Después de nosotros (2016)
Belle dormant (2016)
Miséricorde (2016)
The Commune (2016)
Lady Macbeth (2016)
Crudo (2016)
The Fixer (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

CANNES 2014 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

Mr. Turner coloca al pintor dentro de sus cuadros

por 

- CANNES 2014: El biopic coproducido por Gran Bretaña, Francia y Alemania convierte a Mike Leigh en el primer líder de la competición por la Palma de Oro

Mr. Turner coloca al pintor dentro de sus cuadros

El cineasta británico Mike Leigh (Palma de Oro por Secretos y mentiras en 1996) vuelve a la Croisette para presentar en la competición oficial su biopic Mr. Turner [+lee también:
tráiler
film focus
entrevista: Mike Leigh
ficha del filme
]
, que sigue los últimos años del ilustre pintor J.M.W Turner, fallecido en 1851. El artista, reconocido en vida, miembro apreciado aunque indisciplinado de la Royal Academy of Arts, vive rodeado de su padre, que es también su asistente, y de su devota gobernante. Frecuenta la aristocracia, visita los burdeles y alimenta su inspiración con sus numerosos viajes, que le revelarán  su pasión por el mar y que lo harán uno de los pintores de escenas marinas más importantes de la historia. Tras la muerte de su padre, profundamente afectado, Turner se aísla y su vida cambia una vez más cuando se encuentra a Mrs. Booth, la propietaria de una pensión familiar en la costa. Turner mantiene su aislamiento artístico, a medida que quita formalidades a su arte en los cuadros que le reportan las burlas de la comunidad. Antes que vendérselos a un rico mecenas, el hombre preferirá abandonar el oficio, incluso renegar de sus obras como había hecho con sus propios hijos...

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Desde el primer plano de una Holanda pictórica, deslizándose hacia el pintor en pleno trabajo y rodeado de sus elementos, Mike Leigh y su director de fotografía, Dick Pope, colocan al pintor dentro de sus propios cuadros, para lo que es suficiente un travelling. Este elocuente movimiento es una constante en la película, y un regalo para la vista. Es también un método hábil de sensibilizar al profano y familiarizarlo con la obra del artista y su impacto en la historia del arte y de las corrientes de la época. La película presenta al hombre (encarnado por un excelente Timothy Spall) como una versión porcina de Chester Copperpot (o The Penguin) en el Batman Returns de Tim Burton. Aunque curtido en el lenguaje pulido de la aristocracia, Turner se expresa sobre todo con una pintura instintiva y animal, y con gruñidos dignos de una bestia salvaje. Copula como pinta, y en el amor (más allá del conmovedor afecto que siente por su padre) no consigue superar su estado atrofiado por no ejercitarlo, ni hacia sus hijos, ni siquiera hacia su arte, que se antojan sus dos fuentes de sufrimientos interiorizados y reprimidos (como todo lo demás) en sus guturales gruñidos. A Leigh no le falta sentido del humor y ternura en el retrato de su protagonista. Compara el pintor a un cerdo, cuando su padre afeita la cabeza del animal muerto antes de hacer lo mismo con la de su hijo, que, por otra parte, se ahogará de reírse al escucharlo chillar. La escena no es nunca ofensiva. En el esplendor de sus pinturas se opone una tendencia que no se dirige con decisión a la belleza plástica de los cuerpos y cada personaje es una caricatura a menudo grotesca, generalmente manierista, de una aristocracia envejecida servida por una clase pobre y desorganizada.

Porque al presentar al hombre (a veces lúbrico, a veces esotérico, y cercano a una locura iluminada propia de los artistas), nos da las claves de su obra y una época. Mr. Turner es una película lograda, particularmente bien escrita y dirigida, que dispone de una ejecución impecable. El reparto escasea en colaboradores habituales del cineasta (también guionista), que deberá ser otra vez elogiado por su dirección de actores. En la música, una sólida selección hecha de orquestaciones que alzan la calidad de la película, y, sobre todo, un memorable canto que le otorga a la voz de Timothy Spall toques de la de Tom Waits. La comparación no es fortuita, el artista americano es sin duda a la música lo mismo que la gárgola es al estilo gótico y lo mismo que Turner es a la dinastía de los grandes maestros de la pintura.

(Traducción del francés)

Lee también

courgette oscar shortlist
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss

suspi_2016_web300x250