Spoor (2017)
Laissez bronzer les cadavres (2017)
The Square (2017)
Handia (2017)
I Am Not a Witch (2017)
Valley of Shadows (2017)
Beauty and the Dogs (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

”Filmar en Los Ángeles es otro mundo”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Fabrice du Welz • Director

por 

- Cineuropa estuvo con el belga Fabrice du Welz, que regresa a la palestra con la producción estadounidense Message from the King, proyectada en el festival de cine fantástico de Bruselas

Fabrice du Welz • Director

Al cabo de dos “pequeñas” películas belgas rodadas en su país (su primer y su segundo largometrajes, titulados Calvaire [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
 y Alleluia [+lee también:
crítica
tráiler
making of
film focus
entrevista: Fabrice Du Welz
ficha del filme
]
), una experiencia dantesca en el otro rincón del mundo (Vinyan [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, rodada en la jungla tailandesa) y una pesadilla francesa (Colt 45 [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
), Fabrice du Welz regresa a escena con Message from the King [+lee también:
tráiler
entrevista: Fabrice du Welz
ficha del filme
]
, una película de género puro y duro rodada durante unas semanas en Los Ángeles con productores independientes y con Chadwick Boseman, la Pantera Negra de Marvel, como cabeza de cartel. Estuvimos con él con motivo de la presentación de la cinta en el festival internacional de cine fantástico de Bruselas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Cineuropa: ¿Cómo llegó usted a este proyecto?
Fabrice du Welz:
Hace mucho tiempo que se me acercaron los americanos, principalmente para hacer remakes de películas de terror, cosa que siempre he rechazado. Hace algunos años, David Lancaster, que era productor delegado en Bold Films (Drive, Whiplash, Nightcrawler), me propuso un proyecto un tanto particular pero que no se hizo, más que nada porque David dejó Bold para convertirse en productor ejecutivo de diferentes grupos. Así, heredó este guión, tras el que también estaba mi agente, William Morris. Había que rodar rápido porque el actor principal del proyecto, Chadwick Boseman, tenía que quedar libre después para hacer de la Pantera Negra de Marvel. Todo se hizo con una precipitación de locos. Leí el guion, vi a Chadwick, nos entendimos muy bien y me instalé allí con urgencia. Todar una película independiente en Los Ángeles no es sencillo y hay que darse cuenta rápido de que aquello es otro mundo. 

¿Por qué esta aventura americana?
Mi oficio es el de cineasta y me gusta el riesgo. Si tengo la ocasión de partir… Puede ser frustrante, sobre todo aquí durante la posproducción, donde no tenía control de ningún tipo. En Estados Unidos, el reino de los directores se limita al rodaje. Allí sí pude elegir todo yo. Pero después… La Director’s Guild of America permite a los directores diez semanas de montaje, es el famoso Director’s Cut. Después de eso, los productores vienen a ver el montaje y deciden si el director puede seguir. Siempre son los productores quienes tienen la última palabra. Yo no me arrugué porque quería llevar esta película lo más cerca posible a mi visión. Quería una obra sin efectos especiales, a la altura del hombre, en una ciudad, Los Ángeles, venenosa, y acabé logrando imponer los 35 mm. Hay que tomar la película por lo que es: un verdadero pulp, con arquetipos y, espero, un toque adicional.

Usted representa Los Ángeles de manera bastante orgánica.
En todas mis películas, los entornos aparecen tratados como auténticos antagonistas. Por mucho que haya un anclaje en el realismo, hay que ir hacia una abstracción cinematográfica. Los Ángeles es una ciudad donde lo peor y lo mejor están en contacto permanente y, para mí, era esencial dar ese olor, hacer con ello una sensación. Me inspiré en cine de los años 70 con la ciudad, que adoro, como transfondo: Hardcore: un mundo oculto, de Paul Schrader, obras de James Ellroy, Chester Himes o Elmore Leonard… Creo que el cine que no envejece es aquel en el que la relación con la fotografía es lo más justa posible, gracias a esta abstracción artística. Los tres grandes ejes son el decorado, los actores y la luz. Las películas que envejecen mal son aquellas que no logran esta simbiosis, sacrificando uno de los aspectos, generalmente los decorados o la luz.

Netflix ha comprado la película, que se estrenará en Francia, pero ¿qué hay de los demás territorios?

La cartografía del cine mundial está cambiando con Netflix. Por supuesto, yo ruedo mi película en 35 mm, soy profundamente cinéfilo y sueño con ver mi película en cines pero va a haber que acompañar los cambios. Estoy convencido de que en diez años sólo una película de cada diez se verá en cines. Será el fin de la dictadura de sus propietarios y de los distribuidores. Los estudios empezarán a contratar a los directores no para una sino para varias películas. Creo que Netflix ha entendido que tenía que animar la creatividad y eso puede suponer para los creadores la oportunidad de retomar el control de Hollywood.

¿Podría hablarnos de su próximo proyecto, Adoration?
Es una película muy pequeña y muy modesta. Si se da una alineación de planetas, rodaremos este verano. Cuenta la historia de un niño de 11 años que vive con su madre en una especie de casa para gente acomodada con problemas psicológicos. Su madre se encarga de todo en este condominio. Un día, llega una niña de 15 o 16 años que tiene la belleza del diablo y que constituye todo un enigma para él, pues es esquizofrénica. Él caerá perdidamente enamorado, perderá la razón y se dejará llevar por ella hacia un extraño viaje. Ahora trabajamos en el casting de los críos. Benoît Poelvoorde encarnará a un personaje pequeño pero fundamental en este tercer acto.

(Traducción del francés)

Lee también

Boletín

Warsaw
EPI Distribution
LIM

Follow us on

facebook twitter rss