Un minuto de gloria (2016)
One Step Behind the Seraphim (2017)
A fábrica de nada (2017)
Mademoiselle Paradis (2017)
A Ciambra (2017)
On Body and Soul (2017)
The Nile Hilton Incident (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“Existe una demanda aún mayor de películas europeas de calidad”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Cristiano Bortone • Director

por 

- Cineuropa ha entrevistado al director italiano Cristiano Bortone, cuyo largometraje Caffè ha sido seleccionado en el Festival de Beijing, sobre el mercado chino

Cristiano Bortone  • Director

La película Caffè [+lee también:
tráiler
entrevista: Cristiano Bortone
entrevista: Cristiano Bortone
ficha del filme
]
, una coproducción ítalo-chino-belga, del cineasta italiano Cristiano Bortone ha sido seleccionada en el Festival Internacional de Cine Beijing (16-23 abril). Hemos hablado con él sobre el mercado chino.

Cineuropa: Has dirigido tu primera coproducción italiana con China. ¿Cómo conseguiste tener éxito en este proyecto?
Cristiano Bortone: China es un territorio nuevo, nadie sabe exactamente cuáles son las reglas todavía. Como hemos podido ver, incluso las colaboraciones entre China y Hollywood pueden ser un camino lleno de baches. Nuestras diferencias culturales son mayores de lo que se cree, y el idioma es solo una de ellas. Así que, una de las cosas más importantes es ser muy paciente y comprensivo, intentar aceptar que las cosas pueden ser distintas de lo que nosotros pensamos que es razonable. El objetivo es llegar a un entendimiento, a un compromiso admisible para ambas partes. Diría que hacer una película (o lo que sea, de hecho) en China implica dominar el arte de la negociación. Esto puede convertirse en un desafío para la faceta artística, o puede abrir nuevas perspectivas. Depende del modo en que lo mires.

Hay algo que tengo claro: como no existen reglas, hay que inventarlas conforme avanzamos. Con Caffè, por ejemplo, exploramos la estructura de una historia con muchas capas. Una de ellas es completamente china, incluidos el idioma, el reparto y los decorados. Esperamos que este elemento atraiga al público chino más que una cinta completamente extranjera. Sin embargo, existen muchas más posibilidades cuando se trata de realizar cine juntos. Solo hay que ser abierto de mente y explorarlas.

¿Qué significa para ti tu selección en el Festival de Beijing?
Caffè se estrenará en cines en China a finales de mayo, por lo que su presencia en Beijing ayudará a que el distribuidor nacional promocione la película, no solo como una cinta extranjera, sino como una producción con un gancho nacional. Para los medios de comunicación chinos, ver a sus actores junto a un director europeo pisando la alfombra roja, dando entrevistas y siendo fotografiados, genera mucho interés. China es un país inmenso, de modo que la publicidad creada por un gran espectáculo, más que cualquier otra cosa, es esencial para tener visibilidad.

¿Cómo crees que los productores europeos pueden incrementar el número de coproducciones en China?
Antes que nada, tenemos que “entender”. Como europeos, conocemos principalmente nuestro ambiente profesional: las personas, los procedimientos, si se trata de contenido, financiación o promoción, pero nuestra gran experiencia nos hace creer instintivamente que este es “el” sistema. Sin embargo, si queremos acercarnos a China, primero debemos aceptar que lo que damos por sentado aquí, allí puede no ser válido. De algún modo, debemos cambiar nuestros códigos y estar preparados para comenzar de cero. Además, debemos darnos cuenta de que en China conocen mejor nuestro mundo que nosotros el suyo. Algunos de nosotros todavía tienen una noción muy romántica de lo que es China, y otros incluso se niegan a afrontar cómo es el país en realidad. Creo que ambos enfoques son erróneos. El entendimiento es la primera fase para hacer frente a determinada realidad. Por ejemplo, debemos ser conscientes de que la mayor parte del público del país es muy joven y busca películas bastante comerciales, pero también de que el rápido crecimiento de su sociedad está creando una demanda aún mayor de películas de calidad. Esta necesidad de entenderse mutuamente y de crear un vínculo entre nuestras comunidades cinematográficas es la razón por la que creamos la asociación chino-europea Bridging the Dragon, y el entusiasmo al respecto muestra que esta necesidad es cada vez más relevante en la industria.

¿Crees que es necesario coproducir con un colaborador chino para conseguir distribución allí?
Las películas extranjeras pueden distribuirse en China, pero existe un cupo anual de importaciones de películas reservado a las películas de estudio muy comerciales. En los últimos años, el cupo ha aumentado ligeramente, pero todavía hay restricciones para la distribución libre. Una cinta coproducida oficialmente se considerará una coproducción nacional china y por tanto se estrenará sin contar en el cupo. El inconveniente de esto es que deberá cumplir todos los criterios de las coproducciones, entre ellos la verificación del contenido por parte de los organismos de censura. Sin embargo, aparte de estos trámites, creo que la ventaja fundamental de iniciar una colaboración con un socio chino es la posibilidad de desarrollar una película que sea adecuada para ese mercado. Realizar una película con China debería significar estar interesado en llevar una historia a un público enormemente potencial. Esperar que China sea una fuente de financiación para nuestras películas europeas acaba en decepción, porque a los inversores chinos les interesa, en primer lugar y ante todo, su mercado, pero también es en definitiva un punto de vista con poca visión de futuro.

(Traducción del inglés)

Lee también

Boletín

Jihlava
San Sebastián Full
Focal Production Value

Follow us on

facebook twitter rss