017)
Paris La Blanche (2016)
Waldstille (2016)
The Other Side of Hope (2017)
Noces (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

Un mercado más dinámico que nunca gracias a los nuevos dispositivos (II)

email print share on facebook share on twitter share on google+

Bruno Zambardino • Profesor de economía y gestión de medios de comunicación y artísticos

por 

- Cineuropa se reunió con Bruno Zambardino, profesor de economía y organización de medios de comunicación y artísticos en la universidad La Sapienza de Roma

Bruno Zambardino  • Profesor de economía y gestión de medios de comunicación y artísticos

La revolución transmedia que estamos viviendo conlleva un acceso de contenidos audiovisuales que está redefiniendo los modelos de consumo. De ello hablamos con Bruno Zambardino, que desde hace diez años enseña economía y organización de medios de comunicación y artísticos en la universidad La Sapienza de Roma y hace pocos meses ha publicado el libro Dal possesso all’accesso - L’industria audiovisiva ai tempi dello streaming.

Cineuropa: En este momento se habla mucho de la llegada de Netflix. ¿Cuáles son los actores principales del mercado europeo de la producción y la distribución de contenidos audiovisuales y por qué luchan exactamente?
Bruno Zambardino:
 Los OTT, activos en todas y cada una de las fases del audiovisual, desde la producción hasta la distribución de contenidos, obligan a los operadores tradicionales a reposicionarse, en especial a las empresas de telecomunicaciones y a las televisiones. Al ver que después de años de dominio de mercado, sus posiciones quedan en entredicho, éstas están obligadas a remodelar sus modelos de negocio (especialmente desde el punto de vista de la oferta de pago) con una perspectiva multimedia y flexible.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

En lo particular, Netflix es quien marca la pauta. La expansión de Netflix en Europa está llenando la cabeza de no pocos broadcasters, que, anticipándose a los movimientos, se apresuran en reparar las cosas. Así han nacido ofertas como NowTV de Bskyb en el Reino Unido (lanzada en marzo de 2014 también en Italia bajo el nombre Sky Online) o el servicio OTT Infinity de Mediaset en Italia. Son ofertas cuya fuerza radica en su extrema flexibilidad, en su bajo coste y en la ausencia de obligaciones contractuales.

A nivel europeo, el Observatorio europeo del audiovisual ha contado unos 2.500 servicios on-demand activos, la mayor parte de los cuales son catch-up tv, además de los 500 dedicados exclusivamente al cine y menos de un centenar al TVod, para una facturación total que en 2012 giraba en torno a los mil millones de euros, gracias sobre todo a la vivacidad y el dinamismo de países como el Reino Unido, Francia y Alemania.

Gran Bretaña puede presumir de una gran cantidad de suscripciones: 4,4 millones de abonados a Netflix y 1,2 millones a Amazon Prime. El principal operador por satélite, Sky, ya dio vida a su propio servicio autónomo, Now TV, en 2012. Esta área, sin embargo, ha experimentado asimismo el boom del la oferta multiplataforma por conexión a Internet, con British Telecom y Sky compitiendo cada vez con más poderío por los derechos de contenidos clave como el deporte. Por si fuera poco, los servicios de IPTV británicos, bien arraigados a estas alturas, ofrecen también una variedad de contenidos on-demand. Aunque ahora está atravesando un momento de crisis, la precoz apertura de plataformas transaccionales como Blinkbox ha contribuido sin duda a la construcción del liderazgo europeo en el sector del on-demand; así como la de set-top box “sin etiqueta” como FilmFlex, capaces de combinar la oferta digital de varios temas, como HMV, Virgin Media y la empresa de telefonía móvil EE.

Francia, por su parte, ha visto el arranque de la versión online del primer operador de televisión de pago, CanalPlay, con gran antelación: en 2011. En Alemania, el mercado del on-demand, antes de la llegada de Netflix, ya había conocido un primer desarrollo guiado por los colosos mediáticos locales, en especial ProSiebeSat.1 y su servicio SVOD Maxdome. También Vivendi está presente en el país con la plataforma Watchever.

España es un mercado OTT cuyo valor se estima en 56 millones de euros, donde destacan servicios ya longevos como Wuaki TV, controlada por el grupo japonés Rakuten, o como el spin-off on-demand del Canal+ español, Yomvi.

En Italia, además de la propia Netflix, en lo que respecta a los abonos, el desafío principal tendrá lugar con los servicios “stand alone” a cargo de titulares de la televisión de pago, esto es, Mediaset y Sky, activos respectivamente desde finales de 2013 y primera mitad de 2014, con costes y condiciones de acceso competitivos con respecto a las ofertas del gigante californiano. Infinity de Mediaset se encuentra ahora mismo en promoción, a menos de 5 euros al mes (la mitad respecto al precio de lanzamiento) o incluso gratis para clientes Premium y nuevos abonados a los servicios de telefonía e Internet de Vodafone y Tiscali.

Sky Online ha simplificado la composición de su oferta proponiendo un precio único, de unos 10 euros, para todos sus paquetes de cine, televisión y eventos deportivos aislados de especial interés. Tampoco hemos de olvidar la plataforma Timvision (antigua Cubovision), una de las primerísimas ofertas de SVOD de nuestro país, que Telecom Italia sigue proponiendo junto con nuevas asociaciones con Netflix y con las televisiones de pago.

Para las televisiones que se abrieron a Internet, se trata de un desafío que no carece de riesgos: tendrán que competir en un mercado que supera las fronteras nacionales con el propósito de conquistar un nuevo pedazo del mercado digital, sin que, al mismo tiempo, pierdan terreno en el número de abonados de los paquetes de pago, que podrían sentirse atraídos por ofertas más económicas y menos comprometidas en el abanico de la red.

Lee la segunda parte de la entrevista aquí.

(Traducción del italiano)

Boletín

Bridging the Dragon

Follow us on

facebook twitter rss

CASI HECHO Home