En attendant les hirondelles (2017)
Western (2017)
Jupiter's Moon (2017)
El autor (2017)
Khibula (2017)
M (2017)
Thelma (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

"Dejar de ser hijos y empezar a ser padres"

email print share on facebook share on twitter share on google+

Fabio Mollo • Director

por 

- El director calabrés Fabio Mollo estrena en Italia (el 9 de marzo) su segunda película, Il padre d’Italia, una road movie sobre el futuro, la paternidad, el amor y sus barreras

Fabio Mollo  • Director

Con su ópera prima, Il Sud è niente [+lee también:
crítica
tráiler
festival scope
ficha del filme
]
(2013), Fabio Mollo fue seleccionado en los festivales de Toronto, Roma (Premio Taodue) y Berlín y nominado a los Globos de Oro italianos. A sus 36 años, el director calabrés regresa ahora directamente a los cines (italianos, a partir del 9 de marzo) con Il padre d’Italia [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Fabio Mollo
ficha del filme
]
. La cinta tiene como protagonistas a Isabella Ragonese y Luca Marinelli, que encarnan a una mujer embarazada que no quiere tener hijos y a un homosexual que sueña con ser padre, lanzados ambos en un viaje alocado desde el norte hasta el sur de Italia.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: Una vez más, el sur de Italia goza de un papel preponderante. ¿Hay algún vínculo entre su segundo largometraje y su ópera prima, Il Sud è niente?
Fabio Mollo: En realidad, son dos mundos muy distintos: Il Sud è niente es una película de atmósfera, robada a la realidad, con una Miriam Karlkvist que nunca antes había actuado. Il padre d’Italia está construida, a su vez, sobre los diálogos y la puesta en escena de los personajes. La imaginé desde un principio como una película con dos grandes actores y con una grama que fuera más poderosa que la atmósfera. Ambos nacen, sin embargo, de una fuerte urgencia: la de contribuir al retrato de una generación, de una sociedad y del momento cultural que estamos viviendo. En Il Sud è niente, aparece el tema de la omertà social, que se convierte en una omertà privada; aquí, el tema es el de dos treintañeros que tienen miedo de ser padres, por razones distintas.

También lo físico recorre su cine.
Me gusta el cine físico. En Il padre d’Italia, el cuerpo es muy importante, Isabella y Luca aparecen a menudo desnudos; sin embargo, cuando están vestidos, su relato físico es esencial, como lo era el cuerpo de Grazia en Il Sud è niente. Me gusta el cine hecho de carne, hueso y sangre. Aunque hay muchos diálogos, quería que Il padre d’Italia mantuviera este aspecto carnal.

¿Qué tipo de paternidad quería reflejar?

Para mí era importante presentar una generación en el momento en que uno deja de ser hijo y empieza a convertirse en padre, a pesar de los problemas y la precariedad, tanto económica como emotiva. Paolo y Mia son precarios de maneras distintas. Paolo vive apartado; Mia, al contrario, es una explosión de vitalidad, y Paolo se deja llevar en un viaje que lo lleva a enfrentarse con la paternidad, un tema que había descartado porque lo consideraba contra natura, debido a su homosexualidad. 

¿Por qué optó por darle la forma de una road movie?
El carácter on the road era importante porque veo las historias de amor como un viaje. Ésta es una intensa historia de amor entre dos personajes que se encuentran en un momento muy delicado para ellos: un amor que poco tiene que ver con la sexualidad, que supera barreras. Atravesamos Italia tanto en lo geográfico como en lo emotivo y social. A medida que nos acercamos al sur, los personajes se desnudan, no sólo porque hace calor sino también porque se liberan de una coraza y se entregan a la vida; sobre todo, Paolo. 

Una de las decisiones más sugerentes es la de rodar en el orfanato. ¿Cómo concibió el asunto?
Desde el principio, imaginamos que Paolo haría este viaje con Mia como si fuera un viaje hacia su propia infancia. Descubrimos en la película que ha transcurrido la infancia en un orfanato y yo consideraba importante que, una vez allí, la película tuviese un giro casi onírico. Cuando entra en aquel orfanato es como si entrara en su pasado, como si se reencontrase consigo mismo. Rodamos la escena en un orfanato de verdad de Turín, lo que ayudó a estructurarla.

¿Qué referencias manejó para su película?
Pensé en esta película como un "Gianni Amelio se reúne con Xavier Dolan", sin olvidar Una jornada particular, de Ettore Scola. Todos ellos son autores para mí muy importantes, gozan de un look contemporáneo y me gusta intentar crear una mezcla entre el cine italiano y el cine europeo. En la escritura, rememoramos mucho Niños robados, mientras que para la dirección pensamos en Dolan. La música está muy presente; hay un mundo estilizado aunque pobre, porque Mia es una chica de la calle, por mucho que se vista como si siempre se fuera a bailar. La dirección de Dolan también está al servicio de los actores y es como yo lo imaginaba desde el principio para este film. Con Luca e Isabella dimos vida a Mia y Paolo escena a escena. Cada paso emotivo se discutía, se vivía y se cambiaba si era necesario. 

A propósito de la música, ¿qué tipo de investigación llevó a cabo?
Mia es una cantante y queríamos que ella misma diera cuenta de su mundo musical. Buscamos hasta la saciedad para dar con las canciones justas tanto para la historia como para el retrato generacional. Las dos interpretaciones cantadas enriquecieron la peli: Luca en versión Loredana Berté en dos momentos íntimos y la versión de los Smiths cantada en directo por Isabella. Mia, por lo demás, es como si fuera la Berté a ojos de Paolo: una cantante transgresora. En la banda sonora, hay un recuerdo de los 80 que nos apetecía poner en escena visualmente, con los colores y los trajes. También hay mucha música electrónica. 

¿Cuáles son las próximas etapas de la cinta?
Espero que se vea en el extranjero; en este sentido, los festivales son una buena oportunidad. En este caso, de todos modos, me alegra estrenarla primero en Italia. Respecto a Il Sud è niente, que hizo muchos festivales y pocos cines, querría que esta película fuese vista lo más posible y que lograra emocionar al público más amplio posible porque un tema de este tipo contado de esta manera y con dos actores de esta talla debe compartirse y hasta debatirse. 

(Traducción del italiano)

Lee también

Boletín

Bosphorus
Bridging_the_dragon_Home
Les Arcs call

Follow us on

facebook twitter rss