En cuerpo y alma (2017)
The Square (2017)
Loving Vincent (2016)
A fábrica de nada (2017)
Soleil battant (2017)
Beauty and the Dogs (2017)
Out (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

“No hay otra industria en Europa que se sienta tan unida como nosotros”

email print share on facebook share on twitter share on google+

Marion Döring • Directora, Academia de Cine Europeo

por 

- Marion Döring, directora de la Academia de Cine Europeo, habla de lo que han conseguido los European Film Awards antes de su 30º aniversario, que se celebrará el 9 de diciembre en Berlín

Marion Döring • Directora, Academia de Cine Europeo

Marion Döring, directora de la Academia de Cine Europeo, habla de lo que han conseguido los European Film Awards en la víspera de su 30º aniversario, que se celebrará el 9 de diciembre en Berlín (ver la noticia).

Cineuropa: ¿Cuál crees que es el mayor logro que han conseguido los European Film Awards en sus 30 años de historia?
Marion Döring:
Cuando se presentaron por primera vez en noviembre de 1988 en Berlín, en un continente todavía dividido, las preguntas más frecuentes fueron: ¿Por qué necesitamos un premio para el cine europeo? o ¿Existe realmente el cine europeo? Actualmente, ya no nos hacen estas preguntas y nos lo tomamos como una señal positiva de que los European Film Awards contribuyen al entendimiento común de que el cine europeo existe y de que necesitamos una ceremonia anual que celebre y promocione junto al público las películas y logros del cine europeo. Aunque ha sido un proceso largo que todavía no ha terminado y que quizás nunca termine, la percepción del cine europeo y de los European Film Awards ha cambiado radicalmente.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

¿Cómo ha evolucionado el cine europeo desde el primer premio a Mejor Película (No matarás, 1988) al último (Toni Erdmann [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
Q&A: Maren Ade
ficha del filme
]
, 2016)?
En 1988, el cine europeo tenía una presencia muy pobre en las pantallas. Por eso, un grupo de directores se reunió en la suite de un hotel de Berlín antes de la primera ceremonia de los European Film Awards y decidió fundar la Academia de Cine Europeo. Hacer películas en Europa a finales de los años ochenta podía suponer una batalla en solitario y la Academia de Cine Europeo se convirtió en un refugio donde los directores del este y del oeste podían reunirse e intercambiar experiencias e ideas. La coproducción apenas tenía presencia en la agenda europea, Eurimages acababa de empezar. Además, la necesidad de proyectar las películas fuera de sus fronteras llevó a la creación de la European Film Distribution Office (EFDO), que más tarde se convirtió en European Film Promotion. Y la comisión Europea creó el programa MEDIA. En la actualidad, sería impensable no formar parte de esta gran red europea. Nos sentimos miembros naturales, la cooperación sin fronteras se ha convertido en nuestra vida cotidiana. No creo que haya otra industria o comunidad en Europa que se sienta tan conectada y unida como nosotros.  

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrentan los European Film Awards para unificar los diferentes lenguajes, culturas…?
Mi percepción es que la situación ha mejorado mucho con los años. Nuestras culturas e industrias cinematográficas pueden ser diferentes pero nuestra amplia experiencia en cooperación nos ha ayudado a comprendernos mejor los unos a los otros y a interesarnos con empatía por lo que está ocurriendo en otros países. Nos hemos convertido en ciudadanos del universo cinematográfico europeo y compartimos varios avances culturales, políticos y sociales. También nos hemos acostumbrado a nuestro encantador inglés chapurreado. Lo adoptamos como lengua de trabajo de la industria cinematográfica europea y, aunque lo hablemos con acentos divertidos, somos capaces de comunicarnos. Sin embargo, en los European Film Awards nos encanta que los premiados digan unas palabras en su lengua materna ante de empezar a hablar en inglés. Siempre es bonito escuchar diferentes lenguas pero también es bueno entenderse mediante una lengua común y no sentirse como en una gran conferencia, con los auriculares puestos y escuchando la voz de los intérpretes en lugar de la versión original, que es mucho más auténtica y personal.  

Los premios son el reflejo de los gustos de los miembros de la academia pero no sólo eso, ya que también recurrís a profesionales del cine para que te ayuden a seleccionar las películas nominadas. ¿Cómo funciona exactamente?
Cuando nos encontremos en Berlín el sábado 9 de diciembre para celebrar la 30ª edición de los European Film Awards, las películas y los premiados habrán pasado por un proceso complejo de selección y nominación. Este proceso se ha desarrollado a lo largo de los años e intenta reunir la diversidad de nuestras culturas e industrias cinematográficas. Se ha fundamentado en la experiencia de profesionales del cine de varios sectores. Empieza con la Feature Film Selection, donde los 20 países con más miembros votan 20 películas, mientras que la dirección de los European Film Awards (EFA), apoyada por un grupo de expertos que incluye a críticos y directores y programadores de festivales, votan los 30 largometrajes restantes. Los miembros de los EFA son quienes votan a los nominados en las categorías de película, director, guionista, actor y actriz, mientras que en otras categorías (como largometraje de animación, descubrimiento y comedia) trabajamos con comités de nominación cuyos miembros pueden pertenecer a los EFA o ser expertos procedentes de otras asociaciones como Cartoon o FIPRESCI. Los ganadores de los Excellence Awards son elegidos por un jurado de siete miembros compuesto por representantes de cada profesión. Por último, la diversidad geográfica es un deber: no se repiten nacionalidades en ningún jurado o comité. 

¿Es lógico que se compare el rol de la Academia de Cine Europeo con la Academia de Estados Unidos cuando ambos contextos son totalmente diferentes? ¿Los European Film Awards quieren imitar el despliegue de medios de la ceremonia de los Oscars?
¡Claro que somos diferentes! ¡Y definitivamente no somos nosotros los que nos comparamos la Academia de Cine Europeocon la Academia de Estados Unidos! Hemos insistido desde el primer día en que son universos diferentes pero por alguna razón algunos medios, incluso a día de hoy, se refieren a nosotros como “los Oscars europeos”. Afortunadamente, esto ocurre cada vez menos y demuestra que algunos lo han comprendido. Creo que en muchos casos la comparación se hace por pereza o falta de reflexión. Cuando dices “Oscars europeos” todo el mundo entiende que se trata de una ceremonia de entrega de premios, con independencia de qué o a quién se premia. Desde el punto de vista del público, “Oscar” significa glamour y a veces se utiliza de forma incorrecta en otros contextos. Es muy divertido ver cuántas industrias, lejos del glamour y de la fama, tienen sus propios “Oscar” o “paseos de la fama”. Con los años, hemos desarrollado nuestra propia fórmula para la ceremonia, que está más cerca de la dimensión humana de una gran reunión familiar del cine europeo que del glamour. Muchos directores jóvenes y nominados que asisten a nuestra ceremonia por primera vez nos comentan que les sorprende el carácter relajado y modesto de los European Film Awards. 

(Traducción del inglés por Carolina Benítez)

Boletín

ArteKino
Les Arcs call
Unwanted_Square_Cineuropa_01

Follow us on

facebook twitter rss