Un minuto de gloria (2016)
The Party (2017)
Que Dios nos perdone (2016)
El otro lado de la esperanza (2017)
Sage Femme (2017)
Une vie (2016)
Out (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

Aunque constituyen un desarrollo, es preciso dirigir y regular los cambios

email print share on facebook share on twitter share on google+

Andrea Occhipinti • Distribuidor

por 

- Cineuropa se ha reunido con Andrea Occhipinti, fundador de la primera distribuidora independiente italiana, Lucky Red, y ganador del premio Eurimages a la coproducción europea en los EFA

Andrea Occhipinti  • Distribuidor

Andrea Occhipinti es el fundador de Lucky Red, la primera distribuidora cinematográfica independiente italiana y encargada de haber llevado a Italia a autores como Lars von Trier, los Dardenne, Alejandro Amenábar, Michael Haneke, Ang Lee o Wong Kar Wai. Desde octubre de 2013, Occhipinti preside la sección de distribuidores de la ANICA. El pasado mes de noviembre, logró el premio Eurimages a la coproducción europea, recogido en Berlín el 12 de diciembre durante la ceremonia de entrega de los últimos premios del cine europeo (EFA, por sus siglas en inglés).

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

 

Cineuropa: La industria de los medios de comunicación está experimentando un cambio de época. La consagración de los new media, la digitalización y la convergencia de mercados está poniendo en tela de juicio al cine y a la televisión y cambiando los productos tanto a nivel económico como narrativo.
Andrea Occhipinti:
Cambian y se multiplican las modalidades narrativas, aumentan las series web, con formatos mucho más breves de lo habitual. Ya desde hace algunos años, en el imaginario y en el consumo del público más joven, la serie televisiva es el formato preponderante. Existe la posibilidad de desarrollar una historia y unos personajes a través de una serie y a lo largo de varias temporadas. Los críos ven cine y ven muchas series y el medio principal para ello es Internet; sin embargo, una cosa no excluye la otra porque muchos espectadores se prestan a más de una modalidad de consumo. Está todo muy fragmentado y las opciones de producción son muy variadas en términos de tiempos de realización, calidad y presupuesto. Hay cosas sofisticadas y costosas y cosas hechas en casa. Es fascinante porque las posibilidades productivas se multiplican pero al mismo tiempo resulta confuso porque todo está aún por definir. Es preciso dirigir y regular los cambios, así como encontrar un equilibrio entre todas estas formas. Hay un problema de cronología, un problema para nosotros, los operadores, a la hora de optimizar la dinámica del consumo y la valorización del producto.

 

¿Este cambio y esta fragmentación de la oferta se traduce en un crecimiento de la industria?
La explotación a través del VOD no representa todavía un valor fuerte, en general. Se trata aún de algo casi marginal, algo que está creciendo. Ya veremos qué efecto tiene Netflix, si el vídeo a la carta se valorizará o si un nuevo operador agita un mercado de por sí un tanto cristalizado. También lo digo por lo que toca a la valorización de los derechos sobre productos que pueden resultar invisibles. Hay que contar con el absurdo que es la piratería: una modalidad paralela, transversal, sin reglas ni ventanas de explotación, que condiciona hoy y condicionará mañana los hábitos de los usuarios. Por una parte, existe una oferta ilegal que, desde luego, precede al estreno en los cines; por otra, ya tenemos casos de películas más pequeñas que se estrenan a pequeña escala en cines y acto seguido pasan a otros canales de explotación. Esto ya ocurre en otros países y, de hecho, también en Italia, de forma incipiente. Aquí, en algunos casos, se acortan las ventanas. Por ejemplo, La gran belleza [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Paolo Sorrentino
festival scope
ficha del filme
]
se saltó la ventana de la televisión de pago y apareció en los canales gratuitos apenas ocho meses después de su estreno, cuando normalmente esto sucede al cabo de 24 meses.

 

La digitalización de los cines permite ofrecer contenidos alternativos como conciertos o documentales sobre arte.
Los contenidos especiales tienen cada vez más público. Los eventos en los cines aumentan año tras año; no todos son de calidad y no todos gozan de la promoción adecuada pero inciden crecientemente en la taquilla. Tienen la ventaja de poder programarse en momentos en que tradicionalmente la sala se encuentra en situación de debilidad, como los primeros días de la semana, y consiguen seducir a un público que no suele caracterizarse por su cinefilia pero que se interesa por la ópera, por la visita de un museo, por la animación japonesa o por un concierto de rock. Todo esto ha ganado peso en la programación y es un valor añadido tanto a nivel de distribución como para los cines.

 

La producción cinematográfica europea se las ve y se las desea para circular fuera de sus países de origen. ¿Qué hace la industria italiana para ayudar a las coproducciones y a la distribución transnacional?
La producción italiana, que goza de una buena cuota de mercado pero que desgraciadamente está disminuyendo, la forman el cine de autor y las comedias. Nosotros nos esforzamos, en especial desde este último año, en internacionalizar nuestro cine. El estímulo viene del ministerio de cultura, del de economía y de las realidades locales. Se han puesto en marcha numerosas iniciativas; por ejemplo, el Lazio Cinema International, un fondo que pone 10 millones de euros de fondos europeos a disposición de las empresas que quieran realizar coproducciones internacionales. El MIA, el mercado que se celebra durante el festival de Roma, se ha creado para facilitar las relaciones de las producciones italianas con las extranjeras. Se ha creado un fondo, a la manera de los ya existentes en Francia y Alemania, para contribuir en la distribución de cine italiano en el extranjero. En definitiva, estamos trabajando para que algo ahora mismo tan fundamental como las relaciones con nuevos socios, en particular europeos, se faciliten y se fortalezcan de manera que puedan circular películas nuestras con características apropiadas para otros países.

 

(Traducción del italiano)

Boletín

Emilia Romagna_site ES
Odessa site
Film Business Course

Follow us on

facebook twitter rss