Valley of Shadows (2017)
En cuorpo y alma (2017)
The Line de Peter Bebjak
Tierra de Dios (2017)
Absence of Closeness (2017)
Handia (2017)
I Am Not a Witch (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

EDITORIAL

email print share on facebook share on twitter share on google+

El nuevo cine está en la televisión

por 

- Argumentos y personajes complejos: las series son el nuevo cine. Están adelantando a las clásicas sitcom en la franja previa a los informativos. Y, mientras que el mercado estadounidense lidera la carrera, el europeo lo sigue de cerca, sabiendo proponer temas de lo más interesante

El nuevo cine está en la televisión
Gomorra, de Sky Italia

Un campo inmenso en un desierto americano. Sol abrasador. Dos grupos se enfrentan. Los coches los han dejado no muy lejos. Los hombres empuñan armas. Es una escena similar a la de un western, que hace presagiar un epílogo violento. Corte. Estamos a los pies de un imponente macizo en Nueva Zelanda; la cámara recorre la superficie de un lago cristalino y se detiene frente a un grupo de hombres reunidos en la orilla; también estos parecen unas bestias, no transmiten seguridad precisamente. Las dos escenas son tan impresionantes que parecen sacadas de películas para cine; sin embargo, provienen de dos series televisivas: la primera es Breaking Bad, mientras que la segunda es Top of the Lake, de la directora Jane Campion, que, tras haber trabajado durante años en el cine, ha decidido rodar una serie.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Personajes ambiguos, tramas múltiples y entrelazadas, voces narrativas originales; pero, sobre todo, no hay preocupación por que el espectador haya podido perderse episodios anteriores. Las series de televisión modernas son como un libro que no vuelve a las vicisitudes pasadas y deja a los protagonistas un amplio espacio en el que desenvolverse. Figuras como Walter White (Breaking Bad), Don Draper (Mad Men), Dexter Morgan (Dexter) o Nicholas Brody (Homeland) eran hasta hace algunos años impensables: un traficante de metanfetaminas, un publicista alcohólico, un asesino en serie y un soldado americano sospechoso de terrorismo.

Jane Campion, Netflix y la vida que también sigue tras Breaking Bad
“No son solo los americanos; también nosotros damos mucha importancia al estilo distintivo de un autor”, dice Caroline Torrance, productora y directora del área Fiction de BBC Worldwide, perteneciente al grupo inglés BBC. Torrance admite que sin los fondos de financiación y la cooperación internacional no sería posible hacer frente a las grandes expectativas del público asumiendo los elevados costes que requieren las producciones de calidad. Por ejemplo, BBC Worldwide realiza muchas producciones en colaboración con la televisión pública estadounidense PBS. Top of the Lake, en cambio, es una producción de la BBC en colaboración con Screen Australia, Screen New South Wales, el New Zealand Screen Production Incentive Fund (SPIF) y un productor australiano.

A la cineasta Campion se le dio máxima libertad creativa: un aspecto que también comparten varias producciones de calidad. El guionista Beau Williams afirma no haber sufrido ningún tipo de ingerencia cuando ideó House of Cards, serie que ha tenido un gran éxito y que ha “emitido” en streaming Netflix, la videoteca online. Netflix ha invertido 100 millones de dólares en la financiación de dos temporadas de la serie: una cifra que el gigante del video on demand ya ha recuperado tan solo gracias a las ventas internacionales.

Las series de calidad pueden hacer mucho por la economía local. Este aspecto no ha escapado a la atención del estado federal de Nuevo México, que ha tirado de cartera para llevar Breaking Bad al Southwest. Albuquerque ha disfrutado durante años de beneficios ligados a los trabajos en plató y del trasiego de cinéfilos que iban a visitar los lugares en que se ambientaba la serie. Ahora se espera que el spin off de Better Call Saul vuelva a mover dinero en la zona y, para seguir con la tendencia actual, que un número cada vez mayor de series se rueden fuera de California. Mientras que en 2005 el 89% de todas las series televisivas estadounidenses se producían en California, en el año 2012 el porcentaje bajó a un 37%. Para los productores, las facilidades y los incentivos fiscales son siempre un criterio importante a la hora de escoger los lugares de rodaje pues agilizan considerablemente el presupuesto necesario, sobre todo en los casos de series especialmente costosas. En este sentido, las reducciones impositivas que pueden aprovecharse hoy en día en California no son tan atractivas como en otros estados del país.

Los temas europeos: homicidios y mafia
En Europa, la situación es ligeramente distinta porque aquí las coproducciones entre diferentes televisiones es del todo normal. A propósito de este hecho, cabe mencionar el increíble éxito que han registrado en los últimos años producciones danesas como The Killing, Borgen y The Bridge. “No es posible imponer la calidad; siempre hay algo de fortuna”, declara Piv Bernth, directora de producción de la cadena televisiva estatal danesa. Además, afirma que el 90% del presupuesto de las series proviene generalmente del ente radiotelevisivo estatal; el resto, de fondos de financiación. Si en la mesa donde se toman las decisiones se sentaran demasiados productores, el producto saldría perjudicado. Que a los daneses se les considere a nivel internacional ahora como unos grandes creadores de series de televisión lo demuestra el hecho de que los Estados Unidos se hayan apresurado en realizar remakes de The Killing y de The Bridge (The Bridge America). También con la serie dramática Los Borgia (de Tom Fontana) los europeos dieron muestras de poder tratar de tú a tú con los americanos. La serie se rodó con su apoyo y, seguidamente, se realizó un proyecto “made in USA” titulado Borgia.

Siguiendo con el análisis en el ámbito europeo, se nota que Alemania, por ejemplo, participa en las series europeas generalmente como fuente de financiación complementaria. A menudo, los jefes de redacción de las cadenas no tienen el valor suficiente para apostar por ideas de series propiamente alemanas. Weißensee es la única que ha conseguido eco internacional, según la productora Regina Ziegler. Esta historia a la “Romeo y Julieta” que tiene lugar en la antigua RDA de los años 80 ha conseguido un gran éxito y ha sido vendida en Rusia, Asia y hasta los Estados Unidos. Sin embargo, por ahora, no es más que una excepción en Alemania. En Italia, en cambio, se inspiran a menudo en la historia europea actual para crear temas que puedan tener éxito. Romanzo Criminale es la segunda serie de ficción comisionada por Sky Italia y es una adaptación del libro del juez Giancarlo de Cataldo. La serie está ambientada en la Italia de entre los años 1977 y 1989, durante los conocidos como años de plomo. Relata la historia de una bandade la Magliana que consiguió imponer un monopolio casi total en el tráfico de heroína vendida en las plazas romanas. También en este caso es claramente reconocible una narración característica del cine que se concentra especialmente en los personajes principales.

Otra serie producida por Sky Italia es Gomorra, realizada a partir del libro homónimo de Roberto Saviano. El tema, que ya dio para una película, se convirtió en una serie que fue presentada en el MIPCOM de Cannes y se vendió en todo el mundo. Televisiones alemanas, neerlandesas, inglesas y sudamericanas pujaron al alza. Gomorra es para estómagos fuertes: contiene imágenes extremadamente brutales y relata una guerra entre organizaciones mafiosas. Muchas escenas se rodaron directamente en Scampia, un barrio que padece una fuerte degradación social. Se trata de una prometedora transposición de un tema profundamente europeo.

Pero a pesar de estos ejemplos excelentes, y en lo que tiene que ver con las grandes series de calidad, Europa sigue a rebufo del mercado televisivo americano. Para acortar las distancias, se han aprobado unas primeras medidas que tratan de relanzar la producción de series europeas de calidad: El European TV Drama Series Lab del Erich Pommer Institut en cooperación con Media X Change, por ejemplo, o el grado internacional SERIAL EYES de la Academia alemana de cine y la televisión de Berlín (Deutsche Film- und Fernsehakademie Berlin), en colaboración con la London Film School, y el Script Lab RACCONTI de la BLS. Con estos programas no se pretende tan solo formar profesionales creativos sino también motivar a las cadenas de televisión europeas para que reúnan el coraje, frente a la concepción de ideas para series, de emprender nuevos caminos para contar tanto la Historia como las historias de Europa.

El artículo proviene de Take #4 Magazine por gentileza del BLS Sudtirol Alto Adige

(Traducción del italiano)

Warsaw
EPI Distribution
LIM
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss