Home (2016)
El bar (2017)
Sage Femme (2017)
The Fixer (2016)
The Giant (2016)
Fiore (2016)
Brimstone (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

BERLÍN 2015 Competición

email print share on facebook share on twitter share on google+

El Journal d'une femme de chambre de Benoît Jacquot y Léa Seydoux

por 

- BERLÍN 2015: Benoît Jacquot ancla el Diario de una camarera, de Octave Mirbeau, en los labios de una Léa Seydoux en la cumbre de su arte interpretativo

El Journal d'une femme de chambre de Benoît Jacquot y Léa Seydoux
Léa Seydoux en Journal d'une femme de chambre

El cineasta francés Benoît Jacquot no para. Tras un rodeo por los tiempos modernos, y por la Mostra de Venecia, a principios del mes de septiembre, con 3 corazones [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Benoît Jacquot
ficha del filme
]
, regresa al siglo pasado, a Léa Seydoux, y a la competición de la Berlinale (tres años después de Adiós a la reina [+lee también:
crítica
tráiler
film focus
entrevista: Benoît Jacquot
ficha del filme
]
) con Journal d'une femme de chambre [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
: adaptación de la famosa novela Diario de una camarera, de Octave Mirbeau, después de las libérrimas que llevaron a cabo Jean Renoir (en 1946) y Luis Buñuel (en 1964). En el ambicioso seguimiento de los pasos de estos dos cineastas geniales, Jacquot sale airoso quizá por haber optado por abordar el asunto con humildad, partiendo del texto original. Esta tentación, que generalmente constituye un escollo peligroso para los directores que desean recuperar una obra maestra de la literatura (lo que a menudo resulta en una versión más pobre del relato, filmado de manera convencional con unos vestuarios y decorados a modo de pobre caballete), arroja aquí un producto interesante que no carece de sorpresas.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Es cierto que uno de los aspectos más originales, para una película de época, del largometraje de Jacquot, a saber, las analepsis o flashbacks, ya aparecen en Mirbeau. El director, sin embargo, ha decidido no conservar el final de la novela, que insiste en la picardía de la mujer a la que se hace referencia en el título, toda vez que de sirvienta pasa a ama de casa. Jacquot prefiere centrar su atención en la mirada perspicaz, aderezada de aversión desengañada, que deposita la joven asistente en los comportamientos nauseabundos de la alta burguesía, cuyas bambalinas y orinales conoce a la perfección, así como la mezquindad de las compañeras y la concupiscencia abyecta de sus patrones, que cazan y atan sin un ápice de consciencia a las viejas damas fatigadas como adolescentes que aún no han atravesado la pubertad. Fiel al espíritu del literato y gracias a un reparto de altos vuelos (Hervé Pierre, de la Comédie française,y Vincent Lindon, en el papel de un jardinero basto y antisemita de mirada salvaje carcomido por las ganas de poseer físicamente a Célestine), Jacquot propone una caracterización notable de diferentes estereotipos burgueses a cual más repugnante: el amo blandengue, cobarde y derrochador; la patrona codiciosa y tiránica con su insoportable campanilla; el patrón-concubino sin consideración alguna siquiera por la vida de la persona que se ocupa de él como si de su esposo se tratara, que no es a sus ojos más que una comodidad intercambiable...

Aunque el conjunto del reparto hace un trabajo excelso, la película se apoya fundamentalmente en la formidable interpretación de su actriz principal. Ya sabíamos que a Seydoux le sienta de maravilla la falda larga con corsé y el sombrerito sobre sus rizos rubios; sabíamos del fulgor mitad astuto mitad desvergonzado de sus ojos, pero es aquí su boca, ora descaradamente voluptuosa, ora redondeada de toda una gama de pequeños gestos burlones y desdeñosos, la que merece una mención especial. La propia actriz escande el relato de Célestine mediante intervenciones en voz en off al tiempo que Jacquot nos cuelga casi literalmente de los labios deliciosos y mudos, aunque locamente expresivos, de su personaje, magnificando su posición de narradora y creando un efecto de desdoblamiento de la historia, puesto que su rostro, al que seguimos casi constantemente y muy de cerca, dice casi más que todo lo demás.

(Traducción del francés)

Lee también

CASI HECHO Home
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss

Doc Spring