Beauty and the Dogs (2017)
En cuorpo y alma (2017)
Handia (2017)
Valley of Shadows (2017)
Laissez bronzer les cadavres (2017)
I Am Not a Witch (2017)
The Square (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

PELÍCULAS Suiza

email print share on facebook share on twitter share on google+

Thule Tuvalu: dos lugares marítimos opuestos bajo el mismo peligro

por 

- Thlule Tuvalu, La ganadora del premio a la mejor película suiza en el último festival internacional de cine Visions du réel celebrado en Nyon nos hace reflexionar sobre un tema terriblemente actual: el calentamiento global y sus desastrosas consecuencias

Thule Tuvalu: dos lugares marítimos opuestos bajo el mismo peligro

Aunque para muchos este problema no parece existir más que en las cabezas de los científicos y expertos, para otros, como, por ejemplo, los habitantes de Thule y de Tuvalu, el calentamiento global se ha convertido ya en un monstruo del todo real con el que ya es fatalmente necesario lidiar.

Siguiendo el hilo conductor de esta última edición de Visions du réel, es justamente el amor lato sensu la piedra de toque del último film de Matthias von Gunten: el amor por la propia tierra, por sus tradiciones y su cultura, es la única razón que lleva a los protagonistas de Thule Tuvalu a luchar día tras día contra los caprichos de una naturaleza que respetan profundamente pero que cada vez les cuesta más comprender.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

A primera vista, nada parece vincular dos lugares geográficos tan lejanos entre sí: uno se encuentra enclavado en el extremo norte de Groenlandia, rodeado de hielo y animales casi mitológicos como los narvales, con su apariencia de unicornio polar; el otro es un limbo de tierra bañado por el sol abrasador de la Polinesia, perdido en lo ancho del océano Pacífico. Sin embargo, y a pesar de la distancia que los separa, Thule y Tuvalu están unidos por un problema común: el calentamiento global que pende sobre sus cabezas como una espada de Damocles.

Aunque en lo concreto sea precisamente este imparable fenómeno natural el que una sus destinos, nos damos cuenta, a medida que avanza la película, que las similitudes entre estos dos lugares son más numerosas de lo que podría parecer en un principio. Aunque difieren los métodos para procurarse alimento (en el norte, los cazadores reinan con sus armas sobre el hielo, mientras que en el sur son las canoas y las cañas las que dominan el terreno), el mar es, para ambas poblaciones, la fuente principal de sustento: un pozo milagroso que antes era un amigo benévolo y ahora se está transformando en un adversario temible. Para estos dos pueblos centenarios, cuya existencia se basa desde siempre en rituales cotidianos de sintonía con la naturaleza, el derretimiento de los glaciares y el consiguiente aumento del nivel del mar conlleva la pérdida de sus propias identidades.

Ya entre los frágiles glaciares de Groenlandia, ya en las orillas cada vez más delicadas del Pacífico, la mirada de von Gunten participa concretamente en la vida de los habitantes. Gracias a un montaje paralelo inteligentemente equilibrado, navegamos desde el extremo norte al profundo sur sin apenas darnos cuenta, en un viaje espectacular que nos abre progresivamente los ojos sobre la ola de robo provocada por los excesos de nuestra sociedad consumista. Thule Tuvalu nos impulsa a experimentar, a la vez que los protagonistas, el impacto que estos cambios climáticos tienen sobre ellos, sobre su manera de concebir la vida. Día tras día, en un ir y venir incesante entre el norte y el sur, observamos cómo los habitantes de estas tierras luchan constantemente por mantener separadas su esperanza y su rabia, la confianza y la resignación, para poder salir adelante con una existencia que ya viven conscientes de su precariedad.

La narración de Thule Tuvalu se desarrolla alrededor de las vidas y los testimonios de estos dos pueblos (ninguna voz en off la dirige), que llevan, muy a su pesar, el peso del mundo sobre sus hombros. Los cambios de la naturaleza se leen tan profundamente en sus ojos, en su piel, en su interior, que los convierte casi en barómetros humanos. Tanto en Thule como en Tuvalu, este equilibrio precario, el presagio de un final posible, se asume, se escruta, se escucha con una atención y una precisión casi científica. El rumor casi imperceptible de los hielos quebrándose, la respiración de los agónicos narvales, las olas que aparecen a posteriori en la playa, asumen una dimensión casi profética. El trabajo de sonido de Valentino Vignati se vuelve protagonista a todos los efectos de una aventura tan espantosa como inevitable.

Accent Films International es la agencia de ventas de Thule Tuvalu.

(Traducción del italiano)

Warsaw
EPI Distribution
LIM
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss