Miséricorde (2016)
6.9 on the Richter Scale (2016)
Belle dormant (2016)
Callback (2016)
Sámi Blood (2016)
Crudo (2016)
Lady Macbeth (2016)
anterior
siguiente
Elija su idioma en | es | fr | it

LECCE 2015

email print share on facebook share on twitter share on google+

Anemistiras: ahora mando yo

por 

- El primer largometraje del griego Dimitris Bitos, un thriller psicológico en el que una niña secuestra a sus propios padres, se presentó en la competición oficial del 16º festival de cine europeo de Lecce

Anemistiras: ahora mando yo
Danae Androulaki en Anemistiras

“Seremos una familia unida, ¿verdad, papá? ¿verdad, mamá?”. Frente a la cámara, sentados, inmóviles, aparecen Alkis y Machi. Responden a las preguntas de su hija de 11 años de edad, Lemonia. Pero no estamos frente a un retrato familiar cualquiera. “No pelearéis más; volveremos a estar como antes, ¿verdad?”. Las miradas de Alkis y Machi miran a cámara y jadean. Lemonia tiene en su mano una granada. Tras la enésima pelea entre sus padres y las amenazas de separación, la niña ha decidido dictar sus propias reglas y, teniéndolos rehenes, les hará hacer lo que ella quiere, por una vez, quizá la primera vez. Éste es el fulminante comienzo de Anemistiras [+lee también:
tráiler
ficha del filme
]
, primer largometraje del griego Dimitris Bitos, presentado en la competición del 16° festival de cine europeo de Lecce entre los días 13 y 18 de abril de 2015. La cinta es un thriller psicológico protagonizado por una niña que, frente a la disgregación de su propia familia, no se queda simplemente mirando. Más bien todo lo contrario.

(El artículo continúa más abajo - Inf. publicitaria)

Mediante el uso de flashbacks, vemos cómo se ha llegado a esa situación de vida o muerte. Entramos en la casa de esta familia de la periferia de Atenas (la madre es Irini Drakou; el padre, Yorgos Valais, y la hija, Danae Androulaki) y asistimos, entre una habitación y otra, a su vida cotidiana, sus silencios, sus estallidos de ira, las miradas llenas de infelicidad. La cámara está pegada a ellos, a menudo quieta, encuadrando todos los detalles. Mientras tanto, resuenan las preguntas de Lemonia (“Papá, ¿por qué te has enfadado con mamá? Mamá, ¿por qué quieres dejar a papá?”), en una reiteración que toma los visos de la hipnosis. Después, como una pequeña directora, la niña empieza a dirigir las acciones de los progenitores: ordena al padre peinar los cabellos de su madre, les obliga a brindar, a decirse que se quieren. “¿No es bonito ir de vacaciones todos juntos?”, dice Lemonia mientras obliga a Alkis y a Machi a hacer las maletas antes de viajar a los lugares que solían recorrer en verano.

“La desintegración de la familia es una situación dominante en Grecia, a causa de la crisis”, explicó el director (también actor y fundador de la compañía teatral ASIPKA) en la presentación de su película en Lecce. “En el film, aparece el sueño de una familia de unidad y diálogo, con la esperanza de que todo cambie. Las escenas son lentas, a caballo entre la fábula y la realidad, el cine y el teatro”. No faltan en la película elementos de realismo mágico, que hacen dudar de la existencia misma de Lemonia. “La niña presenta a los padres su punto de vista, cosa que hasta entonces no habían considerado en ningún momento. Lo que es cierto es su acercamiento”. Anemistiras, en griego, significa ventilador: “algo que refresca y renueva”, concluye Bitos. Justo como esta original y valiente ópera prima, donde la rebelión de una hija pone patas arriba el hogar, invitando a dejar el pasado atrás y a volver a empezar.

(Traducción del italiano)

courgette oscar shortlist
 

últimas noticias

 

otras noticias

Boletín

Follow us on

facebook twitter rss

suspi_2016_web300x250