La enfermedad del domingo (2018)
Lemonade (2018)
Nico, 1988 (2017)
Arrhythmia (2017)
Disappearance (2016)
Custodia compartida (2017)
9 dedos (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

email print share on facebook share on twitter share on google+

Tommaso Mottola, Gørild Mauseth • Director y actriz/productora

“Un viaje por el teatro, el cine, la literatura y Rusia”

por 

- El director italiano Tommaso Mottola y la actriz y productora noruega Gørild Mauseth presentaron el estreno internacional de su apasionante docuficción Karenina & I en el 13° Biografilm de Bolonia

Tommaso Mottola, Gørild Mauseth • Director y actriz/productora
(© Gianluca Iarlori / Biografilm)

“Un viaje de cinco años por la obsesión de una mujer y actriz. Un viaje por el teatro, el cine, la literatura y Rusia y también una película sobre la familia”. Con estas palabras, el director italiano Tommaso Mottola presentó al público del 13° Biografilm de Bolonia, que se está celebrando estos días, entre el 9 y el 19 de junio, su apasionante docu-fiction Karenina & I [+lee también:
tráiler
entrevista: Tommaso Mottola, Gørild Ma…
ficha del filme
]
. En ella, persigue a su mujer, la actriz noruega Gørild Mauseth (asimismo productora del film), en su viaje a Rusia siguiendo el rastro de Anna Karenina para prepararse para un desafío gigante: interpretar a la heroína de Tolstoi en Vladivostok, en una lengua totalmente desconocida para ella como lo es el ruso. Hablamos con ellos con motivo del estreno internacional de la cinta en Bolonia.

Cineuropa: ¿Cómo nació la idea de este largo viaje por Rusia?
Tommaso Mottola: En 2012, Gørild llevó a escena Anna Karenina en 52 ciudades de Noruega. La directora del teatro le había dicho: tienes un hijo y no puedes dejarlo en casa, así que no quiero otra Karenina más allá de la del escenario. Así que la seguí con nuestro hijo, hice de Karenin, manteniendo los pies de la familia en tierra. A mí también me sirvió para mucho: vi la función unas 30 o 40 veces en una lengua misteriosa, tuve una experiencia casi física, vi y digerí todos los movimientos sobre el escenario de los actores. Tiempo después, fui a Rusia por trabajo y Gørild me acompañó. Al cabo de unos pocos días, le pidieron que llevar a Karenina allí, en ruso. Aquello la desbocó: quería hacerlo absolutamente y aprender el idioma. Se me ocurrió que era el momento de aprovechar la ocasión y hacer un viaje en tren: 11.000 kilómetros a través de Rusia, un mes de viaje, hasta Vladivostok. Quería que ella visitara los lugares de Tolstoi y contactamos con más personas de las que podíamos encontrar para conocer el país.
Gørild Mauseth: Uno de los retos era olvidar Noruega, mi lengua, mi cultura, olvidarme de Europa y sumergirme en Rusia de manera abierta. Financiamos la película etapa por etapa, gracias al crowdfunding; dispusimos de 42 días para recaudar 62.000 euros.

La ulterior implicación de Liam Neeson en el proyecto debió de ayudar. ¿Cómo lo convencieron?
T.M.: Ya casi habíamos cerrado la película pero Gørildhabía guardado una montaña de material y frases en las que había trabajado, así que pensamos que necesitábamos la voz de Tolstoi. Llamamos a Liam en principio porque pensaba que podría ayudarnos con dinero para cerrar el film.
G.M.: Él me respondió que no podía meter dinero pero que podía contribuir con el voicing. Lo divertido del asunto es que empezamos a vernos, yo en tanto que productora (“soy bueno con el voicing, ¿sabes? Piénsalo”). Cuando volví a casa, tomé el libro y leí las frases que había imaginado con mi voz, descubrí que eran suyas. Así podíamos llevar la película a otro nivel, a una lengua universal, el inglés. Y eso le dije: “querría que hicieras de Tolstoi”, y él aceptó con entusiasmo. Entendió que era una película que hablaba de nuestro hermoso oficio, lleno de sacrificios y estudio. Como no podíamos pagarle lo que merecía, le propuse invertir en mi película, convirtiéndose en productor asociado. Naturalmente, con el nombre de Neeson, surgió un gran interés por el film [ndr.: después la financiaron North Norwegian Film Center, Film Fund Nord, Norwegian Film Institute, SNN1, la Grieg Foundation, la región Lacio…].

En la película destaca un gran trabajo de montaje. ¿Cómo fue esa labor?
T.M.: Al principio quería hacer una road movie, lo que habría sido más fácil: una actriz va de un lugar a otro con una empresa difícil que llevar a cabo. Me sometí a todo lo que ocurría, Gørildestaba 18 horas al día con el micrófono encima. Después, sin embargo, hallé el modo de rodar también en el teatro, durante los dos meses de ensayos en Vladivostok. Contamos con un grandísimo montador, Michal Leszczylowski, encargado de Fucking Amal y otras películas potentísimas y colaborador de autores como Tarkovski, Liv Ullmann y Bergman, además de obras de teatro. Montamos y desmontamos de manera que llegáramos a un encuentro entre las dos mujeres. Mi propósito era asimismo dar a entender la historia de Anna Karenina a quien no la había leído y dar la oportunidad de seguir la función. Por último, estaba la circularidad, el abrir y cerrar sobre la nieve: creé el impacto con el espectador. Estás viendo un documental pero no sabes si lo es realmente. Fue difícil combinar realidad y ficción pero tenía que hacerlo porque Tolstoi es ficción y el trabajo del actor es ficción, así que no tuve miedo.

Karenina & I ya se ha estrenado en Noruega. Después del Biografilm, ¿cuáles serán las próximas etapas?
G.M.: En Noruega se estrenó hace dos meses en 60 cines. Repetimos el modelo de la gira: viajamos con la copia para mantener un diálogo con el público y hablar de la actualidad de esta historia: en la actualidad, hay 150 funciones de Anna Karenina en todo el mundo.
T.M.: Ahora haremos una gira por Rusia. Inglaterra también está muy interesada. Espero traerlo a Italia a finales de año.

(Traducción del italiano)

Lee también

Boletín

VisionsDuReel_Home
Let's CEE
Finale Plzen

Follow us on

facebook twitter rss