The Nile Hilton Incident (2017)
The Party (2017)
Que Dios nos perdone (2016)
El otro lado de la esperanza (2017)
Verano 1993 (2017)
Tom of Finland (2017)
Barrage (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"Paul Laverty me lleva a temas insospechados"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Icíar Bollaín • Directora

por 

- Tras dos films rodados lejos de la geografía europea, como También la lluvia y Katmandú, un espejo en el cielo, la cineasta madrileña recorre nuestro continente con El olivo

Icíar Bollaín  • Directora

Icíar Bollaín ha vuelto, tras También la lluvia [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Icíar Bollaín
ficha del filme
]
 (localizada en Bolivia) a rodar un guión de su pareja, Paul Laverty, quien se fascinó con una noticia ocurrida en el sur de España: ése fue el germen de esta road-movie y cuento titulado El olivo [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Icíar Bollaín
ficha del filme
]
, rodada/producida entre España y Alemania.

Cineuropa: ¿Por qué precisamente un olivo es el centro de tu película y no una encina o un algarrobo?
Icíar Bollaín: Porque se basa en un hecho real, en una noticia que leyó Paul: hace unos años se arrancaron en España miles de olivos para usarlos en decoración, que se enviaban a toda Europa y hasta a China. Hubo un grupo de agricultores en Castellón que se unió para exigir una ley que los protegiera y se paró así el expolio. La noticia se llamaba El viaje del abuelo, y contaba la historia de uno de esos olivos que viajaba hacia el norte de Europa, y a él le fascinó, porque vio una metáfora de muchas cosas: lo que representa este árbol para la cuenca mediterránea, los muchos años que tiene (es patrimonio, un trozo de historia) y también la idea de cosificarlos: ese concepto consumista de "como yo tengo dinero, me planto un olivo milenario en el jardín". Pero… ¿qué pasa con la gente mayor que los cuidaba? Fuimos a ver los árboles y nos quedamos impresionados, porque son como esculturas; Paul habló con la gente y fue construyendo el guión.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Hicisteis un "casting de árboles" para elegir al emigrante?
La directora de arte vio cientos de ellos y me enseñó unos sesenta, y el que aparece en pantalla fue el que más nos llamó la atención: era impresionante, con ocho metros de diámetro; aparte, debía tener una cierta altura, para que diera vértigo cuando un personaje se sube en él: tiene seis metros de alto. Les han pasado tantas cosas a estos olivos en su larga vida, que a unos les faltan ramas y a otros parte del tronco, pero el que elegimos estaba completo. Y, mirando desde un ángulo concreto, vimos que tenía como una cara: el guión decía que tenía la de un dragón, algo que íbamos a construirle con escayola, pero finalmente no hizo falta.

En la película hablas de cosas importantes desde la sencillez: ¿menos es más?
Todo eso estaba en el guión, que tiene una apariencia sencilla, de fábula, pero luego, a distintos niveles, habla de muchas cosas. Tenía que tener ese tono, porque es una "marcianada" lo que les pasa a los personajes. Lograr eso era fundamental, para que fuera creíble. También lo trabajé con el músico, que fuera real pero tuviera algo de cuento: "Erase una vez una adolescente macarra, un abuelo y un olivo…".

¿Qué te ha dicho el público joven del film?
La gente joven se identifica mucho con la relación de Alma, la protagonista, y su abuelo: cuando realizaba el casting con los actores, les preguntaba por sus relaciones con los abuelos y todos las tenían porque, incluso mis hijos, pertenecen a una generación que se ha pasado mucho tiempo con los mayores. Esa relación es muy bonita: Paul me lleva a lugares donde yo sola no iría, pues yo no habría hecho una historia sobre un árbol ni sobre la relación abuelo-nieta.

¿Rodar en Europa ha sido más fácil que hacerlo en Bolivia o Nepal, como sucedió en tus anteriores films?
Al ser en casa ha resultado más fácil: un placer. Y el rodaje en el pueblo fue una gozada: ya había tenido una experiencia similar con Flores de otro mundo, porque la gente se vuelca; hay actores que son del pueblo y algunas ideas te las aporta la gente. Las otras películas, que exigen el esfuerzo de irte a otro país, son muy ricas, pero se agradece estar en tus términos y tu lengua.

¿Cómo elegiste a la actriz protagonista, Anna Castillo?
Hice un casting abierto: vi a chicas más conocidas y menos, con experiencia y sin ella. Buscaba a alguien que debía tener mucho carisma. Y Anna tiene juventud y además experiencia teatral: habla claro y posee dominio de la escena. Me sorprendió desde que la vi, porque no te cansas de mirarla, no te aburres, es interesante y comunica. Puede ser dura y dulce, incluso a veces caer mal, pero tiene mucho poderío.

Lee también

Boletín

Gijon_Home
Odessa site
Film Business Course

Follow us on

facebook twitter rss