Une saison en France (2017)
Mademoiselle Paradis (2017)
Thelma (2017)
A Ciambra (2017)
On Body and Soul (2017)
The Nile Hilton Incident (2017)
Razzia (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“Una separación deja una herida profunda en nuestra vida”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Ayhan Salar • Director

por 

- Cineuropa habló con Ayhan Salar, coguionista, codirector, coproductor y director de fotografía de Verge, sobre su primer largometraje, que filmó con Erkan Tahhuşoğlu

Ayhan Salar  • Director

El cineasta turco Ayhan Salar pasó la mayor parte de su vida en Alemania, donde estudió ciencias sociales, filosofía y dirección de cine en la universidad de Bremen antes de empezar a trabajar como fotógrafo y cineasta. En 1990, fundó una productora independiente llamada Salarfilm. Verge [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Ayhan Salar
ficha del filme
]
es su primer largometraje, realizado conjuntamente con Erkan Tahhuşoğlu. En él ha trabajado como coguionista, codirector, coproductor y director de fotografía. Ahora, ya trabaja en su siguiente proyecto, Yar, como guionista, director, productor y director de fotografía. Cineuropa estuvo con él con motivo del estreno de Verge en el festival internacional de cine de Karlovy Vary para hablar de cómo se hizo esta ópera prima y qué elecciones clave motivaron su resultado final.

Cineuropa: ¿Qué les llevó a trabajar en una ópera prima conjunta?
Ayhan Salar: Pasó mientras trabajábamos conjuntamente en el guion. Llegó un momento en que vimos que no teníamos otra opción sino trabajar juntos hasta el final. Provenimos de lugares distintos, tenemos visiones distintas y caminos diferentes como artistas, pero fue la decisión correcta en lo que concierne a Verge.

¿Cuál fue su primer impulso para la historia de Verge?
Nada nos duele más profundamente que separarnos de alguien a quien queremos, ya sea por motivo de la muerte o por una partida. ¿Qué ocurre si no somos capaces de soportar semejante pérdida? La separación nos deja heridas profundas en nuestras vidas.

La estructura de la película se erige en una cierta dualidad, subrayada con frecuentes tomas de espejos. ¿A qué se debe esta dualidad? ¿Cuáles serían los otros motivos cruciales de la narración?
El pasado siempre está presente en el ahora. A veces, lo llevamos como una mochila, tanto para lo bueno como para lo malo, porque significa que nunca estamos solos. Eso definió nuestro enfoque. Somos copias genéticas y emocionales de nuestros padres y también acarreamos fragmentos de nuestros antecesores fallecidos. Tenemos todas esas voces en nuestro interior y tal vez en ocasiones tratan de decirnos algo del pasado y viceversa. Todo esto puede ser un espejo de nuestra existencia.

Como tengo formación en artes visuales, hubo un aspecto que me impactó de inmediato cuando empezamos a trabajar en la historia Erkan Tahhuşoğlu y yo. Se trataba de algo que se repetía mucho en la pintura: una mujer en la ventana. Dalí, Caspar David Friedrich, Vermeer y muchos otros hicieron cuadros estupendos con este motivo: mujeres de todo estracto social mirando a través de una ventana. Estas pinturas europeas antiguas se hicieron en tiempos en que las mujeres, mayormente, se quedaban en casa y miraban hacia el exterior, escondiendo con frecuencia lo que miraban o buscaban exactamente. Sin embargo, la pérdida, la esperanza y la tristeza siempre se perciben claramente, ora bajo luces rutilantes, ora en la oscuridad.

Antes de que empezáramos a trabajar en Verge, sólo me percataba de la perspectiva exterior. Cuando caminaba por las calles o iba en coche, las mujeres que miraban a través de las ventanas captaban mi atención: mujeres que veían la vida a su alrededor o a sus hijos o que buscaban a alguien o lo esperaban. Esta imagen es común, sobre todo en países del sur. Si miras lo suficientemente cerca, puedes ver más. A veces, uno siente soledad, felicidad, ansiedad y tristeza. ¿Pero qué hay de la enfermedad o los problemas psicológicos? Encontramos retratos planos pero emotivos y ganamos en precisión si nos ponemos a mirar a través de los ojos de las mujeres de las ventanas.

Verge también aborda temas como el aislamiento y la obsesión. ¿Es esto una metáfora de Turquía? ¿Podría verse Verge como una alegoría del país, a la luz de los acontecimientos recientes?
Desde luego, la atmósfera de un país siempre tiene cierto impacto en el trabajo de los artistas. Nosotros rodamos la película en Antakya, una ciudad de la frontera turca con Siria, donde viven principalmente personas de minorías árabes. La guerra en Siria siempre la tenemos presente, aunque en este caso no se trata de una película sociopolítica. Nuestra intención era centrarnos en el lado psicológico. En Oriente Medio, los seres humanos se entregan mayoritariamente al concepto de destino pero una separación es un terremoto emocional tan profundo que nuestra alma se ve expuesta a un gran dolor. A veces, uno no quiere admitir la separación de un ser querido. Este aspecto era primordial. Los temas psicológicos se tratan de forma bastante trivial en el cine turco contemporáneo.

(Traducción del inglés)

Lee también

Boletín

Toronto Report
Jihlava
Focal Production Value

Follow us on

facebook twitter rss