Un minuto de gloria (2016)
The Party (2017)
Que Dios nos perdone (2016)
Out (2017)
El otro lado de la esperanza (2017)
Sage Femme (2017)
Une vie (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

VENECIA 2014 Biennale College Cinema

email print share on facebook share on twitter share on google+

Blood Cells: una Gran Bretaña postraumática

por 

- Los debutantes británicos Luke Seomore y Joseph Bull han presentado su primera película en la sección Biennale College - Cinema de Venecia

Blood Cells: una Gran Bretaña postraumática

Como nos muestran de forma impactante las infernales primeras imágenes de Blood Cells [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, se trata de un filme fruto de las heridas aún sin cerrar que la Enfermedad de las “Vacas Locas” sembró por todo el paisaje británico. En las recientes décadas, imágenes como estas se han quedado dolorosamente grabadas en ­la imaginería británica. Además, las graves consecuencias que surgieron por todo el Reino Unido trajeron grandes repercusiones por mucho tiempo. No es de extrañar, pues, que sea tan sólo recientemente cuando escritores como ­­Luke Seomore y Joseph Bull se consideren preparados para tratar las arduas cuestiones que pasaron desapercibidas con frecuencia en aquel entonces. Y, como era de esperar, los problemas que han retratado se presentan primordialmente como el resultado de aquellos hechos.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

La trama de esta película –la cual es una de las tres muestras de la colección de cintas del Biennale College Cinema del Festival de Cine de Venecia y de la selección de proyecciones de la Sala Web-, retrata de manera convincente la trayectoria personal que muchos granjeros británicos tuvieron que afrontar tras la exterminación del ganado en el que tanto habían invertido  económica y emocionalmente. El sacrificio de animales impuesto por el gobierno como medida de seguridad dio paso a una incertidumbre económica y social que conllevó a su vez a un sentimiento de desesperación y pérdida. Blood Cells nos muestra el árido camino hacia la desesperación de forma sofisticada, además de ser abrumadora y atmosférica, con un ritmo lento que transmite con fuerza el desamparo dominante en su escenografía, mientras el protagonista (Adam) deambula sin un rumbo aparente entre ciudades británicas esquivas y oprimentes. Además, la droga más habitual -el alcohol- nunca está fuera de su alcance para entumecer el dolor causado por una expulsión casi bíblica del mundo agrario edénico en el que creció.

Y, a pesar de lo idílico que algunos de estos fragmentos juveniles relatados puedan parecer, en este filme el pasado es también intrusivo y predomina en el presente. En esta obra, la cuestión que trata sobre las formas de negociar con el pasado es tan imprescindible como lo fue con frecuencia en anteriores movimientos culturales británicos, desde Oscar Wilde a T.S. Eliot. Como respuesta a esta cuestión, el punzante tema principal y los rápidos crescendos auditivos en conjunto parecen indicar con firmeza que, con el tiempo, el pasado nos afectará a todos y convertirá el mundo un lugar sofocante.

Si bien, las personas en esta sociedad británica no son precisamente tan desagradables, la sociedad en sí es gris; lúgubres realidades con una apariencia opresivamente desoladora y que han dado a luz a los fantasmas de aquellas personas que una vez vivieron unos pasados felices. Asimismo, uno de los traumas del pasado más recurrente en la película se muestra casi de forma Freudiana: la principal fuente del dolor se retoma una y otra vez, y los elementos tanto se suprimen como se liberan de forma involuntaria. No se trata de una experiencia gratificante sino que evoca lentamente una reacción emocional en ti, que sube como el mercurio en un termómetro.

(Traducción del inglés)

Lee también

Gijon_Home
Odessa site
Film Business Course
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss