Makala (2017)
The Square (2017)
120 battements par minute (2017)
You Were Never Really Here (2017)
In the Fade (2017)
The Killing of a Sacred Deer (2017)
Jeune femme (2017)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

BERLÍN 2015 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

Nadie quiere la noche: Un alud de emociones

por 

- BERLÍN 2015: Isabel Coixet ha inaugurado la Berlinale con un ambicioso, arrebatado y bellísimo film que transcurre en gélidos escenarios y donde brillan Juliette Binoche y Rinko Kikuchi

Nadie quiere la noche: Un alud de emociones
Juliette Binoche y Rinko Kikuchi en Nadie quiere la noche (©Leandro Betancor)

Las avalanchas están de moda en el cine actual. Una de ellas detona la corrosión de un núcleo familiar en la magnífica Fuerza mayor [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Ruben Östlund
ficha del filme
]
. Otra ocupa más que simbólicamente el primer plano de la película con que la catalana Isabel Coixet ha inaugurado el 65 Festival Internacional de Cine de Berlín, una ciudad también gélida en estas fechas invernales. Pues en paisajes nevados –el viaje hacia el Polo Norte– transcurre íntegramente la épica odisea de una mujer –la francesa Juliette Binoche– y donde otra, totalmente opuesta –encarnada por Rinko Kikuchi– saldrá a su encuentro para cambiarle la vida para siempre.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Nadie quiere la noche [+lee también:
tráiler
making of
film focus
entrevista: Isabel Coixet
ficha del filme
]
es la película más ambiciosa de la directora de Elegy [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Tras su fallida incursión en el género fantástico, Mi otro yo [+lee también:
crítica
tráiler
entrevista: Isabel Coixet
ficha del filme
]
(leer crítica), Coixet retoma sus temas predilectos abrazando a heroínas intensas para ofrecernos un espectáculo hipervitaminado de aventura, belleza y emoción. A veces Nadie... recuerda a una película de Peter Weir, con esas panorámicas aéreas de paisajes y cordilleras blancos. En otros momentos, algún personaje parece rescatado de una peripecia demente de Werner Herzog. Pero la impronta Coixet acaba destacando como la sangre salpicada sobre el más puro de los hielos: ahí están esas mujeres testarudas, románticas y luchadoras, que verán cómo sus sueños se van desmoronando mientras más se acercan a ellos, abriéndose así a otras realidades.

Afirmar que Binoche actúa de forma sobresaliente puede sonar a evidencia, pero ella mantiene sobre su hermoso rostro la mutación de su personaje, Josephine Peary, una norteamericana de clase alta que, cargada con un equipaje digno de una reina, parte en busca de su marido, empeñado en alcanzar su sueño: ser el primer humano en clavar una bandera en el punto más septentrional del planeta. Estamos a principios del siglo XX y Joss es una mujer que lo ama tan intensamente, que desea compartir su temeraria aventura. Pero, por el camino, descubrirá aspectos de aquél –y de ella misma– que desconocía.

De Gabriel Byrne, que encarna a un curtido explorador individualista, tampoco vamos a repetir que es un actor magnífico. Pero sí vamos a destacar el trabajo dramático de Rinko Kikuchi, que reincide con Coixet tras Mapa de los sonidos de Tokio [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
: la japonesa da vida –con sobrado encanto, frescura y química con su colega francesa– a una esquimal que también espera a un hombre. La confrontación inicial entre ellas representa dos mundos, maneras opuestas de entender la vida y de enfrentarse a la naturaleza. Y, unidas sin esperarlo ni desearlo, lucharán como jabatas contra esa cruel oscuridad del título, nada deseada.

Coixet nos involucra en el viaje físico y emocional de sus chicas sin escatimar dolor, desesperación, ternura y frío. Aunque en las escenas de más acción se percibe su limitada pericia en estas lides, en los momentos más íntimos el talento para emocionar de Coixet alcanza aquellas latitudes de Mi vida sin mí [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
. Por eso no extraña que su décimo largo de ficción abra un certamen tan selecto como el alemán, siendo así la primera cineasta española en hacerlo.

Nadie quiere la noche es una coproducción entre España, Francia y Bulgaria, con la colaboración de TVE, TV3 y Canal+, y el apoyo de Eurimages y el programa MEDIA. Ha sido rodada –en inglés, a partir de un guión de Miguel Barros– en exteriores de Noruega y platós de Bulgaria y Tenerife (donde las desgravaciones fiscales son inferiores a las peninsulares). De sus ventas internacionales se ocupará Elle Driver (leer noticia).

Lee también

Film Business Course
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss

ELO Film School